Diario Sur

COSTA DEL GOLF

Cierran el recorrido de Matalascañas

El mal estado del campo ha obligado a su cierre provisional. :: sur
El mal estado del campo ha obligado a su cierre provisional. :: sur

málaga. Doñana de Silva Golf, empresa arrendataria desde el 1 de enero de 2013 del campo de golf de Matalascañas, perteneciente al Ayuntamiento de Almonte, anunció el mes pasado en un comunicado publicado en su web y en el tablón de anuncios de la instalación que cesa su actividad a partir del próximo 2 de noviembre debido a los «graves problemas generados por la pésima calidad de las aguas utilizadas para el riego del campo». En el documento, la empresa advierte de que dichos problemas «no han encontrado solución por parte de quien está obligado a hacerlo: el Ayuntamiento de Almonte».

El cese de las actividades, que según la empresa «se extenderá hasta que, por parte del Ayuntamiento de Almonte, se garantice de modo definitivo el suministro, en cantidad y calidad suficientes», supone un serio revés para un destino turístico como el de Matalascañas, que presenta un avanzado estado de madurez.

José Antonio López Casas, presidente de la empresa arrendataria, explica que tiene un contrato por un periodo de 20 años que establece entre sus cláusulas que es el Ayuntamiento la entidad obligada a aportar el agua tanto en cantidad como en calidad. Asegura que el Ayuntamiento se ha «desentendido» de la problemática de la mala calidad de unas aguas que llegan «con una depuración deficiente». «Hemos enviado más de 20 cartas a la alcaldesa, diciéndole que el agua es mala, que pudre los 'greenes' y que provoca malos olores que traen consigo las quejas de los vecinos de la zona», resume López Casas, sin haber obtenido una respuesta por parte de la regidora. «Este verano se han dado situaciones que rozaban el altercado público, ya que algunos vecinos han llegado a insultar a trabajadores y jugadores», lamenta.

Según afirma López Casas, ante las quejas de los vecinos, el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Almonte, José Miguel Bejarano, ordenó que no se regaran algunas de las calles del campo de golf.