Recital de papá Messi en el Camp Nou

Leo Messi celebra el tercer gol del Barça en el choque disputado ayer en el Camp Nou. :: Enric Fontcuberta / efe/
Leo Messi celebra el tercer gol del Barça en el choque disputado ayer en el Camp Nou. :: Enric Fontcuberta / efe

El argentino firma un doblete y deja otra jugada para la memoria en un choque en el que Dembélé se estrenó como goleador culé

JESÚS BALLESTEROS BARCELONA.

Habrá quien le cuente a Ciro dentro de un tiempo que, días después de haber nacido él, su padre protagonizó otra noche mágica, esta vez ante el Chelsea, que le sirvió al Barça para alcanzar los cuartos de final de la Champions y homenajear de la mejor forma posible el nacimiento de su tercer hijo. Y es que Messi no dio opción alguna al conjunto londinense para que la igualdad del choque de ida se repitiese en el Camp Nou.

3 BARCELONA

0 CHELSEA

Barcelona
Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets (André Gomes, min. 61), Rakitic, Iniesta (Paulinho, min. 56), Dembélé (Aleix Vidal, min. 67), Messi y Luis Suárez.
Chelsea
Courtois, Moses (Zappacosta, min. 67), Azpilicueta, Christensen, Rüdiger, Marcos Alonso, Kanté, Fàbregas, Willian, Hazard (Pedro, min. 82) y Giroud (Morata, min. 67).
Goles
1-0: min. 3, Messi. 2-0: min. 20, Dembélé. 3-0: min. 63, Messi.
Árbitro
Damir Skomina (esloveno). Amonestó a Sergi Roberto, Willian, Giroud y Marcos Alonso.
Incidencias
Partido de vuelta de octavos de la Liga de Campeones. Camp Nou.

A los tres minutos de partido ya había aparecido el astro argentino para poner franca la eliminatoria y, cuando más tozudo se había puesto el rival, volvió a resurgir el rosarino desde la calma para zanjar el tema. Su recital, el enésimo este curso, llevó en volandas al conjunto azulgrana que impone así la hegemonía del fútbol español en la siguiente ronda de la máxima competición continental.

Los dos primeros disparos del Barça acabaron en el fondo de la red de Courtois. Messi fue protagonista en ambos. Logró el tanto más rápido de su carrera como profesional, aprovechando una rocambolesca combinación dentro del área del Chelsea para ser más listo que el portero del conjunto 'blue', al que cogió con las costuras rotas.

Ernesto Valverde Entrenador del Barcelona «Estoy más aliviado que contento porque el Chelsea es un equipazo y nos hizo sufrir» Antonio Conte Entrenador del Chelsea «Messi es un jugador súper, súper top que cambia la suerte de un equipo»

Aturdido el Chelsea con el primer mazazo, vio cómo el potrero rosarino sacaba la magia a relucir para generar el segundo tanto de la noche. Le robó la cartera a su amigo Cesc, dejó atrás a cuanto rival le salió en el camino y terminó cediendo el cuero para que Dembélé se estrenará como goleador con la elástica azulgrana. Golazo del francés que fue la gran sorpresa de Valverde en el once inicial.

La eclosión del rosarino llegó de manera temprana pillando al Chelsea sin plan alternativo. Con apenas dos zarpazos se colocaba el Barça cómodo en la eliminatoria por más esfuerzo que hiciera el cuadro de Conte por buscar le meta de Ter Stegen. El verde mandaba sobre el guión establecido en la mente de los del Chelsea y el único que era capaz de crear peligro al Barça era el español Marcos Alonso. Suyas fueron las mejores ocasiones del conjunto británico antes del descanso mientras que los Hazard, Giroud o, la estrella de ida, Willian, penaban de puro ostracismo.

Goleador centenario

Cierto es que el Barcelona no ejerció un excesivo control sobre el juego tras el descanso y los dos goles, pero no es menos cierto que el equipo de Valverde se desenvolvía cómodo esperando a la contra al conjunto 'blue'. De hecho, avisó nuevamente el equipo local con un disparo de Luis Suárez que terminaba atajando Courtois,

El Chelsea salía rápido en busca de la portería que defendía Ter Stegen, pero tan pronto como llegaba al área culé, las ideas se apagaban en las cabezas de los atacantes. El Barça se defendía de forma notable. Las bandas hacían algo de daño a los azulgrana que sufrieron más de la cuenta con las salidas de Iniesta y Busquets. El primero, forzado por sus problemas físicos, no llegó a la hora de partido, mientras que el mediocentro se tuvo que retirar por problemas físicos.

Aprovechó el técnico del Chelsea para mover el árbol. Dio entrada a Morata y Zappacosta buscando algo de efectividad de cara a la portería. Porque si bien el Chelsea rondaba el área rival, las ocasiones claras no llegaban. Tampoco le sirvió, ya con el tercer gol, la entrada de Pedro, que quedó relegado a los minutos de la basura en este segundo partido entre ambos equipos.

Sea como fuere, y si en la mente de Conte había hueco alguno para la remontada, volvió a aparecer Messi, para poner el punto y final a esta eliminatoria. Para demostrarle al Chelsea que tendrá que esperar otro momento y otro rival para llegar más lejos en Champions. Y para recordarle al resto de clasificados que van a por la 'orejona'.

Apareció el argentino donde más le gusta, haciendo la jugada que ha repetido hasta la saciedad desde que debutara como profesional, pero a la que no termina de poner freno los rivales. Y volvió a marcar, haciéndole otro roto a Courtois y, de paso, lograr su gol número 100 en la Liga de Campeones. Cifra redonda que habla de lo que ha sido, es y será las estrella azulgrana en el viejo continente.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos