Isco recorre el camino a la excelencia

Isco, en acción el sábado y tras dejar atrás a Verratti. :: susana vera. reuters
Isco, en acción el sábado y tras dejar atrás a Verratti. :: susana vera. reuters

El malagueño, cada vez más cerca de la madurez, asombró a todos con su juego y culminó su mejor partido con La Roja

RODRIGO ERRASTI

madrid. «Soy tímido, no me gusta mucho hablar en la prensa. Prefiero hacerlo en el campo». Francisco Alarcón, 'Isco', sonreía en la zona mixta del Santiago Bernabéu la nochedel sábado después de completar su mejor partido con la selección española. Había debutado en 2013 con Del Bosque, que no le llevó ni al Mundial ni a la Eurocopa, pero no ha sido hasta este último año, con la llegada de Julen Lopetegui, cuando ha explotado. En la selección y en el Real Madrid.

«Julen confió en mí cuando casi no jugaba en el Madrid y le estoy muy agradecido. Le conozco de hace muchos años, de la sub-19. Luego, el Mundial de Colombia sub-20. Después, el Europeo sub-21 en que quedamos campeones. Al final el 'feeling' lo hace el trato con los años y con Lopetegui he tenido mucho. Siempre he notado su confianza y eso se lo tengo que agradecer», reconoció también.

Y es que hace justo un año, cuando Lopetegui fue nombrado seleccionador nacional el andaluz marchitaba en Chamartín. Pese a que no había jugado, eso no le hizo al vasco perder la fe en el madridista. Le incluyó en su primera lista pero se cayó a última hora porque estaba tocado. Un mes después, antes de medirse en el doble duelo a domicilio ante Italia y Albania, le incluyó en el grupo pese a que sumaba sólo 57 minutos oficiales. «Son pocos, pero hemos confiado en él porque me gusta. Nos puede ayudar en momentos puntuales». Y ante un Bernabéu que le adora, demostró estar preparado para todo como viene haciendo con el Madrid estos meses. Se acerca a su madurez

Un malabarista eficaz

Después de su exhibición, que no se limitó a los dos goles -en otros tantos remates- con los que España encarriló su triunfo ante Italia antes del descanso. El malagueño, pidió la pelota y se mostró efectivo con ella: 56 pases buenos en las 59 veces que tocó la bola. Hizo cinco regates, sólo uno menos que todo el conjunto transalpino junto, y dejó retratado a Verrati con varias acciones de malabarista. Le superó en todo momento y apenas seis minutos le hizo un caño, un sombrero y una 'croqueta', esas que inventó su admirado Iniesta.

«No sé, son cosas que te salen de dentro, que naces con ellas. A veces las intentas y no salen, pero cuando tienes continuidad y confianza es más fácil», afirmaba mientras cerca Villa y Jordi Alba rememoraba que habían visto hacer cosas similares cuando subía desde el filial del Valencia, especialmente un gol en Copa ante el Logroñes.

«He sufrido mucho con Isco esta noche, la verdad es que me ha impactado su actuación. Ha estado soberbio», explicó Verratti apesadumbrado tras el encuentro. El medio del París Saint-Germain, pese a todo, le chocó la mano cuando fue sustituido por Villa en la recta final del duelo. «Yo caigo bien, la gente siempre se ha portado muy bien conmigo», afirmó el benalmadense rememorando que el Bernabéu se vino abajo ovacionándolo.

El seleccionador español destacó el partido de su 'ojito' derecho: «Isco ha sido un jugador maravilloso dentro de ese gran equipo. Ha hecho un partido magnífico, como el resto de sus compañeros, con actitud, madurez y ganas de mejorar. Él ha desbloqueado el partido. Ha hecho dos goles fantásticos y ha estado muy bien en la presión. Quiere ser protagonista y el tener más partidos y hace que vayas creciendo, madurando y puliéndote. Siempre ha tenido mucha calidad, pero una cosa es tener calidad y otra cosa es ser un gran futbolista, e Isco se está convirtiendo en un gran futbolista. Ha tenido un crecimiento importante» con y sin balón. Es un futbolista en el que hemos confiado cuando jugaba menos, pero porque creíamos que iba a ayudar. Es una cuestión recíproca, la confianza la genera el jugador».

Fue tal su rendimiento que el entrenador italiano, Gianpiero Ventura, fue aún más gráfico. «Ha sido increíble. Fue bonito verlo en persona. Solo pienso en el caño que hizo en el mediocampo, cuánta tranquilidad e integridad física para llegar a hacer esto. No pude evitar aplaudirle cuando lo vi, era un rival, pero soy un amante de las cosas bonitas de este deporte». El sábado, además de los que llenaron el Bernabéu, más de 10 millones de personas vieron en algún momento el duelo por TVE-1, con un 44,8% de cuota de pantalla. Seguro que ellos tampoco olvidarán la exhibición de Isco.

Más

Fotos

Vídeos