La Rosaleda se queda pequeña ante la demanda de entradas para el partido de la selección española

Aficionados, en el España-Venezuela en La Rosaleda. / ÁLVARO CABRERA
Aficionados, en el España-Venezuela en La Rosaleda. / ÁLVARO CABRERA

Las localidades para el España-Costa Rica del sábado 11 están ya agotadas, a falta de la partida que pondrá la Federación a la venta mañana en las taquillas

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La selección española ya está arrasando en Málaga, y falta más de una semana para el encuentro contra Costa Rica (será el sábado de la semana que viene, a partir de las 21.30 horas). La Rosaleda ya se está quedando pequeña para satisfacer toda la demanda que existe de entradas para este encuentro, que será el primero de los cuatro amistosos que disputará el combinado nacional antes de concentrarse cara a la fase final del Mundial de Rusia de 2018.

Ayer se agotaron ya las entradas a través por Internet, por lo que sólo quedará ahora la partida que la Federación sacará mañana a la venta en las taquillas del estadio de Martiricos. Es previsible, además, que estas localidades queden también agotadas de una forma rápida, aunque esté restringida la compra para cada uno de los que estén en la cola. De esta forma, las opciones de que haya alguna entrada para adquirir el mismo día del partido son casi inexistentes. El lleno será absoluto.

Málaga se ha volcado con este compromiso de España hasta el punto de que en la Federación están sorprendidos y hasta desbordados por la expectación que se ha creado cara a esta atractiva cita. Los aficionados, de esta forma, podrán seguir de cerca las evoluciones de las principales estrellas nacionales, entre las que se encuentra el malagueño Isco. El rival, pese a que no es del máximo nivel, dispone de algunos jugadores que están en la Liga española, como el guardameta del Real Madrid Keylor Navas, el medio centro del Deportivo Borges o el extremo del Betis Joel Campbell.

Más

Fotos

Vídeos