COSTA DEL GOLF

El 'cañonero' Koepa se cuela en el olimpo del golf al ganar el US Open

Brooks Koepa posa con el trofeo del Abierto de Estados Unidos tras proclamarse vencedor el pasado mes de junio. :: sur
Brooks Koepa posa con el trofeo del Abierto de Estados Unidos tras proclamarse vencedor el pasado mes de junio. :: sur

El estadounidense se impone contra todo pronóstico en el segundo 'major' del año e iguala el mejor resultado de la historia del torneo

ALEJANDRO DÍAZ

Saltó la sorpesa y, contra todos los pronósticos, el segundo 'major' del año no fue para ninguno de los favoritos. El joven Brooks Koepka conquistó su primera victoria en un grande en el Abierto de Golf de Estados Unidos, que se disputó el pasado mes de junio en Erin Hills, Wisconsin. Koepka salió a jugar la última jornada empatado en el segundo puesto con el inglés Tommy Fleetwood y el estadounidense Justin Thomas y a un golpe de su compatriota Brian Harman, que fueron perdiendo fuelle en los últimos hoyos.

Con su resultado final de -16, el golfista de Florida, de 27 años, igualó el mejor resultado de la historia del US Open, desde la victoria en 2011 en Congressional del norirlandés Rory McIlroy, uno de los favoritos que no superaron el corte para el fin de semana. Koepka terminó con cuatro golpes de ventaja sobre los segundos, el también estadounidense Harman (-12) y el japonés Hideki Matsuyama (-12), y por delante de un nutrido grupo de compatriotas con poca experiencia en majors.

Con su victoria en Erin Hills, el potente pegador y apasionado del béisbol, que empezó a forjar su carrera en las ligas menores del Challenge Tour Europeo, se sumó al club de los mejores jugadores del mundo que no habían ganado un grande. Koepka es el último de los que han ganado por primera vez cada uno los 'majors' celebrados desde agosto de 2015; un club integrado por el australiano Jason Day, el inglés Danny Willett, el estadounidense Dustin Johnson, el sueco Henrik Stenson, el estadounidense Jimmy Walker y el español Sergio García.

El jugador, amante del béisbol, empezó a forjar su carrera en las ligas menores del Challenge Tour Europeo Durante el primer día de la jornada se confirmó la retirada de Phil Mickelson para asistir a la ceremonia de graduación de su hija

«Ha sido una combinación de no estar al cien por cien y que no ha pasado nada especial para tomar impulso, a parte del primer hoyo», dijo García (-4), flamante ganador del Masters de Augusta y uno de los pocos ganadores de grandes que superaron el corte para el fin de semana.

El golfista castellonense no logró materializar las esperanzas de victoria que despertó con un 'eagle' en el hoyo 1 en el primer día de competición, en el que se confirmó la retirada del estadounidense Phil Michelson para asistir a la ceremonia de graduación de su hija, y falleció por causas naturales un espectador de 94 años.

El recorrido de Erin Hills, que acogía por primera vez un grande, fue también escenario de la eliminación de los tres mejores golfistas del mundo, el estadounidense Dustin Johnson, el norilandés McIlroy y el australiano Jason Day. Tampoco pasaron el corte los seis latinoamericanos que llegaron a Augusta, los argentinos Ángel Cabrera, Emiliano Grillo y Andrés Romero, el venezolano Jhonattan Vegas, el aficionado chileno Joaquín Niemann y el mexicano Roberto Díaz, que sustituyó a Mickelson. El español Jon Rahm, que llegó a su segundo US Open colocado en el décimo puesto del ránking mundial, fue otra de las eliminaciones notables en la segunda jornada en Erin Hills.

«Espero que el cambio de continente ayude», dijo Rahm, cuyos fallos con el 'driver', su principal herramienta, hicieron que las anchas calles se convirtieran en callejones sin salida. El joven golfista vizcaíno ya tiene la vista puesta en sus próximas participaciones en los abiertos irlandés, escocés y británico, el tercer grande de la temporada y su segundo British Open, donde podría ganar otro novicio. «Royal Birkdale es un campo difícil y me gusta», dijo Sergio García acerca de la sede de la 146 edición de The Open, que se disputará a mediados de este mes en este recorrido de la costa oriental de Inglaterra.

Y es que nadie estuvo más sólido que Koepa, el séptimo jugador seguido que obtiene su primer 'major'. Abrió con un par de 'birdies' y su 'putt' le ayudó para embocar 'birdies' en cada hoyo, salvo el 13ro de par-3. Koepka se fue de Erin Hills igualando un récord. McIlroy terminó con un acumulado de 268, 16 bajo par, cuando ganó el US Open de 2011 en el campo de Congressional. Solo seis jugadores alcanzaron doble dígitos bajo par en las 116 ediciones previas del torneo. McIlroy y Tiger Woods (12 bajo par en Pebble Beach en 2000) fueron los únicos que habían logrado cerrar de esa forma.

El US Open dijo adiós con una última jornada de viento fuerte, pero eso no impidió a los participantes seguir ganando la partida al campo. Sus anchas calles y la amenazante festuca intimidaron a los mejores del mundo, pero sobrevivió el atípico Koepka.

Brooks Koepka es un jugador atípico: tiene 27 años, nació en West Palm Beach (Florida), ahora vive en Jupiter (es vecino por tanto de Tiger Woods), a media hora en coche, y es socio del Medalist GC en Hobe Sound (Florida). Es soltero y tiene novia. En 2012 se hizo profesional. Pero, tras no lograr la tarjeta para el PGA Tour, decidió emigrar a Europa y enrolarse en el Challenge Tour. De ahí pasó al European Tour, donde logró un triunfo, antes de regresar a Estados Unidos en 2014.

Su única victoria en el PGA Tour antes de la victoria en Erin Hills fue hace dos años, en el Waste Management Phoenix Open. Hasta su victoria en el segundo 'major' de la temporada ocupaba el puesto número 22 en el ránking mundial, aunque con el triunfo en el Open USA se ascendió hasta el 'top ten' mundial, lo que le sirvió para desplazar a Jon Rahm.

Puede que el US Open de 2017 no haya sido el duro test de antaño, pero Koepka demostró con números ser el mejor. Además de ser un gran pegador, alcanzó tantos 'greenes' como fue posible, y cazó 29 de los últimos treinta del torneo, con un 86 por ciento de acierto en esta estadística en las cuatro rondas (62/72). La victoria de Koepka en Erin Hills no es fruto de la casualidad. Este año acumula en el PGA Tour seis 'top 25' y cuatro 'top ten'. El campeón se anotó unas ganancias de más de dos millones de dólares, del total de los doce que repartió uno de los torneos más deseados por todos los jugadores.

Más

Fotos

Vídeos