Un 'rey' y un 'principito' para asaltar el trono de la Europa League

Diego Pablo Simeone./
Diego Pablo Simeone.

Diego Simeone iguala en títulos a una leyenda como Luis Aragonés, mientras la plantilla presiona a Griezmann

JAVIER VARELA

Madrid. El Atlético volvió a conquistar Europa y lo hizo de la mano de su 'rey', Diego Pablo Simeone, y su 'principito', Antoine Griezmann. Como si de un cuento se tratara, los rojiblancos lograron su tercera Europa League en una final redonda que refleja a la perfección lo que es este equipo. Supo sufrir cuando había que hacerlo y logró jugar al fútbol cuando tocaba. Un grupo que siguió a pies juntillas lo que siempre ha pedido su líder espiritual. El título confirma que el 'cholismo' sigue muy vivo y corta una racha de tres años que había empezado a poner en duda el equipo hecho a imagen y semejanza de Simeone.

Cholo confirmó en Lyon que está cerca de ser el mejor entrenador de la historia del Atlético, con permiso de Luis Aragonés, la leyenda rojiblanca. Suma seis títulos (una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de España, dos Europa League y una Supercopa de Europa), los mismos que el 'sabio de Hortaleza', que levantó una Liga, tres Copas del Rey, una Supercopa de España y una Copa Intercontinental.

Ambos son los entrenadores que hicieron que el club diera un paso más. Y eso que no ha sido una temporada fácil para los rojiblancos, que comenzaron con la sanción de la FIFA que le impedía fichar, el cambio de estadio, el nuevo escudo, la dolorosa eliminación de la Champions... Un ejercicio que es fiel reflejo de lo que es este equipo desde que llegó Simeone al banquillo: caer y levantarse. «Ha sido una temporada difícil pero este trofeo es mucho más que la Copa, es el valor al trabajo, la constancia, el insistir...», confesaba el técnico con la cantinela que ha grabado a fuego a sus jugadores.

Griezmann y su futuro

Y como todo rey que se precie tiene su príncipe, en este caso 'principito'. Antoine Griezmann fue el protagonista de la final con sus dos goles, algo que se repite cada vez que el Atlético conquista la Europa League. El galo hizo doblete en Lyon, como en su día hizo Radamel Falcao en la final de Buscarest ante el Athletic, en 2012, o Diego Forlán en Hamburgo ante el Fulham, en 2010.

Entonces los dos terminaron saliendo del Atlético y Griezmann, hoy por hoy, tiene todas las papeletas de seguir su camino. Y eso que la plantilla se encargó de meterle presión cuando todavía estaban en el césped de Lyon y rodeados de confeti. «Para nosotros va a ser el jugador más importante en las próximas temporadas. Alguna pulla le hemos tirado, que no se puede ir, que le sirva para quedarse», sentenciaba Gabi.

El que más claro lo dejó fue el consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil Marín, que insistió al francés que ha llegado la hora de decidir: «Es lo que él quiera decidir, si quiere hacer historia en el Atlético y que todo gire a su alrededor o irse a un club donde nunca entrará en la historia». Y mientras Griezmann deshoja la margarita, el Atlético celebrará hoy con toda su gente el sexto título de la era Simeone en la fuente de Neptuno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos