Almería suma su infraestructura de golf a su oferta natural y de ocio

Imagen del campo de golf de Almerimar, uno de los más visitados en la provincia andaluza. :: sur/
Imagen del campo de golf de Almerimar, uno de los más visitados en la provincia andaluza. :: sur

La provincia andaluza, que permite la práctica deportiva en parajes extraordinarios, cuenta con el único campo desértico de Europa

ALEJANDRO DÍAZ

Las últimas semanas de primavera son la mejor excusa para disfrutar del litoral andaluz. La costa se convierte en un punto de encuentro. Por primera vez en el año, las playas comienzan a llenarse y ya se deja entrever el verano. Almería se revela como un destino diferente para unas vacaciones que aúnen sol, arena y golf entre parajes naturales. La provincia almeriense constituye un placer difícil de encontrar en el Mediterráneo. Más de cien kilómetros de costa ofrecen un paisaje de inigualable belleza.

Además cuenta con uno de los campos más característicos de Europa. De hecho, no existe un campo de golf igual en todo el continente. El Desert Springs, ubicado en la localidad Cuevas del Almanzora, es el único campo desértico europeo. Este campo, con unas instalaciones únicas, recibió el pasado año el Premio Andalucía de Turismo a la Excelencia por su innovador sistema de riego y protección del ecosistema, que contribuye a la eficiencia en el uso del agua. Cuenta con un resort y con todas las comodidades para una escapada con el golf como protagonista.

Almería también son sus playas de levante que contrastan con los grandes complejos turísticos de poniente, que ofrecen un destino de calidad al viajero más exigente. Un privilegiado litoral circunda el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, de extensas playas de arena fina y recónditas calas, bañadas por las cálidas aguas del Mediterráneo.

Un privilegiado litoral circunda el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, de extensas playas de arena fina y calas recónditasEl club de golf Playa Serena dispone de siete lagos naturales donde hacen escala aves exóticas durante las migraciones

Al sur de la Península, la costa de Almería se abre al mar Mediterráneo. Su paisaje es muy peculiar, desierta en unas zonas, montañosa y con playas rocosas o con dunas, nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para el disfrute y el ocio. Su litoral se extiende desde Pulpí en el levante, hasta Adra en el poniente. Desciende desde la Sierra de Gádor, para fundirse con el Mediterráneo entre extensas playas de gran belleza.

El mar y el desierto conviven con la huerta más fértil y productiva del continente. Tierras áridas, donde la supervivencia se convierte en un permanente reto; lagunas saladas en las que anida una variada fauna y especies vegetales, únicas en nuestro planeta, esperan a quienes visitan esta provincia dotada de un clima subtropical, mediterráneo, cálido y seco.

Los Parques Naturales de Sierra María-Los Vélez con su castillo, sus cuevas rupestres y una riquísima fauna y el Cabo de Gata-Níjar, de playas desiertas, agrestes acantilados y fondos marinos transparentes, dan vida a un paisaje que ofrece al viajero la magia de la nieve, del bosque mediterráneo, del desierto y el mar.

En sus pueblos y municipios encontramos huellas de antiguas civilizaciones como El Argar o Los Millares y un rico patrimonio monumental como la Alcazaba en Almería capital o las torres vigías y castillos que se sitúan a lo largo de la costa, señal de la importancia histórica de esta zona. En el extremo se sitúan las ciudades más modernas y orientadas hacia el disfrute de su clima, mar y playas, con complejos turísticos que convierten la Costa de Almería en el lugar ideal para pasar las vacaciones.

Hacia el oeste, antes de Aguadulce, el litoral se vuelve accidentado con fuertes acantilados. A partir de este punto, se inicia una zona llana donde se suceden numerosos núcleos turísticos en plena expansión. Roquetas de mar, de amplias playas y magnificas instalaciones hoteleras. A lo largo de toda la costa prosiguen concentraciones turísticas donde practicar numerosos deportes, como el golf, tenis, vela y el windsurfing. Almerimar es un bello ejemplo. Bellas playas como Guardias Viejas, Balerma y Balanegra se suceden hasta llegar a Adra, población de origen fenicio, que alcanzó un gran esplendor en la época romana.

Y qué decir de sus espacios naturales, el Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar nos ofrece un lugar paradisíaco con playas vírgenes y desiertas donde disfrutar de aguas limpias ideales para la práctica del submarinismo, la vela o el windsurf. Un impresionante espectáculo de altos acantilados golpeados con violencia por las olas.

Oferta de golf

El golf se reivindica dentro de la provincia de Almería con campos como el de Cortijo Grande Golf Resort. Ubicado a cuatro kilómetros del mar, entre las localidades de Turre y Mojácar, el recorrido es predominantemente plano. Limoneros y naranjales salpican de colorido sus calles. El campo de golf no dispone de casa club, pero existe un bar-restaurante próximo. Cortijo Grande Golf Resort es ideal, por el clima de la zona, para jugar y disfrutar de él todo el año. Paul Jay Polansky es el autor del diseño de un campo que se abrió en 1976 y que se presenta como un referente de la provincia.

Aquel mismo año se fundó el Club de Golf Almerimar, ubicado dentro de un complejo urbanístico muy diversificado. En la costa están el puerto deportivo y las playas, y en el interior, el hotel, las instalaciones deportivas y los apartamentos. Situado a unos 14 kilómetros de Roquetas de Mar, Almerimar destaca sobre el paisaje gracias a sus verdes zonas ajardinadas.

El campo, cuyo diseño es obra de Gary Player, tiene calles anchas y una rica vegetación que ensombrece las calles y hace más difícil el acercamiento a los 'greenes'. Estos son rápidos y grandes, y se encuentran respaldados por amplios 'bunkers'. Los obstáculos de agua son determinantes en muchos de sus hoyos. Uno de los más característicos del recorrido es el 12, un par 3 cuyo 'green' está en una pequeña isla dentro de un lago. El golpe ha de ser muy certero.

Entre una fabulosa playa virgen, se encuentra el Club de Golf Playa Serena, en el mismo corazón de la urbanización. Dispone de nueve lagos, siete de ellos naturales, donde hacen escala las mas exóticas aves migratorias. Los 18 hoyos son todos muy variados y entretenidos requiriendo golpes de destreza y precisión. Campo absolutamente llano de calles anchas y largas, con 'greenes' bien protegidos, se juega con gusto sin caer en la monotonía de un juego cotidiano.

En definitiva, un destino especial, diferente, con peculiaridades que enamorarán al turista de golf y que ofrece posibilidades para todos los gustos. Desde zonas protegidas por su valor ambiental hasta otras con resorts y hoteles que cumplen con los más altos estándares de calidad. Almería representa una oportunidad para recibir al verano y, por supuesto, también para vivirlo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos