Diario Sur

Ramos: «Me tienen cogida la matrícula»

vídeo

El alemán Felix Brych amonesta a Sergio Ramos. / Juanjo Martín (Efe)

  • El central, tras su cuarto penalti cometido esta campaña, avisa que «disfruten los que me tengan que rajar porque acabarán callados como llevan haciendo muchos años»

  • El madridista considera que la acción que supuso el 1-1 «la pitan una vez de 40» pero cree que le perjudican sus «pequeños fallos que te marcan para la gente»

Sergio Ramos, protagonista en la jugada del empate de Italia en Turín, se mostró contrariado por lo sucedido y retó a aquellos que le culpan de que España no ganase el partido. «Cada uno puede sacar la conclusión que quiera, pero un punto sabe muy poco después del gran partido de la selección. El partido ha sido bastante bueno por nuestra parte, es la conclusión que hay que sacar aunque nos hubiese gustado llevarnos los tres puntos pero no ha sido así y nos sabe a poco. Hemos intentado recuperar nuestra filosofía, nuestra manera de jugar de siempre y al final hemos sufrido más los últimos 15 minutos con su juego más directos. Hemos sabido sufrir a excepción de la jugada del penalti», dijo el sevillano antes de entrar directamente a analizar la polémica acción del 1-1.

«Ahora estaba viéndolo ahí en el doping, que siempre me toca no sé que me han visto, y creo que es riguroso. Se puede pitar, es el típico penalti que se pita uno de 40. Para mí obviamente, quizá por las últimas acciones me tienen cogido por la matrícula. Habrá que hacer algo por intentar cambiarlo. Tampoco culpar al árbitro, están para intentar ser neutro y no decantarse para ninguno de los dos lados, ni ningún equipo. Quitando el penalti hemos hecho un grandísimo partido y creo que hay muchas conclusiones positivas a sacar: mantuvimos la posesión, pudimos matar el partido a la contra, habernos adelantado un poco más en el marcador pero el fútbol es eso: pequeños errores que se cometen. Estoy orgulloso del partido, no del penalti, pero toca seguir», apuntó el madridista.

«La envidia nos puede»

No ocultó que «los errores nos pueden pasar a todos, incluso a Buffon; que es un emblema para Italia pero aquí le aplauden y en España le pitan. Esa es la diferencia. La envidia nos puede y aquí la admiración se ve por cada paso que vas dando. Ya lo he dicho, que disfruten los que me tengan que rajar porque acabarán callados como llevan haciendo muchos años», dijo antes de negar estar enfadado. «Para nada, yo soy feliz por encima de todo. Como decía el gran abuelo, y quizá suena antiguo y demás, tengo la espalda y el culo ‘pelao’ (dijo sonriendo en alusión a Luis) pero ni cuando me han halagado me he venido arriba ni cuando me han criticado me van a destruir. Todo lo contrario, vivo al margen de eso. Cuando uno es capitán tiene que dar la cara y como siempre he hecho aquí estoy», afirmó.

El capitán de la selección considera que «físicamente me encuentro muy bien, he empezado bien la temporada aunque esos pequeños fallos que realmente te marcan para la gente. Se quedan con esos pequeños detalles, se puede respetar pero no lo comparto. Yo no estoy dolido con nadie, sé lo que requiere jugar en el Madrid y por eso llevo doce años. Y lo que me queda», vaticinó.

Una España mejorada

Ramos cree que «lo cierto es que hemos mantenido un nivel muy alto. Hacer la presión arriba te obliga a un desgaste muy alto, muy grande. El equipo lo ha hecho muy bien incluso la segunda parte, menos en los últimos quince minutos que con sus balonazos y a la contra hemos sufrido, no hemos mantenido la posición que es lo que mejor sabemos hacer y han aprovechado sus características. Nosotros no hemos aprovechado esas ocasiones que hemos tenido para hacer el 0-2, nos vamos con un empate ante una selección enorme y considero que ha habido un gran cambio respecto al equipo de la Eurocopa a este. Es para estar contento con el partido que hemos hecho», consideró.

El defensa explicó que con Julen «hemos venido trabajando tácticamente mucho. Es muy claro, hace mucho hincapié con la presión arriba y en campo contrario lo que te da un control y dominio de balón que no teníamos anteriormente. Está trabajando muy bien con el equipo y nosotros, si trabajas bien y tienes recompensa, disfrutas mucho más», explicó.