Diario Sur

COSTA DEL GOLF

El dilema de José María Olazabal

José María Olazabal, durante un golpeo realizado en el Masters Británico, donde reapareció tras más de un año de ausencia. :: sur
José María Olazabal, durante un golpeo realizado en el Masters Británico, donde reapareció tras más de un año de ausencia. :: sur
  • El jugador guipuzcoano, que ha cumplido 50 años y volvió tras 18 meses de baja, se plantea competir en el Circuito Sénior

Txema Olazabal, doble campeón del Masters de Augusta y victorioso capitán del equipo europeo de la Ryder Cup en 2012, calificada como el 'Milagro de Medinah', regresó el mes pasado a la competición en el British Masters después de permanecer 18 meses KO a causa de una dolencia en las articulaciones. A lo largo de sus 31 años en el Circuito Europeo, Olazabal se ha visto obligado a retirarse durante varios y largos periodos debido a una artritis reumatoide contra la que ha tenido que batallar en distintas etapas de su vida.

El jugador vasco explicó sus dolencias: «Toqué fondo en diciembre y a partir de enero empecé a notar ligera mejoría; ha sido un proceso lento, una inflamación de las terminaciones tendinosas que se insertan en la articulación. Voy mejor y, aunque no estoy al cien por cien, los dolores van disminuyendo. Sigo teniendo pequeñas molestias pero esas ¡ya forman parte del carnet de identidad!».

A pesar de su empeño, Olazabal no pudo superar el corte. Si tras la primera jornada entregó una tarjeta de 73 golpes (+2), al día siguiente el guipuzcoano entregó una tarjeta de 72 (+1), insuficiente para seguir jugando el resto del torneo.

A lo largo de sus 31 años en el Circuito Europeo, Olazábal, de 50 años, se ha visto obligado a retirarse durante varios y largos periodos debido a una artritis reumatoide contra la que ha tenido que batallar en distintas etapas de su vida. El guipuzcoano ha ganado 35 títulos internacionales en su historial, 23 de ellos en el circuito Europeo, y considera su segundo Masters de Augusta, en 1999, como el mayor triunfo sobre la adversidad, ya que unos meses antes tuvo que luchar contra una lesión del pie que casi acaba con su carrera. Olazábal cumplió 50 años en febrero y puede participar el Circuito Senior, pero aún no ha decidido su futuro deportivo tras permanecer alejado de la competición desde el Masters del 2015.

Días positivos

«Han sido dos días positivos», manifestó Olazabal tras finalizar su actuación en el Masters Británico, un torneo que no jugaba desde 2004. «He aguantado bien las dos jornadas, aunque la zona lumbar aún se me carga un poco. Pero en términos generales, muy bien», dijo al portal 'Ten-Golf'. «He jugado con el 'driver' mucho mejor de lo normal. Hay cosas que necesitan mejorar, como los hierros o el juego corto, que ha dejado un poco que desear», añadio Olazabal. «Tampoco pateé bien el primer día, pero es normal. Tengo que ir pasito a pasito y ya veremos. Me ha sorprendido lo del 'drive', mientras que otras cosas hay que trabajarlas, pero es un proceso que puede llevar cierto tiempo y tengo que ser paciente», agregó.

Una buena conclusión de su retorno a la competición es esta: «He vuelto a disfrutar de volver a estar en un campo de golf y competir hasta cierto punto, sabiendo que las limitaciones son grandes. Estoy muy contento». Y sobre sus planes más cercanos. dijo: «Voy a jugar en Portugal si no hay contratiempo, y ahí será una prueba importante. Ya me gustaría hacerlo un poquito mejor que aquí».

Y así fue, aunque queda por ver si la mejoría resultó suficiente para convencer uno de los mejores jugadores de la historia del golf de seguir en los circuitos profesionales. En Portugal tampoco consiguió pasar el corte y se quedó en la segunda jornada tras firmar, eso sí, una meritoria tarjeta de 67 golpes. El dilema sigue sin estar resuelto.