La pegada, la ecuación a resolver

Isco encara a Ter Stegen en el partido disputado entre Alemania y España el viernes. :: efe/
Isco encara a Ter Stegen en el partido disputado entre Alemania y España el viernes. :: efe

España no tradujo en goles su superioridad en Alemania, ya que sólo Isco remató entre los tres palos, además del tanto logrado por Rodrigo

RODRIGO ERRASTI MADRID.

«Hay cosas que mejorar», reconocieron en la zona mixta del Esprit Arena de Düsseldorf tanto Julen Lopetegui como Jordi Alba y Sergio Ramos. Todos sabían que debieron haber golpeado más a Alemania cuando la tuvieron metida en su área. España llegó a tener una posesión de 176 segundos, más de la mitad en campo ajeno, pero la pelota acabó en las manos de Ter Stegen sin que llegase a rematarla Silva tras un pase de Isco. Después de un empate que ilusiona, el equipo verbalizó de manera clara que solo dos remates entre los tres palos -el gol de Rodrigo y la ocasión de Isco- era un escaso bagaje ofensivo para semejante dominio. «Hemos hecho cosas que están a la altura de muy pocas selecciones. Creemos en este grupo y en la manera de jugar. Siempre hay aspectos a mejorar. No hay que sacar pecho, pero estamos convencidos de nuestras posibilidades», consideró el capitán Ramos.

En muchos momentos parecía que se buscaba un pase casi imposible en lugar de terminar la jugada. «Tal vez el tiro desde lejos no es nuestra mejor virtud. Es mejor llegar a línea de fondo con laterales y a puntos de remate, pero depende del partido. Los jugadores que estuvimos sobre el campo no vimos tiro a media distancia como sí se ve desde fuera. Todos pensamos que nuestra mejor virtud es entrar con los laterales hasta línea de fondo», afirmó ayer Saúl en la sala de prensa de Las Rozas. Llama la atención la reflexión del primer debutante de la era Lopetegui, iniciada hace 21 meses, porque fue el único que lo intentó desde lejos y que es posiblemente el mejor cañonero de la selección tal y como ha demostrado en el Atlético.

El cuerpo técnico lo ha trabajado y comentado con los futbolistas que tienen buen golpeo lejano. Entre ellos Koke, Isco, Aspas e incluso con Ander Herrera, cuando el vizcaíno fue citado hace unas convocatorias. «Desde fuera lo ves y piensas que con tanta calidad eran capaces de meterse en la portería con el balón. Siempre digo que es fácil pasarte la pelota en tu campo. Lo difícil es hacerlo en el rival y la selección da 25 o 30 toques allí. Allí abajo quizás piensas por qué arriesgar chutando de fuera si puedes meterla en la línea de gol. Muchos también tienen un gran disparo y creo que mezclar ambas opciones es lo bueno», decía el centrocampista del Manchester United.

Solo cinco de 53 desde lejos

En los 17 encuentros con Lopetegui, la selección tiene la mejor media goleadora de la historia -3,11 por encuentro-, ha evolucionado en la estrategia -con Silva como ejecutor de faltas y penaltis-, es más coral -los 53 goles se han repartido entre 17 jugadores- y posee un mayor orden defensivo -apenas 11 tantos encajados-, pero aún no logra romper duelos desde lejos. Solo el doblete de Isco ante Italia, dos de los 18 con Liechtenstein (Morata en León y Silva en Vaduz) y uno en Israel (Illarramendi) tuvieron éxito desde fuera del área. 5 de 53.

Por contra, Alemania, con menos posesión, completó 9 disparos. Cuatro a puerta, ya que además del golazo de Müller hubo dos paradones de De Gea -a Draxler y a Gundogan- y otro remate se estrelló en los palos. «Para el espectador fue bonito. Hemos tenido ocasiones para ganar. Alemania cuenta con jugadores más fuertes, que se sienten cómodos en las transiciones. Por eso abríamos el campo y buscábamos el control del balón», valoró Lopetegui, quien fiel a su costumbre visualizó en vídeo el encuentro antes de acostarse cuando la expedición llegó a las cinco de la mañana a Madrid.

Jordi Alba destacó que ante los germanos, que «tienen prácticamente la misma idea de fútbol que nosotros», la selección hizo «muchas cosas bien como robarles el balón en su campo y generar ocasiones claras». Y el técnico alemán Joachim Löw elogió a España: «Se nota que sus jugadores llevan mucho tiempo juntos, con automatismos que funcionan a la perfección. Responden ante presión con sosiego y tranquilidad. No es fácil evitar sus ataques o que marquen un gol bonito como el que hicieron».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos