Neymar ya es jugador del PSG

Los representantes legales de Neymar depositan en las oficinas del Barça el talón con los 222 millones. :: LOLA BOU. afp/
Los representantes legales de Neymar depositan en las oficinas del Barça el talón con los 222 millones. :: LOLA BOU. afp

El brasileño protagoniza el traspaso más caro de la historia del fútbol y se coronará como monarca absoluto de la escuadra que entrena Unai Emery Firma por cinco temporadas tras pagar al Barça los 222 millones de su cláusula de rescisión

ÓSCAR BELLOT MADRID.

Neymar ya es jugador del París Saint-Germain. El delantero firmó ayer el contrato que le vincula al conjunto de la capital francesa por las próximas cinco temporadas, a razón de unos 30 millones de euros netos anuales más bonus y una suculenta prima para su padre por mediar en la operación.

Se pone así punto y final a la folletinesca marcha del brasileño al cuadro galo, que vivió ayer un último y enrevesado capítulo que rozó el esperpento. Un día después de que el futbolista se despidiese de los que hasta ahora habían sido sus compañeros de vestuario y comunicase al club su decisión de poner fin a su etapa en la ciudad condal, los abogados del delantero acudieron por la mañana a la sede de LaLiga para abonar los 222 millones de euros estipulados en la cláusula de rescisión que figuraba en el contrato que el paulista rubricó hace apenas un año y por el que ampliaba su vinculación con la escuadra blaugrana hasta 2021 con una suculenta mejora de sus condiciones salariales, hasta los 25 millones de euros anuales.

LaLiga, cumpliendo la amenaza vertida la víspera por su presidente, Javier Tebas, se negó a aceptar el abono, argumentando una presunta violación por parte del conjunto parisino del 'fair play' financiero de la UEFA. El desafío provocó la cólera de la liga francesa, que se apresuró a pedir al organismo español que no bloquease el traspaso, exigiendo a través de un comunicado que se ajustase «al reglamento de la FIFA y sus atribuciones».

El paulista cobrará 30 millones netos anuales por las cinco campañas que quedará ligado al PSG

Situados ante esa tesitura, los representantes legales del brasileño acudieron por la tarde a las oficinas del Camp Nou y allí resolvieron la extinción de su vinculación contractual con la entidad azulgrana abonando con un talón los 222 millones que LaLiga no quiso aceptar. Así lo notificó el vigente subcampeón de Liga mediante un comunicado en el que advirtió que «trasladará a la UEFA los detalles de esta operación para que depuren las responsabilidades disciplinarias que puedan derivarse de este caso».

A Neymar, a estas alturas, poco le importa. Su anhelo, y el de su padre, de vestir la zamarra de la entidad presidida por Nasser Al-Khelaïfi, se verá satisfecho y su presentación tendrá lugar mañana con los fastos precisos para coronarle como máximo referente de un equipo que aspira a lograr el hueco entre los grandes que hasta ahora se le ha negado.

Superior a Pogba

El de Neymar es, de largo, el traspaso más caro de la historia, una astronómica operación que pulveriza los 105 millones de euros que pagó el pasado verano el Manchester United a la Juventus para reclutar a Paul Pogba y los 101 millones que desembolsó el Real Madrid hace cuatro campañas para sumar a sus filas a Gareth Bale, arrebatado al Tottenham tras una dura negociación.

Mucho más turbulenta ha sido la marcha de Neymar del Barça, el club al que arribó para conjugar primero una dupla aterradora con Leo Messi y posteriormente uno de los tridentes más demoledores de la historia una vez que se añadió a ellos el uruguayo Luis Suárez. Neymar, enésimo heredero al trono de Pelé, que al igual que él militó en el Santos, y postulante a la corona de Messi en 'Can Barça', aunque el paulista se cuidó muy mucho de guardar las formas para que el argentino no recelase, es ahora un villano como en su día lo fue Luis Figo, perpetrador de la traición más sentida hasta la fecha por los aficionados culés al recalar en el Santiago Bernabéu escuchando los cantos de sirena de Florentino Pérez y previo pago de los 10.000 millones de las antiguas pesetas que costaba su libertad.

Tras cuatro temporadas con muchas luces sobre el césped y otras tantas sombras en los juzgados a raíz de las siempre controvertidas cifras de su fichaje en 2013, Neymar se convertirá en el monarca absoluto del PSG. Venció el último obstáculo que le puso Javier Tebas, presidente de LaLiga, que escudó su negativa a aceptar el abono de los 222 millones de euros en el presunto incumplimiento del 'fair play' financiero de la UEFA que a su juicio está cometiendo el PSG. Tebas acusa al club francés, propiedad de un fondo soberano catarí fundado por el anterior emir de ese país, de «dopaje financiero». La UEFA reconoció ayer que vigila atentamente la operación y recordó que todos los conjuntos europeos deben respetar las reglas de ese 'juego limpio' en sus cuentas, pero precisó que el impacto del fichaje de Neymar en las mismas no se puede juzgar con antelación al cierre del mercado de fichajes, ya que la escuadra gala podría vender a algunas de sus figuras para cumplir las normas.

Al caso Neymar seguramente le quedarán vericuetos legales, pero el futbolista estará a las órdenes de Unai Emery para la temporada 2017-2018. Al Barça le queda lidiar con el enfado de los socios y, sobre todo, cubrir un hueco enorme en lo deportivo y la mercadotecnia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos