Paseo por Vaduz hacia Rusia

Morata, Iniesta, Busquets e Isco celebran uno de los goles anotados por España ayer, en el estadio Rheinpark de Vaduz. :: Gian Ehrenzeller. EFE/
Morata, Iniesta, Busquets e Isco celebran uno de los goles anotados por España ayer, en el estadio Rheinpark de Vaduz. :: Gian Ehrenzeller. EFE

España golea sin piedad a Liechtenstein y se acerca al Mundial tras la victoria más amplia de su historia fuera

RODRIGO ERRASTI VADUZ.

Dicen en los corrillos futbolísticos que Liechtenstein es el único lugar en el que los que van al campo como aficionados ganan más dinero que los futbolistas que forman el equipo local. Y es que sólo hay diez profesionales en sus filas, y el resto tienen ocupaciones más comunes: mecánicos, comerciales o responsables de producto. Para ellos medirse a campeones de Europa y del mundo es un sueño. Lo cierto es que un partido en Vaduz es todo una experiencia, ya que suena el 'God save the queen' como himno local para sorpresa de los españoles que se acercaron al coqueto Rheinpark, con una estética de campo norteño de Segunda B.

0 LIECHTENSTEIN

8 ESPAÑA

Liechtenstein
Jehle; Quintans (Yildiz, min. 60), Malin, Kaufmann, Polverino (Sele, min. 78), Buechel, Goeppel, Wieser, Salanovic, Hasler y Burgmeier (Wolfinger, min. 82).
España
De Gea; Ramos (Nacho, min. 46), Piqué, Monreal, Busquets, Iniesta, Thiago, Isco (Deulofeu, min. 55), Pedro, Silva (Aspas, min. 46) y Morata.
Goles:
0-1: min. 2, Ramos. 0-2: min. 15, Morata. 0-3: min. 16, Isco. 0-4: min. 39, Silva. 0-5: min. 50, Aspas. 0-6: min. 54, Morata. 0-7: min. 63, Aspas. 0-8: min. 89, Deulofeu.
Árbitro
Ivaylo Stoyanov (Bulgaria). Amonestó a Wieser y Busquets.
Incidencias
Rheinpark de Vaduz. Octava jornada de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018.. Koke y Carvajal fueron los dos descartados. Busquets se perderá el duelo ante Albania por acumulación de amonestaciones. Jehle, el meta local, fue elegido 'Man of the Match' por la afición local pese al 0-8. De los visitantes, el galardón fue para Morata.

La grada hizo la ola casi todo el encuentro, pese a que España ganaba casi desde el pitido inicial con un gol de estrategia de Ramos, que volvió a marcar con la selección tres años después. Una alegría para todos, ya que, además de encarrilar el duelo, el tanto calmó el ansia goleadora del andaluz, que a veces le lleva a tomar actitudes demasiado arriesgadas para ser un defensa central. Todo salió de cara a la selección, a la que no se puede negar que se tomó el asunto tan en serio como cualquier otro día. Julen Lopetegui, concentrado en el duelo como si el oponente fuese Italia, volvió a apostar por una defensa de tres ante un rival encerrado. Ya lo hizo en León, ante el propio combinado del pequeño principado centroeuropeo, y sobre todo acertó con el planteamiento en Albania. Fiel a ese recuerdo tiró de nuevo de Monreal para acompañar a Ramos y a Piqué, que aquel día que unas mangas provocaron un disgusto por unos tontos en las redes sociales. Esa es la razón por la cual no está Marcos Alonso, ya que el navarro le permite modificar el plan de manera más natural.

Con ese movimiento táctico ganó un hombre ofensivo, con lo que apostó por Morata arriba para finalizar las jugadas y sustituyó a Koke por Thiago y Asensio por Pedro. El autobús local pinchó en la primera, cuando Ramos demostró su potencial a balón parado. Imposible que saliera mejor el plan. Cuesta abajo, empezó el asedio a Jehle. El meta frenó a Isco y Morata en un primer momento, pero después ambos perforaron su portería. El delantero lo hizo de cabeza, aprovechando un servicio desde la banda de Silva, y después aprovechó un error del meta para regalar la pelota a Isco que fusiló sin portero.

LAS FRASESJulen Lopetegui Seleccionador de España «El equipo ha estado muy serio para evitar riesgos, pero es una pena la amarilla a Busquets» Rene Pauristch Seleccionador de Liechtenstein «Enhorabuena a España; a día de hoy tiene más disciplina, efectividad y juego que Italia»

En un cuarto de hora el asunto estaba megasentenciado y la única duda era saber el número de goles con el que iba a terminar el equipo visitante. La pelota era siempre española, casi siempre estaban todos menos De Gea en campo ajeno. Lopetegui, incluso, llegó a estar sentado en algunos momentos de la primera mitad para charlar de modo más tranquilo con Pablo Sanz.

En la grada se escuchaba el bombo de Manolo; algunos 'olés' cuando los de blanco pasaban la pelota sin embocarla a gol; a aficionados maños y riojanos corear el nombre de Piqué con nitidez, ya que los lugareños estaban más preocupados en ir a por unas salchichas con las que matar el hambre que de animar a los suyos. Algunos de ellos se perdieron el golazo de falta de Silva, que colocó la bola a la escuadra y ya lleva 9 con Lopetegui, y, sobre todo, la única ocasión de los locales. Fue el momento más emocionante para los sufridos hinchas locales pero De Gea evitó que Polverino aumentara a dos goles el registro anotador de Liechtenstein en esta fase de clasificación. Con seis apercibidos -entre ellos sus dos centrales, Busquets o el 'pichichi' Silva- lo más normal era pensar que Lopetegui haría tres cambios usando esa variable.

Pensando en Albania

Sólo hizo dos, pero relevó a dos de los goleadores (Ramos y Silva) para meter a Nacho y Aspas en el campo. El gallego mostró sus ganas de convencer al seleccionador desde el inicio, no sólo porque hizo el quinto aprovechando un afortunado rechace de Jehle tras cabezazo de Morata al larguero, y se mostró preciso en la asociación. Combinó con Iniesta, al que el sistema de Julen parece favorecer y que sumó dos horas y media de juego en tres días, para luego dejar sólo a Morata ante el portero. Hizo lo mismo con Deulofeu, que no acertó tras comparecer justo después del 0-6, y después sí fue algo más egoísta para anotar el séptimo. Para esas alturas el campo estaba en silencio, casi esperando que se terminase la agonía de la nueva derrota que quedó fijada en 8, como en León. La goleada es histórica para España, que nunca había conseguido ese número de tantos de visitante.

El paseo por Vaduz, además de permitir que la selección esté a solo cuatro puntos de lograr el billete matemático para Rusia -podrían ser incluso tres ya que a ahora mismo el 'goal-average' con Italia es brutal- y de que Busquets descanse ante Albania por amarillas, deja otra reflexión. ¿Es necesario hacer dos categorías en estas fases de clasificación? ¿Debe Liechtenstein jugar contra una potencia contra España cuando es casi imposible que llegue al Mundial? Si nada cambia, allí estará España, que tuvo que hacer una pequeña parada en Vaduz.

Fotos

Vídeos