Diario Sur

COSTA DEL GOLF. HOYO 19

DOS REGRESOS ESPERADOS

Ha sido un verano repleto de regresos. Por un lado, el golf volvía a estar incluido en el programa olímpico después de 112 años de su salida. La feliz vuelta comenzó a gestarse en 2009, cuando voces como Tiger Woods, Emma Villacieros o José María Olazabal solicitaron el levantamiento de un veto incomprensible. Aunque la renuncia de algunos de los mejores jugadores del mundo, como Rory McIlroy, ha empañado este regreso, el episodio olímpico ha sido todo un éxito. Dos golfistas experimentados como Justine Rose e Inbee Park, ganadores de 'majors' y reconocidos por patrocinadores, público y compañeros, han honrado la experiencia golfística en Río con sus medallas de oro.

El desenlace en categoría masculina, además, fue soberbio. Rose y Henrik Stenson, otro grande, llegaron alrededor de 'green' empatados, en posiciones muy similares tras el segundo golpe en el par 5. Fue un duelo a cara descubierta. Stenson se quedó corto y Rose, que tenía la referencia, la dejó a metro y medio. El sueco, que ha jugado 18 de sus últimas vueltas bajo par -68 golpes en la última ronda, uno más que Rose-, falló el 'putt' y también el siguiente. Rose la coló por el centro y conquistó el oro, aunque el combinado español no se fue con las manos vacías gracias al diploma olímpico de Rafael Cabrera-Bello, la gran sensación de esta jornada. El canario acabó quinto, muy cerca del bronce. En el torneo femenino, las mejores del mundo no fallaron y el podio fue copado por Park (268 golpes), la neozelandesa y número uno del mundo Lydia Ko (273) y la china Shanshan Feng (274). Azahara Muñoz y Carlota Ciganda tuvieron algunas opciones tras una buena primera jornada pero se desinflaron en los días siguientes.

La vuelta de torneos profesionales del Circuito Europeo a Andalucía ha sido la otra gran noticia del verano. Marbella acogerá el Open de España femenino, que contará con la presencia de las mejores jugadoras europeas, includa Azahara Muñoz, convertida en el gran reclamo del torneo por derecho propio. La sampedreña jugará muy cerca de casa y con el apoyo del público, una oportunidad excelente para sumar otro título a su vitrina. Cádiz ya acogió este año el Open de España masculino, y parece que la estrategia de las instituciones públicas va dirigida a seguir trayendo campeonatos de prestigio como forma de promoción de los destinos andaluces. Hace demasiado que la Costa del Sol no acogía un torneo como el que se celebrará este mes. Disfrutémoslo.