FEF

La moción de censura queda en manos... del propio Villar

Ángel María Villar./EFE
Ángel María Villar. / EFE

La FEF da por cancelada la iniciativa de Rubiales, pero si el expresidente recibe la cautelarísima del TSJ se reactivaría antes de las elecciones a la presidencia, que podrían ser convocadas en marzo o abril

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Surrealista pero real. La moción de censura promovida por Luis Rubiales contra Ángel María Villar queda ahora a expensas del propio abogado bilbaíno, destituido el pasado 22 de diciembre por el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) por haber vulnerado el deber de neutralidad de la comisión gestora de la Federación Española de Fútbol (FEF) mientras optaba a ser reelegido para su octavo mandato consecutivo.

Este martes, la comisión electoral de la FEF decidió que «en coherencia con las resoluciones» del TAD, que literalmente disponen la destitución del señor Villar, hace que decaiga la moción de censura al no haber presidente que censurar». «Habiendo quedado sin objeto la referida moción de censura, la comisión electoral acuerda el archivo del presente expediente, así como de las diligencias y actuaciones que pudieran derivarse del mismo», señaló dicha comisión en un escrito firmado por Francisco Rubio.

Si el expresidente recibe la cautelarísima por parte del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), la moción de censura se reactivaría de modo inmediato

Se podría pensar que la iniciativa de Rubiales (presentada contra Villar y no contra el presidente interino Juan Luis Larrea) es un asunto cerrado, pero podría no serlo. Fuentes de la comisión electoral confirman que al no ser aún firme la sentencia sobre Villar y siendo conocido que el expresidente de la FEF tiene previsto acudir a la justicia ordinaria (puede recurrir ante el tribunal de lo contencioso- administrativo la inhabilitación del TAD), si el abogado recibe la cautelarísima por parte del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), la moción de censura se reactivaría de modo inmediato.

Más información

En cualquier caso, la moción de censura parece tener poco recorrido, ya que está previsto que el Consejo de Estado decida antes de final de mes si se repite todo el proceso electoral o es la asamblea actual (tras las elecciones parciales acordadas el 20 de diciembre por la junta directiva a las vacantes) la que decide al sucesor de Villar.

A la espera del Consejo de Estado

La FEF espera esas decisiones para dar sus propios pasos. En el mejor de los casos, ya con una nueva asamblea totalmente constituida (con 139 miembros) en abril o principios de mayo se abriría otro proceso para la elección de presidente. Ahí podrían presentarse cualquier candidato siempre que contara «con un 15% de los miembros de la asamblea general». Cada miembro de la asamblea podrá presentar a más de un candidato. En esa situación han advertido que tienen intención de presentarse tanto Larrea como Rubiales e incluso Manuel Llorente, quien fuera presidente del Valencia.

Ahora habrá que ver lo que decide el Consejo de Estado, porque el entorno de Villar deja caer que si se anulan las elecciones de mayo de 2017 el propio presidente destituido podría tener opciones legales de presentarse: no tendría sentido alguno mantener una inhabilitación por una infracción (vulnerar el deber de neutralidad) cometida durante ese proceso electoral. Lo dicho, surrealista pero real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos