Piqué: «No es mi caso, pero un independentista podría jugar con España»

Gerard Piqué, ayer, se dispone a comparecer en conferencia de prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. :: BALLESTEROS / EFE

El jugador se declara «orgulloso» de estar en «una familia» como la de la selección nacional, pide respeto y apela al «diálogo» de los políticos «He valorado irme ahora pero sería darles la razón a quienes me insultan», afirma el central del Barcelona

RODRIGO ERRASTI

las rozas. Gerard Piqué tomó la palabra durante 33 minutos, respondió a las 26 preguntas de los casi 100 periodistas presentes en la Ciudad del Fútbol. Tras una conversación con sus compañeros y con el míster, del que dijo «le gusta mucho la política», asumió que era lo más correcto. «Me siento muy orgulloso de estar en la selección española. Es un reto darle la vuelta a esto», recalcó varias veces. Casi tres años después de que en Luxemburgo (11 de octubre de 2014) abordase su posición favorable al derecho a decidir estando con la selección, Piqué volvió a tomar la palabra para no hablar de fútbol. Sólo hubo una pregunta sobre el partido ante Albania y descolocó al central, que había comparecido tranquilo y avisando que deseaba «contestar a todos con paciencia y tranquilidad». «Como si estamos una hora y media aquí», dijo. Incluso se ofreció a pagar una multa por llegar tarde a comer. De todas sus palabras, dos por encima de todas: «respeto» y «diálogo» como claves de la solución a la cuestión catalana.

Entrenamiento del lunes. «Fue difícil. Recibir silbidos e insultos no es del agrado de nadie. Es un reto para mí darle la vuelta a esto y creo que puedo hacerlo. Hay mucha gente en España que puede entender lo que puedo sentir y cómo lo expreso. Mediante el respeto y la coherencia puede llegar todo a buen puerto»

Compromiso. «Es imposible ponerlo en duda y me duele que se haga. Llevo aquí desde los 15 años, considero esto como una familia y me siento orgulloso de formar parte de la selección nacional. Es una de las grandes razones por las que precisamente sigo aquí».

Últimos mensajes. «No me arrepiento (de lo dicho el domingo) porque es lo que siento. Yo estoy a favor de que la gente pueda votar sí, no o en blanco, pero respeto que haya gente que pueda opinar que los catalanes no podamos votar, como pueden ser Rafa Nadal y otros muchos».

Incoherencia. «No es incongruente mi postura, y lo llevo al extremo, que no es mi caso: creo que un independentista podría jugar en la selección española. Si no tienes nada en contra de España, porque es la hostia y tiene gente de puta madre, por qué no. Lo llevamos todo al fanatismo, pero el seleccionador va a llevar al que mejor rinda».

Política y deporte. «Ante todo somos personas. Hablar de política es un marrón, pero ¿por qué no expresarse? ¿Por qué vosotros podéis opinar de política y un futbolista no? No estoy en primera línea de militancia. No me he posicionado en un bando, sólo he dicho que quiero que se pueda votar».

Al Mundial con buen ambiente. «Erradicar los pitidos será muy difícil, pero espero que si uno duda entre ir a pitar a Piqué o a animar a la selección, elija la segunda opción. No es por mí, que me duelen pero he convivido con ellos, pero me siento incómodo por mis compañeros. No se lo merecen. Entiendo que estén cansados».

Abandonar la selección. «Lo he valorado, pero irse ahora sería darle la razón a esa gente que cree que la mejor opción es insultar y silbar. Daría la sensación de que ellos han ganado y no les voy a dar ese lujo. Que la gente vea que me siento orgulloso de estar aquí»

Independentista. Si soy o no independentista es la pregunta del millón y no la voy a contestar. No puedo decantarme porque la mitad de mis seguidores, catalanes o en España, los perdería. Mis hijos son colombianos, libaneses, catalanes y españoles. Estamos en un mundo global y lo de los países es lo de menos. Hay un problema político muy grande en España que cada vez va a más. O se encuentra una solución que es el diálogo o las consecuencias no las sabe nadie».

Jugar con Cataluña o con España. «No sé lo que pasaría, es un escenario que no me he planteado. Si así fuera (Cataluña independiente), sería un proceso como el 'brexit'. Y en mi caso con 32 ó 33 no creo que tenga que tomar esa decisión».

Comparación. «España y Cataluña son como el hijo que tiene 18 años y se quiere ir de casa. El Gobierno español tiene dos opciones: sentarse como haría un padre y dialogar o quizá ese hijo se le vaya. Ambas serían más débiles separadas».

Referéndum. «Se intentó hacer pero por las circunstancias no se pudo celebrar al cien por cien. Estamos hablando de que una parte de un país con muchos años de historia se quiere ir. ¿Qué más da lo que opine yo? Aquí hay millones de personas que se manifestan a favor de votar, creo que más de un 80% , y otros muchos que no quieren que los catalanes voten. Sólo pido que nos respetemos y que los políticos dialoguen para solucionarlo».

Más

Fotos

Vídeos