HOYO 19

UN BASTIÓN TURÍSTICO

ALBERTO GÓMEZ / ALEJANDRO DÍAZ

Los torneos pequeños son el hilo con que se teje la vida deportiva. Su asiduidad, el número de participantes o la implicación de instituciones y empresas locales dan una idea de sus fortalezas o debilidades. Las competiciones 'amateurs' conforman uno de los principales reclamos del segmento en materia turística. Los torneos profesionales ofrecen una proyección promocional incontestable, sí, pero requieren importantes inversiones que no siempre encuentran fondos. Frente a estos grandes eventos, las citas para aficionados son un modo eficaz y rentable de publicitar los destinos y sus infraestructuras de golf. La multimedia de SUR vuelve a apostar por este deporte con la organización del Costa del Golf Tour, un circuito que recorre algunos de los mejores campos de la provincia y cuya inscripción se abrirá en breve. El número de jugadores extranjeros en este tipo de competiciones suele ser muy elevado, en sintonía con el porcentaje de afiliados en los clubes malagueños. El golf, más que un deporte, es un bastión turístico. Esta máxima, asumida desde hace años por operadores e instituciones, debería ser motivo más que suficiente para bajar el IVA actual impuesto desde el Gobierno central, una medida que impide que España compita en igualdad de condiciones con otros destinos que sí consideran este deporte como un segmento turístico. Andalucía mantiene su liderazgo indiscutible del sector en España, con sus más de cien campos de golf y medio millón de visitantes al año atraídos por este deporte. Así lo demuestran ferias de turismo genéricas como la World Travel Market de Londres o la ITB de Berlín pero también citas específicas para el sector del golf que permiten el establecimiento de contactos comerciales entre operadores, empresarios y administraciones. Esa dualidad entre lo público y lo privado, entre los pequeños torneos 'amateurs' y las grandes citas, parece la fórmula idónea para conservar uno de los segmentos turísticos que más riqueza aporta, entre otras cosas por el elevado poder de adquisición del jugador medio. Por eso es tan importante que se involucren las instituciones, como ha hecho la Universidad de Málaga apoyando con medidas como el estatuto del deportista universitario los programas que permiten compaginar estudios superiores y alta competición. El programa de golf, un referente en Europa, ya está dando sus frutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos