CAMPEONES OBLIGADOS A EMIGRAR

Muñoz, durante un torneo. :: sur/
Muñoz, durante un torneo. :: sur

La falta durante décadas de un programa de golf de alto rendimiento ha provocado que los mejores jugadores españoles hayan cursado sus estudios superiores en universidades británicas o estadounidenses. Es el caso de Azahara Muñoz, una de las golfistas más destacadas del mundo. Forjó su carrera en Estados Unidos, donde las universidades ofrecen muchas más facilidades que en Europa para los deportistas de élite. Allí existen fechas alternativas a los exámenes que coinciden con torneos, organizan competiciones por equipos y los campos son más complicados, ventajas que decantaron la balanza cuando la malagueña tuvo que elegir entre seguir en España o marcharse al extranjero. Graduada en Psicología y diplomada en Empresariales por la Universidad de Arizona, Muñoz no dio el salto al profesionalismo hasta 2009, cuando tenía 21 años. Podría parecer tarde para comenzar una carrera deportiva, pero una de las características que convierten el golf en un deporte tremendamente popular es la posibilidad de disputarlo a cualquier edad. Ahí está Miguel Ángel Jiménez, que ha obtenido la mayor parte de sus victorias pasados los cuarenta años. El programa de la Universidad de Málaga permite no solo que las jóvenes promesas del golf ya no se vean obligadas a emigrar, sino que propicia la llegada de jóvenes jugadores extranjeros para quienes el estatuto del deportista universitario resulta un reclamo decisivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos