El Real Madrid busca ante el Gremio su quinto título de 2017

Afronta la final del Mundial de Clubes con el aval de once victorias consecutivas en finales internacionales

ÓSCAR BELLOT MADRID.

Recompuesto del susto que le dio el Al Jazira, el Real Madrid busca ante el brasileño Gremio de Porto Alegre su tercer Mundial de Clubes y su sexto título en este certamen contando las tres Intercontinentales que alzó en 1960, 1998 y 2002. Un trofeo que le serviría para redondear el mejor año de su historia, ganador de la Liga, la Champions, la Supercopa de Europa y la de España y en el que únicamente se le escapó la Copa del Rey. Extendería además su formidable racha en las finales, con once ganadas de forma consecutiva a nivel internacional.

El Boca Juniors de Riquelme y Palermo fue el último capaz de tumbarle en la Intercontinental del año 2000. Desde aquel 28 de noviembre han transcurrido 17 años en los que la escuadra de Concha Espina presenta una hoja de servicios inmaculada, con cuatro Ligas de Campeones, cuatro Supercopas de Europa, una Intercontinental y dos Mundiales de Clubes para sus vitrinas.

Mucho más modesto es el palmarés del Gremio, que afronta su primera final del Mundial de Clubes tras deshacerse del Pachuca mexicano en semifinales con un gol en la prórroga de Everton. Actual abanderado del 'jogo bonito' en un campeonato brasileño que ha ido abdicando progresivamente del mismo, el campeón de la Copa Libertadores ha contravenido con ello a su propia historia, forjada en torno al espíritu aguerrido, pese a que por sus filas desfilasen jugadores como Ronaldinho o Renato Gaúcho, héroe de la única Intercontinental que jalona sus 114 años de historia, con dos goles al Hamburgo en la edición de 1983.

Habilidoso extremo derecho en su día, el actual técnico del Gremio es el único brasileño que ha sido capaz de levantar la Copa Libertadores como futbolista y como entrenador. La modestia no es una de sus virtudes, como puso de manifiesto al sostener que fue mejor que Cristiano Ronaldo. «Él es un gran jugador, pero no tan versátil como era yo. Es muy fuerte pero no tiene mucha técnica», proclamó. Afirmación que mantuvo la víspera de la final. «Tengo una gran admiración por Ronaldo, pero yo también tenía buenos partidos», defendió Renato, que atribuyó al Real Madrid la condición de «favorito» pero se mostró convencido de que su equipo está «preparado» para hacerle frente.

La misma determinación necesitará el Real Madrid si no quiere marcharse de Abu Dabi con las manos vacías. Zidane ya advirtió tras el desacertado partido que sus pupilos cuajaron ante el Al Jazira que sería preciso «subir» el nivel para no fracasar ante el Gremio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos