Diario Sur

Sergio García y Cabrera-Bello defienden la Ryder Cup

  • La competición de golf bianual entre Estados Unidos y Europa se disputa desde hoy en Minnesota

El castellonense Sergio García y el canario Rafa Cabrera-Bello son los dos integrantes españoles del equipo europeo de la Ryder Cup, la competición bianual entre Estados Unidos y Europa que se disputa desde hoy en Chaska, Minnesota. Han pasado 17 años desde que García se estrenó en la Ryder, con tan solo 19 años, en The Country Club de Massachusetts, en 1999, donde Europa perdió por un punto la copa que había conquistado dos años antes en Valderrama, bajo la capitanía del legendario Severiano Ballesteros.

«Tenemos la posibilidad de ganar cuatro seguidas y sería la primera vez en la historia de la Ryder», dijo un entusiasmado Sergio García, que igualará las ocho participaciones en la Ryder Cup de Ballesteros esta semana, sobre las posibilidades del equipo europeo, que acumula sucesivas victorias en Celtic Manor (2010), Medinah (2012) y Gleneagles (2014).

El golfista castellonense es una baza fundamental para el equipo europeo, no solo por su impresionante historial en la Ryder, con el doble de victorias que derrotas en sus partidos, sino también por su capacidad para emparejarse con cualquiera de sus compañeros.

«No podría señalar a nadie del equipo con el que no me sentiría cómodo y contento. Lo más importante es llevarte muy bien con tu compañero», dijo García acerca de los emparejamientos para las partidas de dobles de las primeras dos jornadas, en las que se espera un dúo español con Cabrera-Bello.

«Me encantaría jugar con Sergio, pero aceptaré encantado lo que diga el capitán», dijo a Efe el golfista canario, que se estrena en la Ryder Cup después de terminar seis torneos entre los diez primeros y pasar todos los cortes en el Circuito Europeo y los cuatro grandes que ha disputado esta temporada.

Equipo europeo

García y Cabrera-Bello, décimo español que participa en la Ryder Cup, podrían emular esta semana las hazañas del histórico y temible dúo compuesto por Severiano Ballesteros y José María Olazabal. «Llego muy contento con el número 10. No sé si jugaré como Pelé, pero lo intentaré», dijo a Efe con una gran sonrisa el golfista canario.

Los dos golfistas españoles, junto con el sueco Henrik Stenson, el alemán Martin Kaymer y el belga Thomas Pieters, son los cinco representantes continentales de un equipo europeo marcadamente británico, capitaneado por el norirlandés Darren Clarke.

Clarke ha recurrido a la asistencia del danés Thomas Bjorn, los escoceses Sam Torrance y Paul Lawrie, el irlandés Padraig Harrington y el inglés Ian Poulter para dirigir un equipo que completan los ingleses Matthew Fitzpatrick, Chris Wood, Lee Westwood, Justin Rose, Andy Sullivan y Danny Willett, y el norirlandés Rory McIlroy.