Objetivo cumplido Buenos precedentes Muy favoritos

Entre vecinos anda el juego

La Roja debutará ante Cristiano el 15 de junio en Sochi y podría medirse a Uruguay, Argentina, Alemania y Brasil en el camino hacia el título España resulta agraciada en el sorteo del Mundial al medirse a Portugal, Irán y Marruecos

IGNACIO TYLKO

Julen Lopetegui se temía lo peor en el sorteo del Mundial de Rusia 2018, celebrado ayer en la sala de conciertos del Palacio Estatal del Kremlin en Moscú ante 6.000 personas, pero la suerte sonrió a la selección española, que no debería sufrir para alcanzar los octavos de final porque se medirá a la Portugal de Cristiano Ronaldo, Irán y Marruecos en la fase de grupos de un campeonato que comenzará el 14 de junio y concluirá el 15 de julio en el imponente estadio Luzhniki de Moscú, tras 64 partidos y con 32 países participantes.

Al no partir como cabeza de serie, España tenía un 40% de posibilidades de enfrentarse a las primeras de cambio con Brasil o Argentina, los 'cocos' en el bombo de los favoritos, según el 'ranking' de la FIFA en octubre de este año. La expedición española deseaba que entre los mejores le cayeran en suerte Polonia o los anfitriones, pero los lusos son, a priori, menos poderosos que la 'Canarinha', la 'Albiceleste', la poderosa Alemania e incluso la irregular Bélgica.

El combinado nacional jugará sus tres primeros encuentros a las 20:00 horas, ofrecidos por Mediaset. Se estrenará ante Portugal, el 15 de junio, un día después del choque inaugural entre Rusia y Arabia Saudí, en el estadio Fisht de Sochi, construido en 2014 y con capacidad para 48.000 espectadores. España se ha medido con las 'Quinas' dos veces en la historia reciente y las dos veces salió victoriosa. Se impuso con un gol de Villa en octavos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, y ganó por penaltis -inolvidable el que anotó Sergio Ramos a lo Panenka- en la semifinal de la Eurocopa de 2012, celebrada en Donetsk. El grupo de Fernando Castro es el vigente campeona de Europa y se defiende bien, pero es claramente inferior a España.

LAS CLAVESEl grupo de Lopetegui logró evitar a 'cocos' como Brasil, Alemania y Argentina España ya derrotó a Portugal en octavos del Mundial 2010 y la Eurocopa de 2012 Todos los grupos quedaron bastante equilibrados, con los más potentes bien perfilados para avanzar

La hoja de ruta de 'La Roja' continuará ante la Irán de Carlos Queiroz, otro viejo conocido, el miércoles, 20 de junio, en el Kazan Arena, también construido en 2014 y con un aforo de 45.000 espectadores. Y cerrará su participación en el grupo B frente a la Marruecos que dirige el francés Hervé Renard, otro país vecino, el lunes 25 de junio, en el estadio de Kaliningrado, que se inaugurará en marzo de 2018 con una capacidad para 35.000 aficionados.

«Ha sido un buen grupo y será clave, como siempre, el primer partido», analizó enseguida Carles Puyol, uno de los siete campeones del mundo que extrajeron las bolas. Junto al exdefensa catalán, leyendas como el francés Laurent Blanc, el inglés Gordon Banks, el brasileño Cafú, el italiano Fabio Cannavaro, el uruguayo Diego Forlán, el argentino Diego Maradona, que compareció con una llamativa pajarita amarilla y sorprendió al afirmar, categórico, que «Argentina no puede jugar peor», y el icono ruso Nikita Simonyan, soviético de origen armenio que jugó en el Mundial de Suecia'58.

«España es uno de los grandes favoritos para salir campeón porque Lopetegui está haciendo un gran trabajo y ahí están los resultados, pero Portugal tiene que centrarse en ganar cada partido», subrayó Fernando Santos, técnico de los campeones continentales. «Estoy muy contento personalmente porque Portugal y España son especiales para mí. Va a ser seguro una competición muy dura ya que jugamos contra un campeón de Europa y el penúltimo campeón del mundo. La afrontamos con orgullo y gran respeto, y queremos salir de ese campeonato con mucha dignidad. De España me preocupa todo, su calidad, su intensidad, su ritmo..», analizó Queiroz, seleccionador iraní, único equipo que no ha encajado ningún gol en la clasificación. «Portugal y España son dos ogros pero nada es imposible y hay que creer en uno mismo», apuntó Renard, técnico de los magrebíes.

Si no se produce un desastre como en Brasil, España se mediría previsiblemente a Rusia o Uruguay, favoritos en el grupo A, en el cruce de octavos. Puestos a elocubrar, en cuartos caería en suerte la Argentina de Leo Messi o el segundo del grupo de Francia, que bien podría ser Dinamarca. Y si se cumplieran todos los pronósticos, Alemania correspondería en semifinales y Brasil en la cita cumbre. Soñar es gratis.

Putin ordena a Infantino

Fue un sorteo bastante equilibrado, sin ningún 'grupo de la muerte' a priori y los favoritos bien perfilados para avanzar. La ceremonia comenzó con una anécdota que muestra lo que es el presidente ruso Vladimir Putin, ya que nada más subir al estrado ordenó al mandamás de la FIFA, Gianni Infantino, que se pusiera los cascos para poder escucharle con traducción simultánea del ruso. «Todo el país espera este gran Mundial que demostrará la hospitalidad tradicional de Rusia y acercará a los jóvenes los valores eternos de la amistad y el juego limpio», explicó Putin. Sonrió Infantino, quien en su alocución destacó que durante el Mundial se esperan un millón y medio de visitantes «a un país cálido y ceremonioso que esperará a todos con los brazos abiertos».

En el pistoletazo de salida del Mundial número 21 de la historia, primero en el país más grande del planeta por delante de Canadá, China y Estados Unidos, participaron más de 200 artistas y acudieron 1.500 periodistas. Estuvo marcial, muy alemán él aunque es de origen polaco, Miroslav Klose, máximo goleador en la historia de los Mundiales con 16 tantos y campeón en 2014. Devolvió con cierta frialdad a los organizadores el «trofeo mágico» conquistado por la 'Mannschaft' en Maracaná. La presentación corrió a cargo del exfutbolista inglés Gary Lineker, quien confesó, entre bromas, que «prefería lanzar un penalti en una final de la Copa del Mundo que tener que organizar un sorteo». Estuvo muy bien acompañado por Maria Komandnaya, una 'celebrity' local. La suerte está echada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos