‘Iscomanía’ en La Rosaleda

Isco, durante el entrenamiento en La Rosaleda. /Salvador Salas
Isco, durante el entrenamiento en La Rosaleda. / Salvador Salas

Casi veinte mil aficionados aclaman al malagueño en el entrenamiento de la selección española

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

La ‘Iscomanía’ invadió La Rosaleda anoche. Coincidieron todas las circunstancias necesarias para excitar la pasión. No es fácil ver ya al benalmadense en el feudo de Martiricos –en su última presencia, en mayo fue para alzar el título liguero con el Real Madrid–, y en los últimos meses han sido constantes sus guiños hacia el Málaga, que nadie duda de que es el club de sus amores. De paso, el jugador, en el momento de más madurez de su carrera y consolidado en su club en el último año, ha asumido galones con el combinado nacional. Para el aficionado local supone un motivo de orgullo tenerlo a día de hoy como estandarte en La Roja, de ahí que se desbordaran las previsiones anoche.

El jugador, acompañado por su familia en la grada, peloteó con su hijo en el terreno de juego al final de la sesión de trabajo previa al partido

Hubo silbidos a Piqué, que salió al campo en solitario, en cada una de sus intervenciones

«¡¡¡¡¡Iscooooo, Iscoooo!!!!». No se oyó otro sonido en la grada. La afición sólo se acordó a título individual de otro futbolista, Piqué, al que silbó en las escasas ocasiones en las que el central se pudo significar en solitario, como cuando salió rezagado al campo para comenzar el entrenamiento, justo detrás de Isco y antes de hacerlo el capitán, Sergio Ramos, el último. Es como si al catalán –repudiado por sectores de la afición por expresar sus ideas políticas– no le importara destacarse claramente del resto del grupo y recibir esos silbidos.

Más de 19.000 aficionados (con todas las invitaciones disponibles retiradas) dejaron una estupenda imagen en las gradas, nada usual cuando de lo que se trata es de un simple entrenamiento, no de un partido. Ocuparon fundamentalmente la zona baja de Preferencia y los dos fondos, con una mayoría de niños, que se lo pasaron en grande con sus ídolos.

Lopetegui sorprendió al repartir los petos de titular, con un once muy ofensivo con Luis Alberto

Uno de los detalles más relevantes fue la presencia de los padres y del hijo de Isco, situados en Tribuna, en la misma zona acotada donde se ubicaron los medios de comunicación, y que fueron testigos excepcionales en la sesión de trabajo del benalmadense. En varias ocasiones este se giró expresamente y los saludó. Casi al final del trabajo, el padre de Isco, Francisco, bajó al pequeño y se lo dejó al futbolista, que peloteó con él sobre el terreno de juego unos minutos, lo que despertó mucho interés entre los medios gráficos.

También hubo un apoyo expreso al exmalaguista Luis Alberto. La Peña Vallense (de la localidad gaditana de San José de Valle, donde nació el actual futbolista del Lazio) mostró una gran pancarta de apoyo al medio punta, que puede debutar esta noche con la selección absoluta. En la grada se pudieron ver muchísimas más dedicadas a Isco, muchas centradas en solicitarle un autógrafo o la camiseta.

Sorpresa con los petos

El entrenamiento de la selección, suave, tuvo apenas una hora de duración, y los internacionales fueron alternando su ubicación, en una mitad y en la otra del terreno de juego, para no dar la espalda a ninguna de los dos grandes grupos de aficionados de los fondos, un detalle curioso y muy estudiado. Hubo un trabajo físico inicial, pero casi todo el tiempo estuvo ocupado con ejercicios con balón: centros al área y remates desde la frontal.

El seleccionador, Julen Lopetegui, otorgó petos blancos a diez jugadores que son los que se perfilan como titulares esta noche (21.30 horas, Telecinco) ante Costa Rica: Odriozola, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets; Iniesta, Vitolo, Luis Alberto, Isco y Rodrigo. Sorprendió así que no estuviera como ‘nueve’ Morata y sí Rodrigo. De mantener estos planes, hoy debutará el exmalaguista Luis Alberto, y en un once muy ofensivo. En la portería se mantiene la incógnita entre De Gea y Kepa, otro que puede estrenarse, porque Reina ha acusado algunas molestias en los últimos días.

Para esta noche está previsto un segundo capítulo de la ‘Iscomanía’, pero ahora sí con La Rosaleda totalmente llena. Más de dos días antes del partido ante Costa Rica se agotaron las entradas, un éxito que prolonga la tendencia de la dos últimas citas de España en casa, en el Rico Pérez de Alicante y en el Santiago Bernabéu. Málaga ha estado a la altura y más, con una tremenda expectación desde que a las 13.16 horas de ayer la expedición aterrizó en el aeropuerto.

Fotos

Vídeos