El rodillo busca goles en su aniversario

Los jugadores de la selección española, durante un entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. :: Juan Carlos Hidalgo. efe
Los jugadores de la selección española, durante un entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. :: Juan Carlos Hidalgo. efe

RODRIGO ERRASTI ENVIADO ESPECIAL VADUZ (LIECHTENSTEIN).

Julen Lopetegui debutó ante Liechtenstein en partido oficial el 5 de septiembre de 2016, cuatro días después de estrenarse con una solvente victoria por 0-2 ante Bélgica. Lo hizo en León y el equipo dejó una gran imagen, especialmente en una segunda mitad en la que anotó siete goles después de que cambiase su sistema a una defensa de tres con la que aplastó al pequeño combinado centroeuropeo por 8-0. Aquel día ya se intuyó algo que un año, y once partidos después, es una realidad: España funciona como un rodillo. «Yo no hago nada, lo hacen los jugadores. Hay que tomar decisiones y no siempre es fácil, porque hay situaciones paralelas que también nos gustaban. Siempre pensar en el rival hace que a veces pienses poco en ti. No cambia gran cosa juegue quien juegue ahí. Importa la calidad. El desempeño y la mentalidad es lo importante. Nosotros sólo aportamos pequeños detalles», explica el técnico.

Lo cierto es que el grupo, sin querer entrar en comparaciones, reconoce en privado, y también en público con cierto tacto y respeto, que todos los aspectos (físicos, tácticos propios y del rival, alimenticios, de estrategia...) están más trabajados por el cuerpo técnico actual (formado por Pablo Sanz, Óscar Caro y Antolín Gonzalo). El último ejemplo más visible fue la jugada que por dos veces se intentó ante Italia: un saque de puerta en largo de De Gea a la espalda del lateral para Asensio, que lanzó a correr antes de que el meta golpeara la bola. «Vemos muchos vídeos de cómo juegan los rivales y prepara muy bien las acciones a balón parado tanto ofensivas como defensivas y todo el trabajo táctico», reconocía José Callejón -que debutó con la selección en 2014 pero también ha participado en este nueva etapa- antes de viajar a Wembley, donde España sacó raza para evitar la derrota en su peor partido.

Elogios generalizados

«Además de la calidad que hay en el grupo, que es mucha, es bueno que el equipo trabaje defensivamente; que sepa unos conceptos para saber contrarrestar al conjunto rival», reconocía Jordi Alba. No es, por tanto, sólo una cuestión de resultados, esos que han permitido a España llegar a la resolución del grupo G con opciones de no necesitar la última jornada para conseguir el billete para el Mundial de Rusia 2018 de manera matemática -tiene tres puntos de ventaja respecto al segundo, Italia-, sino el rendimiento colectivo del equipo. «Mamma mia, cuanto talento tiene España», reconocía Franco Baresi al ver la superioridad de España.

La selección necesita siete puntos para ser la primera del grupo G y los más sencillos, a priori, los puede conseguir hoy en Vaduz. Sería bueno ganar por varios goles, ya que en el caso de igualdad a puntos será la diferencia total de tantos y no los duelos particulares la que resolverá el empate. Liechtenstein, que nunca le ha hecho un gol a España, aún no ha sumado ni un solo punto en esta fase de clasificación, ya que ha encajado 26 goles y sólo fue capaz de anotar uno a Israel. En cualquier caso, el ejemplo de lo sucedido entre Francia y Luxemburgo mantiene alerta a Lopetegui.

Más

Fotos

Vídeos