Messi guía y Ter Stegen salva

Leo Messi, rodeado de futbolistas del Athletic, en una acción del partido disputado en San Mamés. :: Vincent West / reuters/
Leo Messi, rodeado de futbolistas del Athletic, en una acción del partido disputado en San Mamés. :: Vincent West / reuters

Ganó el equipo azulgrana en San Mamés con goles del argentino y Paulinho y una brillante actuación del portero alemán

JESÚS BALLESTEROS

La historia también se escribe con renglones torcidos. Nadie recordará que el Barcelona hizo uno de sus peores encuentros en San Mamés pese a la victoria. Quedará en la retina ese 0-2 mentiroso (por lo de que el gol de Paulinho llegara en el descuento), que Messi volvió a marcar, quedará también en la memoria la brillantísima noche de Ter Stegen y, por supuesto, que el equipo de Valverde firmó su mejor arranque de competición consumidas las diez primeras jornadas.

0 ATHLETIC

2 BARCELONA

Athletic
Arrizabalaga, Lekue, Laporte, Núñez, Bóveda, San José (Beñat, min. 68), Iturraspe, Córdoba, Raúl García, Williams (Susaeta, min. 82) y Aduriz.
Barcelona
Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, André Gomes (Semedo, min. 82), Paulinho, Messi y Luis Suárez.
Goles
0-1: min. 36. Messi. 0-2: min. 92. Paulinho.
Árbitro
Martínez Munuera (valenciano). Amonestó a Iturraspe, Busquets, Piqué, Paulinho, Umtiti.
Incidencias
Estadio de San Mamés. 43.750 espectadores.

Pensarán en Can Barça que los títulos se ganan en partidos como éste. Donde brilló por su ausencia la creación de juego, donde el equipo jugó a ramalazos y donde incluso llegó a mostrar cierto grado de ansiedad por sacar el resultado adelante.

Pero dicho todo lo anterior, la solvencia que está mostrando el Barcelona está fuera de toda duda. Queda por ver si los ramalazos de buen fútbol que muestra en cada partido le darán para lograr victorias decisivas y celebrar títulos.

El equipo de Valverde ha ganado trece de los 16 partidos oficiales disputados hasta la fecha, pero siempre deja un resquicio abierto al debate. Ante el Athletic volvió a ocurrir lo de los últimos partidos. El Barça deja pasar una cantidad importante de minutos, parece abducido, ajeno al choque, para luego aparecer, mostrar una capacidad ofensiva insultante y terminar la faena con goles. Pero antes ha arriesgado, ha visto el peligro demasiado cerca, ha desaprovechado alguna que otra ocasión clara. Es un patrón.

El líder pudo llegar al descanso con una mayor ventaja. Messi y Paulino estrellaron sendos disparos contra la madera en ocasiones clarísimas. Pero no es menos cierto que para que el Barcelona se fuese con ventaja al parón fue clave una nueva aparición de su estrella, así como dos brillantes paradas de Ter Stegen que evitaron que Aduriz sumara un doblete en San Mamés. Especialmente espectacular fue la segunda, mano a mano ante el ariete rojiblanco. Dos minutos después de esa mano mágica del cancerbero alemán, Messi marcaría para los suyos.

La conexión del argentino con Jordi Alba es ya una tradición. El zaguero puso un pase medido al atacante tras una buena conexión de éste con Paulinho. Una jugada de tres toques que acabó con el gol al fondo de las redes de Kepa.

No achantó el gol al Athletic que volvió a reiniciar el duelo en mejores condiciones que el rival. Al equipo de Ziganda le falló el acierto de cara a la meta de Ter Stegen. Luis García pudo colocar las tablas en el marcador de cabeza, pero el testarazo dio en la madera.

Lejos de poseer el control del duelo, el Barça rondaba la portería de Kepa más por inercia que por ser dominador del choque. Los cambios de Valverde en otra semana de tres partidos, dejaban una medular inédita en el conjunto culé. A Rakitic lo flanqueaban Paulinho y André Gomes (Iniesta fue baja de última hora por culpa de unas molestias), y el fútbol de creación brillaba por su ausencia.

Apuró Valverde para introducir los cambios. El primero no llegó hasta el tramo final, cuando el Barcelona ofrecía una imagen inédita perdiendo tiempo en cada jugada a balón parado. Seguía el Athletic empeñado en sacar algún rédito de un Barça muy flojo, pero Ter Stegen no estaba por la labor de que le estropearan la noche. Y por cuarta vez, cuando se consumían los últimos minutos, sacó un nuevo testarazo de Aduriz. Por contra, el tanto de Paulinho llegó cuando el Athletic ya sólo tenía fuerzas para atacar y los espacios eran letales para cualquier rival.

Fotos

Vídeos