El Sevilla, a dar la sorpresa ante el Bayern Múnich

Los futbolistas del Sevilla durante el entrenamiento de la Ciudad Deportiva ayer. :: afp/
Los futbolistas del Sevilla durante el entrenamiento de la Ciudad Deportiva ayer. :: afp

Tras 60 años, disfruta de otros cuartos en el gran torneo continental y se mide por primera vez al poderoso conjunto alemán

LUIS F. GAGO

Busto, Romero, Campanal, Valero, Maraver, Arenas, Liz, Arza, Ramoni, Antoniet y Loren. Estos fueron los últimos once jugadores del Sevilla que jugaron unos cuartos de final en la máxima competición continental. Sesenta años después vuelve el club más laureado del fútbol andaluz a la Copa de Europa durante la eliminatoria que decide quién tendrá derecho a entrar en el Olimpo del fútbol mundial o se quedará un tiempo más haciendo cola. Es el Sevilla de las cinco Europa League el que quieren ver sus aficionados en la ida ante el Bayern de Múnich. El Ramón Sánchez-Pizjuán deberá lucir sus mejores galas hoy (20.45 horas) para intentar tumbar a otro gigante del viejo continente como ya hiciera en los octavos ante el Manchester United de Mourinho.

Al igual que ocurriera ante los ingleses, los sevillistas tampoco tienen muchas opciones según los expertos del fútbol mundial. Mismos analistas que se equivocaron y que ahora pueden volver a hacerlo. El preparador de los hispalenses, Vincenzo Montella, deberá intentar golpear primero en el asalto a las semifinales con más dificultades añadidas de las que ya vienen de serie. El italiano no podrá contar con Banega, sancionado para el primer duelo, mientras que Mercado y Navas sus dos únicos laterales derecho en la competición están entre algodones. Encaje de bolillos el que deberá hacer el hombre que ha hecho creer al sevillismo en que soñar durante la primavera, una temporada más, es posible. Nadie lo esperaba viendo el inicio de la campaña, con Berizzo dando bandazos y exiliando a algunos jugadores claves como Nzonzi por decisiones personales. Pero con la llegada del transalpino las malas sensaciones se han retornado en grandes esperanzas.

Con la final de la Copa del Rey a la vuelta de la esquina ante el Barcelona, el Sevilla prepara su propia etapa reina. En las próximas semanas, los andaluces comprobarán de qué pasta está hecha la plantilla, demasiado corta, eso sí, para las pretensiones tácticas con las que ha llegado Montella. El entrenador sevillista solo ha usado a 13 jugadores. Tiene un once titular tan claro que no hay posibilidad de recambios ni de frescura con la entrada de determinados hombres. Esta tónica del cansancio en las piernas ya se vio en el pasado duelo liguero ante el Barça. Pese a ello, este último aspecto físico no preocupa al ex técnico del Milan. «La motivación que tienen estos muchachos es tan grande que el cansancio no será un problema», aseveró el sevillista para reafirmarse: «A veces la cabeza tira de las piernas en estos encuentros».

Durante la rueda de prensa previa al encuentro, Montella no quiso desvelar posibles titulares, porque está a la espera de los lesionados. «Algo se me ocurrirá», matizó quien que sabe que tras su salida fracasada del club 'rossonero', una buena campaña en el Sevilla puede abrirle las puertas a cotas más altas en un futuro cercano como bien le ha ocurrido en la última década a muchos entrenadores que pasaron con gloria y éxito por la plantilla nervionense. Aunque no solo de técnicos ha vivido la época dorada sevillana, ni tan siquiera del director deportivo ahora que Monchi se ha marchado. Porque hay una variable en la ecuación de éxitos que no se puede comprar ni vender como bien sabe incluso ya el rival que tendrá hoy el Sevilla enfrente.

Solo hay que preguntar a Thiago, el mediocentro de la selección española y del Bayern, sobre qué hace distinta esta eliminatoria de cuartos. «Ellos tienen algo especial, distinto, porque en los partidos importantes todo parece ser diferente. El utilero te coloca las botas perfectas, te dan el mejor bocadillo... la grada del Pizjuán se transforma», dijo el jugador bávaro, enfatizando el ambiente mágico que se vive en las grandes noches europeas del Pizjuán. Tiene un color especial Sevilla. Lo saben los jugadores entrenados por Heynckes y cualquier aficionado.

Todo ello pese a que nunca se han enfrentado estos dos equipos en partido oficial. Solo hay un antecedente, en un encuentro amistoso, y fue durante la presentación de Diego Armando Maradona como rojiblanco. Le toca ahora al nuevo grupo formado por Montella demostrar qué significa jugar en el Sevilla. El primer puerto de categoría tiene la dificultad de un Tourmalet, pero se llama Bayern. Toca golpear primero para ir más seguros a Alemania.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos