Diario Sur

Azahara Muñoz, imbatible en casa

Muñoz, durante la jornada de ayer, en la que entregó una tarjeta de 66 impactos.
Muñoz, durante la jornada de ayer, en la que entregó una tarjeta de 66 impactos. / Josele-Lanza -
  • La jugadora malagueña accede al liderato del Open de España con una extraordinaria tarjeta de 66 golpes

  • La golfista marbellí, favorita al título, acabó fuera del ‘top 10’ en la primera jornada, pero redimió su comienzo con la mejor ronda del torneo

La golfista malagueña Azahara Muñoz entregó ayer una excepcional tarjeta de 66 golpes, seis bajo par, en la segunda jornada del Andalucía Costa del Sol Open de España, que se celebra hasta mañana en el campo marbellí del Aloha Club. Muñoz, que partía en decimocuarta posición tras los 72 golpes firmados el jueves, anotó siete ‘birdies’ y cometió un solo ‘bogey’. Con este resultado, la jugadora malagueña se sitúa como líder del campeonato a falta de dos días de competición. Hasta ahora, ninguna otra jugadora de esta edición del Open de España, en el que participan 126 golfistas, ha logrado terminar el recorrido en 66 golpes. La marbellí encara hoy la penúltima ronda del torneo como líder de la tabla.

Muñoz definió su estrategia tras comprobar que en el recorrido marbellí «hay que buscar el ‘putt’ cuesta arriba». La española, una de las mejores jugadoras europeas, desde hace años instalada en el ‘top 50’ de la clasificación mundial, advirtió tras una primera jornada irregular que el campo requería «jugar de forma conservadora». Y la estrategia dio resultado; ayer firmó uno de sus ‘birdies’ en el hoyo 12, donde el jueves había cometido un doble ‘bogey’.

«Así es el golf. A veces (por la primera ronda) no sale y en otras (por la segunda vuelta) nada falla», resumía Muñoz con agrado, consciente de que se ha convertido en el objetivo a batir en las dos jornadas que restan de competición. La marbellí jugó como un vendaval, rubricando ‘birdie’ tras ‘birdie’ en un inicio ciclónico plasmado en cinco bajo par en los siete primeros hoyos. El ‘driver’ pasó de ser su quebradero de cabeza en la primera jornada a su mayor aliado ayer. Algo parecido ocurrió con el ‘putt’, a veces esquivo en los 18 hoyos anteriores.

La escocesa Pamela Pretswell, con 67 golpes, acabó la jornada en segunda posición, mientras que la estadounidense Beth Allen es tercera en la tabla provisional. La jornada de ayer determinó qué jugadoras pasaron el corte para acceder a las dos rondas finales, reservadas a las sesenta primeras clasificadas. Entre las españolas, la gaditana María Parra y la malagueña Noemí Jiménez también se hicieron un hueco en la parte alta de la tabla. Parra volvió a entregar una tarjeta de 72 golpes, igualando el par del campo por segundo día consecutivo, y Jiménez firmó 73 impactos, uno sobre par. Ambas permanecen en el ‘top 25’ de la clasificación del torneo, que supone el regreso del Circuito Europeo a la Costa del Sol. Laura Cabanillas, Carmen Alonso y Carolina González también pasaron el corte. Por el contrario, Marta Sanz, María Beautell, Silvia Bañón, Natalia Escuriola, María Palacios, Elia Folch, Mireia Prat, Camila Hedberg, Nuria Iturrios, Piti Martínez y Marta Silva no disputarán las dos jornadas finales tras quedar fuera del ‘top 60’.

Muñoz comienza su participación en la tercera jornada a las diez de la mañana, junto a Beth Allen y Pamela Prestwell. Noemí Jiménez abrirá la jornada a las ocho y media junto a Holly Aitchison y Maha Haddiuoi. María Parra entrará al campo poco después de las nueve, junto a Laura Murray y Johanna Bjork.

Chen, eliminada

Connie Chen, defensora del título, no logró pasar el corte tras acabar con 76 impactos, cuatro bajo par. Tampoco Laura Davies, una auténtica leyenda del golf femenino, con más de ochenta títulos, consiguió acceder a las dos últimas jornadas del campo. La experimentada jugadora británica sumó 80 golpes en un día repleto de errores.

A pesar de que las jugadoras españolas han finalizado este torneo en segunda posición en 2002, 2003, 2009, 2011 y 2014, ninguna representante de la ‘Armada’ ha levantado el trofeo del Open de España, que este año reparte 300.000 euros en premios. El campeonato, que no se disputó el año pasado, regresa a Málaga como parte de la estrategia turística y deportiva puesta en marcha por la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial y la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, que desde hace meses colaboran junto a la Real Federación Española de Golf (RFEG) para volver a traer torneos profesionales de primer nivel a los campos malagueños, durante años sedes predilectas de varios campeonatos del Circuito Europeo. Desde la Junta de Andalucía no descartan mantener su apoyo al Open de España en próximas ediciones y aseguran «estar estudiando distintas posibilidades», en colaboración con otras administraciones y patrocinadores privados, para organizar más torneos profesionales en 2017 debido al papel del golf como «elemento desestacionalizador».