Rebajar la euforia y centrarse en lo que puede mejorar

Julen Lopetegui saluda a Jorge Sampaoli antes del 6-1 entre España y Argentina el martes. :: afp/
Julen Lopetegui saluda a Jorge Sampaoli antes del 6-1 entre España y Argentina el martes. :: afp

Lopetegui, pese a la racha sin perder de España, insiste en que Rusia será distinto y ya trabaja en fortalecer aspectos defensivos

RODRIGO ERRASTI MADRID.

«Hay que estar tranquilos y tener humildad, porque aunque han sido dos grandes partidos ante la campeona y la subcampeona del mundo, hay que recordar que son sólo dos amistosos. Para el Mundial aún queda tiempo», insistía ayer Koke con unas palabras que bien podría haber firmado Julen Lopetegui la noche del martes en la zona mixta del Metropolitano. España no conoce la derrota con Lopetegui y lleva 18 partidos invicta, siendo ahora mismo la selección que lleva más tiempo sin perder. También ha marcado en todos los encuentros con el técnico vasco y está a dos partidos del récord histórico de 'La Roja', ha conseguido su mayor goleada ante una campeona del mundo (el 6-1 frente a Argentina superó el 4-0 a Italia de 2012) y el 34% de los apostantes eligen a España como ganadora del Mundial, asentada en el 'top 4' junto a Brasil, Alemania y Francia.

También es favorita para los rivales de España en Rusia. Hervé Renard, técnico de Marruecos, explicó tras su triunfo ante Uzbekistán: «Antes de entrar en la sala de prensa estaba mirando al equipo español. Quería ver si estaban jugando con 12 ó 13. Es una selección que va al Mundial a buscar el título, a ser campeona. No es un equipo grande. Es un equipo muy grande», dijo el que será el último adversario en la fase de grupos. «Estamos en el camino idóneo. Nadie saca pecho. Mantenemos la calma. Nadie va a hacerse una foto con la Copa», serenó Sergio Ramos.

Desde dentro se apela a la «tranquilidad», cuando se insiste en que, por momentos, esta selección recuerda a la del ciclo inolvidable que permitió encadenar los títulos en la Eurocopa de 2008, el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012. «A los jugadores se les da la enhorabuena, se les da las gracias y se les dice la realidad; que esto no ha empezado todavía. Estamos contentos, hemos ganado a un equipo que fue subcampeón del último Mundial, con una historia fantástica... Nada más», reconocía «contento» Lopetegui, pero recordando que la diferencia entre ambas selecciones no es de 6-1. «Lo que hay que hacer es tener certezas y creer en el camino que hemos iniciado», expuso el seleccionador, que entiende la euforia que pueda generar en la afición pero prefiere centrarse en lo que se puede mejorar. «No voy a pelearme con nadie porque tenga ilusión y esté contento. Otra cosa es cómo lo gestionemos a nivel interno. Que la gente esté feliz o ilusionada.... Nosotros sabemos dónde estamos», insistió.

Rodrigo y Aspas parten con ventaja respecto a Morata, que parece perder el sitio por un extremo

Goles a balón parado

Así, se toma en cuenta que hay selecciones que han superado a algunos rivales con los que España no pudo, como es el caso de Brasil (que venció 0-3 en Rusia y 0-1 en Alemania) o Francia (que también superó al anfritrión en suelo ruso). Además, el cuerpo técnico ya se ha puesto a revisar aspectos a mejorar vistos en los dos últimos test antes de la lista definitiva. Por ejemplo, cómo mejorar un parte del aspecto defensivo. Y es que de los 12 goles encajados en su etapa, un 75% llegaron en acciones de estrategia o en jugadas a balón parado, el último el de Otamendi. Se solucionó cómo gestionar el balón parado ofensivo, como Silva como ejecutor de penaltis o golpe francos, pero se quiere potenciar cómo defender esas acciones sabiendo que apenas hay jugadores que superen los 180 centímetros.

Eso sí, están satisfechos porque algunas partes del trabajo técnico y táctico acaban teniendo un reflejo en el campo. Tras el empate en Düsseldorf se insistió en finalizar las jugadas y hubo casi pleno ante Argentina: nueve remates, seis de ellos a portería... y seis goles. Además, funcionó una las acciones que se venían trabajando desde hace meses. Iago Aspas marcó a pase de David de Gea. «Sin duda, los entrenadores aspiramos a que los equipos sean lo más completos posibles y manejen todos lo registros, y les ha salido fantástico», dijo el técnico. Los jugadores fueron a abrazar casi más a De Gea por su asistencia que a Aspas por su gol. En esos detalles se ve que se construyendo un equipo. Parece ya casi más un club que una selección.

El gallego marcó un gol, asistió y confirmó que es una variante que siempre le funciona a Lopetegui. Aprovechó su oportunidad, como Diego Costa. «Voy a hacer mi trabajo en mi equipo estos dos meses. Si no lo hago bien el míster no me convocará, así que intentaré hacerlo lo mejor posible», dijo el hispano-brasileño. Falta por ver si Morata logra colarse entre los elegidos para esta lista a costa de un defensa, ya que parece que sólo el lesionado Busquets y Sergi Roberto podrían modificar la actual selección.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos