Azahara Muñoz, con mono de golf

Azahara Muñoz, durante su participación en la Solheim Cup con el equipo europeo.
Azahara Muñoz, durante su participación en la Solheim Cup con el equipo europeo. / EFE
  • Con retraso por una apendicitis, la jugadora marbellí comienza mañana en Australia una nueva temporada en la élite mundial

La golfista sampedreña Azahara Muñoz comienza desde mañana una nueva temporada en la élite mundial. Después de un 2016 que supuso su debut olímpico, el presente año no será tampoco uno más en su trayectoria, ya que hace meses ha cambiado de entrenador. Marcelo Prieto, su preparador de siempre, optó por proponerla unilateralmente su marcha para propiciar un revulsivo en su juego, y el elegido ha sido Bob Lohr, que trabaja en la Academia de David Leadbetter (con centros en diversos países del mundo) y fue jugador del PGA Tour y ganó un torneo en 1988.

Hay más, Azahara está con ‘mono’ de golf, ya que a finales de 2016 fue operada por una inoportuna apendicitis, que haciendo un juego de palabras la jugadora rebautizó como «opendicitis» en su blog personal (dentro de la web ‘tengolf.es’), en referencia a sus tremendas ganas de volver a competir.

Así, Azahara ha retrasado su debut. No estuvo en la primera cita del LPGA Tour, el Pure Silk Bahamas, y debutará desde mañana en una competición como el ISPS Handa Australian Open que es un torneo compartido por el Ladies European Tour y el circuito norteamericano. En total son casi tres meses sin competir.

La golfista sampedreña, vigente campeona del Open de España (en el Aloha Golf), su único título en 2016, ha estado trabajando duro en las últimas semanas para reconducir algo su juego. «Hemos decidido volver al ‘swing’ que tenía durante el International Crown, el torneo que ganamos para España junto a Carlota (Ciganda), Belén (Mozo) y Beatriz (Recari) hace dos años», reconoció.

En realidad, pese a que en las dos últimas temporadas no ha habido una progresión clara en su juego en las citas del LPGA Tour, se ha mantenido entre las cincuenta mejores del mundo. El buen papel de la navarra Carlota Ciganda, su acompañante en los Juegos Olímpicos de Río, hizo que esta la superara en la clasificación.

Undécima hace un año

En Australia Azahara Muñoz fue undécima en su última participación, por lo que no guarda mal recuerdo del torneo, que se disputa en Adelaida y al que acudirán Carlota Ciganda, Belén Mozo, Beatriz Recari y la debutante María Parra, con la tarjeta recién conquistada en el bolsillo. La ‘Armada Española’ya está al completo.

«Entiendo que al final la vida y el deporte son etapas. Se cierra una magnífica, y de la mejor manera posible, ganando el Open de España, y ahora se abre otra con la que estoy muy ilusionada», reconoció Azahara Muñoz respecto al cambio de entrenador y al ilusionante 2017.

«Yo no lo conocía de antes –añade sobre su actual preparador, Lohr– y él no me había visto jugar nunca, pero antes del primer encuentro estuvo analizando mis estadísticas. Destacó mucho que de dos años hacia atrás había estado casi siempre en el ‘top 10’ del LPGA Tour en ‘greenes en regulación’ (la eficacia de los golpes medios y largos) y que había bajado en 2015 y 2016. ‘Tenemos que volver a lo anterior’, me dijo. No quiere cambiar nada, sino recuperar aquel ‘swing’. Por eso me pidió vídeos de los tres momentos en los que yo pensaba que mejor le estaba pegando a la bola, cuando más cómoda me sentía», desveló la malagueña.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate