La selección española sub-17, ante el mayor reto de su historia

Álvaro Fernández, tras el 2-0 a Mali. /DIVYAKANT SOLANKI. Efe
Álvaro Fernández, tras el 2-0 a Mali. / DIVYAKANT SOLANKI. Efe

Con el malaguista Álvaro Fernández en la portería, se la juega esta tarde frente a Inglaterra en la final del Mundial de la categoría

IGNACIO TYLKO

«Luchar por conquistar el primer Mundial de la categoría no supone una presión extra sino una motivación tremenda al tratarse de un reto extraordinario que ninguna otra generación ha conseguido». Santi Denia, seleccionador español sub-17, resume así el sentir suyo y de sus jugadores de cara a la gran cita de hoy (16.30 horas, Gol) ante Inglaterra, primera final entre europeos en la historia en este certamen universal y la gran revancha de la reciente final continental que ganó ‘La Rojita’.

Un malaguista, Álvaro Fernández, se ha convertido en uno de los pilares del equipo. El madrileño, tras fichar el verano de 2016 por el club de La Rosaleda, recaló en el San Félix, y en esta campaña está en el Málaga de División de Honor. Sus actuaciones han sostenido al equipo en varios partidos y se ha convertido en indiscutible.

Tras superar en semifinales a una selección mucho más poderosa físicamente como Mali, España está a un paso de lograr el único gran título que falta en el palmarés, un trofeo que se ha convertido casi en una obsesión. Además de Álvaro, la generación la lideran el valencianista Ferrán Torres, capitán y autor del tercer gol ante los malienses; el enganche madridista César Gelabert y el goleador Abel Ruiz, nacido en Almussafes, pero fichado por el Barça con sólo 12 años.

Nigeria, la más laureada

En un palmarés que lidera Nigeria con cinco títulos, seguida de Brasil (3), Ghana (2) y México (2), España aparece con tres subcampeonatos y dos terceros puestos. El bloque actual ya ha mejorado ese último lugar del podio logrado hace ocho años en Nigeria por un grupo magnífico jugadores que dirigió Ginés Meléndez y donde estaban, entre otros, el malagueño Isco, Sergi Roberto, Koke, Morata, Munian o e ahora malaguista Borja Bastón, ‘pichichi’ entonces con cinco tantos. Y ahora aspira a un hito que rozaron tres generaciones estupendas. En Italia en 1991, el equipo de Juan Santisteban, con Dani, Velasco o López Vallejo, no pudo en la final ante Ghana (1-0). En Finlandia 2003, Brasil (1-0) dejó con la miel en los labios a un combinado en el que destacaban Markel, Jurado, Silva y Cesc, elegido el Balón de Oro de ese Mundial y luego campeón del mundo absoluto, igual que le ha ocurrido a Kroos, mejor jugador del Mundial de Corea del Sur 2007. En esa edición, España perdió en la final por penaltis ante Nigeria, tras fallar Illarramendi, Fran Mérida y Iago Falqué. En ese combinado también figuraban De Gea, Nacho, Bojan y los exmalaguistas Camacho, David González y Jordi Pablo.

En cambio, para los ingleses esta será la primera vez en el partido decisivo. En un año mágico en el que han ganado el Europeo sub-19 y el Mundial sub-20, los pupilos de Steve Cooper buscan emular a Brasil, único equipo que en 2003 logró conquistar los dos mundiales de categorías inferiores el mismo año.

A título individual, la gran final que va a disputarse en el estadio Vivekananda Yuba Bharati Krirangan de Calcuta servirá para decidir la bota de oro del torneo. El inglés Rhian Brewster lidera la tabla con siete tantos después de dos ‘hat-trick’ en cuartos y semifinales. Le siguen con seis Abel Ruiz y el maliense Ndiaye. Hudson-Odoi y los zurdos Foden y McEachran son otros jugadores a seguir en el equipo inglés.

Fotos

Vídeos