La 'quinta de Israel' está madura

De Gea, Isco, Bartra, Lopetegui, Koke, Nacho, Rodrigo e Illarramendi posan en el estadio donde triunfaron con la sub-21. :: Carmelo rubio

Lopetegui y gran parte de sus sub-21 vuelven al estadio donde fueron campeones

RODRIGO ERRASTI JERUSALÉN (ISRAEL).

El 18 junio de 2013 ha vuelto a la memoria de muchos futbolistas estos días. Aquella tarde se disputó la final del Europeo sub-21 entre Italia y España, que revalidó el título logrado en 2011, segundo título consecutivo y el cuarto en toda su historia. El conjunto de Julen Lopetegui arrolló a los transalpinos en el Teddy Stadium con una quinta espectacular liderada por Thiago, autor de tres goles en la final. Aquellos días varias de las jóvenes perlas cambiaron de equipo: Isco, el otro goleador en la final, fue reclutado por el Real Madrid cuando el Málaga esperaba traspasarlo al Manchester City, Carvajal fue repescado desde Leverkusen por el club blanco, Asier Illarramendi terminó también en el equipo merengue después de un traspaso récord para la Real Sociedad y el propio Thiago acabó en Múnich después de que Guardiola le convenciese de que el Bayern sería mejor para su carrera que el Manchester United. «Tengo un recuerdo muy bonito de aquel Europeo, volver es como cerrar el círculo», explicaba David de Gea, en el once de los mejores del torneo junto a Isco o Thiago.

Alicante fue un buen ejemplo de cómo se han adaptado: los tres goles fueron anotados por futbolistas que consiguieron el título europeo a las órdenes de Lopetegui. El primer tanto lo logró Rodrigo Moreno, al que citó Del Bosque en octubre de 2014 contra Luxemburgo pero que debido al mal momento del Valencia parecía haber perdido el tren de la absoluta. Lopetegui sabe lo que puede dar y por eso le recluta, en un momento complicado tras la ausencia de Diego Costa. El hispanobrasileño, que quizá convirtió su ocasión más complicada y marró otras más sencillas, espera ganar opciones aprovechando la lesión de Morata, el punta al que dejaba suplente en aquel Europeo en Israel menos en la final disputada ante Italia: «Es bonito que haya pasado así, circunstancias de la vida, casualidades que harán que sea especial para mí y para todos los que pudimos ganar el Europeo. Ojalá podamos ganar allí también y terminar del mejor modo la fase de clasificación. No solo me traen por mi rendimiento», dijo el delantero, que en 2013 marcó un gol en la semifinal a Noruega.

Los galones de Isco y Thiago

El segundo tanto fue obra de Isco, convertido en los últimos meses en el líder de juego de la selección. El malagueño ya fue entonces una pieza muy importante para Julen Lopetegui, que nunca ha ocultado su pasión por él. «No voy a negarlo, es un jugador que me gusta y creo en él. Creemos que nos puede ayudar», dijo tras citarle hace un año cuando solo acumulaba 57 minutos oficiales con el Real Madrid. Desde el primer momento apostó por el malagueño nada más llegar a la absoluta, ya que solo se perdió la primera lista al caer lesionado en el último momento. «Estoy muy bien y con confianza. La verdad es que tengo que agradecer al míster que cuando tenía menos minutos confió en mi y me trajo. Intento devolvérselo siempre que juego», aclaró antes de quitarle importancia al hecho de que si marca en Israel puede ser el pichichi de esta selección.

Aquel torneo en Israel le catapultó de manera decisiva para fichar por el Real Madrid, junto a Illarramendi. Malagueño y vasco enamoraron a Florentino Pérez, que como Ancelotti tenía los ojos puestos en aquel torneo por la presencia de Verrati. La espectacular actuación de Illarra en el torneo hizo que el club madridista hiciese un desembolso de 37 millones por un futbolista que apenas llegaba a los 27 encuentros como profesional en la Real Sociedad. «Es verdad que tengo un gran recuerdo de aquel torneo y del país, fue un momento importante en mi carrera», explicaba a este medio hace unos meses Illarramendi, que después no rindió en Chamartin del mismo modo que en la Real Sociedad, donde ha vuelto a recuperar su alegría y su fútbol. Lopetegui confía en sus condiciones y quiere darle minutos como posible sustituto de Busquets, si bien ante Albania colocó ahí a Saúl, que mezcló de manera perfecta junto a otros dos de la quinta: Koke y Thiago.

El mayor de los Alcántara está asociado a ese torneo, en el que hizo un 'hat-trick' perfecto en la final (con la derecha, la izquierda y de cabeza) para tumbar a Italia. «Es bonito volver a Israel y más con la clasificación lograda. Ilusiona un Mundial porque ya me perdí uno», dijo tras haber logrado el 3-0 en Alicante y minutos antes de que recibiese la confirmación de que una lesión en el tobillo le dejaría fuera del duelo en el Teddy Stadium, el mismo donde se llevó formado aquel balón por todos sus compañeros. Esa exhibición y buen juego en el torneo hizo que los grandes de Europa se lanzasen a por él, ya que su cláusula era de 'sólo' 25 millones.

En aquel momento muchos jugadores de aquella plantilla tuvieron opción de cambiar de equipo, pero algunos como Nacho o Bartra optaron por quedarse y pelear en el club de sus amores por una oportunidad... y algo de continuidad. Nacho, poco a poco, se ha hecho un sitio en el Real Madrid como multiusos cumplidor en todas las posiciones que ha jugado. «Es un sitio muy especial para nosotros. Fuimos campeones de Europa y con Julen. Hicimos un torneo espectacular y los recuerdos que vienen a la mente de aquellos días son muy bonitos», dice el madridista.

Mientras Bartra, al que Lopetegui quiso reclutar para el Oporto, finalmente se decidió a dejar el Barça cansado de la falta de oportunidades que Luis Enrique le concedió tras la salida de Martino. Ahora es feliz en Dortmund, donde es un fijo y gracias a su continuidad está en los planes del seleccionador. «Tenía ganas de estar aquí, volver a revivir lo que hicimos ya que vivimos una experiencia increíble en aquella Eurocopa. No solo porque lo ganamos sino también por la manera que lo hicimos. Será muy muy bonito volver a jugar en ese estadio y más después de lograr una clasificación que no es fácil ya que muchas selecciones se han quedado fuera. La verdad es que estoy muy contento por todo ello», explicaba una vez conocida la clasificación.

Faltan por lesión en esta expedición Carvajal y Morata (Bota de Oro entonces) con los que Lopetegui confía en repetir en Rusia la hazaña lograda en Israel, donde se forjó una quinta -que ha aportado once futbolistas a la absoluta contando a Íñigo Martínez- que aspira a dar el salto definitivo el próximo verano mundialista.

Más

Fotos

Vídeos