Isco: «Mi juego no ha cambiado mucho desde que salí del Málaga»

Isco, durante la rueda de prensa en La Rosaleda. /Salvador Salas
Isco, durante la rueda de prensa en La Rosaleda. / Salvador Salas

El malagueño se siente importante en la selección, especialmente si juega en La Rosaleda, un estadio que siempre ha considerado su casa

FERNANDO MORGADO

Todas las cámaras apuntan a Isco en la comparecencia junto al seleccionador y Jordi Alba antes del entrenamiento. El malagueño mantiene una sonrisa permanente en su cara e incluso ante los medios se muestra tal y como es. Quizá esa actitud es la que provoca que cada vez que vuelva a Málaga sea recibido con una ovación, algo que no ocurre muy a menudo con los jugadores que abandonan su equipo para dar un salto en su carrera profesional. El de mañana ante Costa Rica no es un encuentro más para Isco. «Va a ser un partido difícil y a la vez especial para mí porque se juega en mi casa, en la ciudad en la que he nacido», confesó el centrocampista del Real Madrid, que ayer tuvo que hacer frente a varias preguntas sobre la oportunidad que le da la baja de su compañero Gareth Bale. «Nunca me alegro de la lesión de un compañero, pero yo he trabajado mucho cuando sabía que no iba a tener minutos, he esperado la oportunidad y la he aprovechado. Al fin y al cabo, de eso se trata el fútbol. He estado preparado para cuando me llegase el turno», explicó.

Isco se encuentra «cómodo» en la selección, rodeado de grandes futbolistas. «Me siento importante aquí, lo bueno es que hay jugadores que lo han ganado todo y gente joven con fuerza que nos va a ayudar mucho a afrontar estos partidos. Ese equilibrio es el que nos puede llevar lejos en el Mundial», aseguró el de Arroyo de la Miel, que tiene «más ganas que nunca» de ayudar a la selección.

Esa confianza que desprende Isco es clave en su juego: «Es muy importante porque te anima a intentar cosas que antes no hacías. Tengo 25 años y siento que tengo margen de mejora. Los jugadores siempre queremos aspirar a más y ser cada día un poco mejores». Cuando le preguntaron cuál era el secreto que le ha llevado al máximo nivel desde el fútbol mundial desde su salida del Málaga, el malagueño fue muy sincero. «No creo que mi juego haya cambiado mucho desde que salí de aquí hace cuatro años. Se me ve un poco más, tengo una continuidad que antes no tenía y participo en partidos más importantes. Yo siempre he querido crecer y nunca me he conformado con nada. Siempre quiero tirar para arriba y no relajarme», zanjó.

La buena relación que Isco mantiene con todos sus compañeros en el combinado nacional quedó patente con las palabras que Jordi Alba le dedicó, al ser preguntado por la posibilidad de que el centrocampista llegue al nivel de Xavi Hernández en la selección: «Comparar nunca es bueno. Conozco a Isco desde hace muchos años y ahora está a un nivel increíble, aunque sea del eterno rival, pero al menos en la selección podemos disfrutar de él como jugador y como persona. Seguro que mejorará y me alegraré de verlo ahí porque le tengo un cariño especial desde que coincidimos en el Valencia», comentó Alba entre risas.

La lesión del portero costarricense evitará que Isco se enfrente a su compañero Keylor Navas en el partido de mañana. «Tengo una muy buena relación con Keylor. Ha pasado por momentos difíciles, pero ha salido de ellos mejor que nunca y ahora espero que se recupere lo más pronto posible. Ojo, que Kiko Casilla lo está haciendo muy bien, no quiero dar titulares equivocados», aclaró, de nuevo con su eterna sonrisa.

Así fue la rueda de prensa:

Fotos

Vídeos