El Marbella recupera la sonrisa

Ferrón celebra con dos compañeros el primer gol del Marbella en el encuentro de ayer. :: julio rodríguez/
Ferrón celebra con dos compañeros el primer gol del Marbella en el encuentro de ayer. :: julio rodríguez

JULIO RODRÍGUEZ MARBELLA.

El Marbella ogró ayer su quinta victoria liguera, todas en el Municipal, tras doblegar por 2-1 a un Lorca que planteó batalla en la primera parte. Es un triunfo que cierra la racha de tres partidos sin ganar y sirve para afrontar con confianza el duelo de este domingo contra un Linense en puestos de ascenso a Segunda. Ferrón abrió el marcador, empató de penalti el cuadro murciano y Chus Hevia certificó la victoria marbellí.

Más goles que fútbol en la primera mitad. El técnico local Fernando Estévez sorprendió con un planteamiento más ofensivo de lo habitual. Acostumbrados de ver a un medio punta como hombre más adelantado, esta vez Chus contó con la compañía no ya de un delantero sino de dos. Otín, escorado a la izquierda, y Ferrón, de 'nueve', fue la apuesta ante una defensa de cinco hombres que planteó el entrenador visitante, Sánchez Palomeque. En el tanteo inicial se mostró suelto el cuadro lorquino llegando bien, hasta que tenía que ejecutar el último pase en las inmediaciones del área. Sin embargo, golpearon antes los blanquillos.

Ferrón se fabricó el 1-0 sin la aportación de nadie más. Recibió a 25 metros de portería, ganó metros caminando sin que la defensa le encimara y aprovechó el espacio para perfilarse en el área y lanzar cruzado al palo largo de Alberto Hortal. Ejecución académica que sirvió para que el algecireño lograra su primer tanto en la temporada, también el único gol del curso para cualquiera de los tres delanteros del equipo. La ventaja tempranera no desinfló a los visitantes que gracias a un versátil Pedro y Carrasco seguían inquietando las inmediaciones de Wilfred. Tanto se acercaron que, en un intento de despeje, Lolo Pavón encontró la pierna del delantero y cometió un penalti tan claro como absurdo. El cancerbero del Marbella adivinó el lado, pero Carrasco logró la igualada.

La reacción no acababa de llegar por la falta de fluidez local. El caudal ofensivo habitual suele llegar por las bandas y en la primera mitad estuvieron desasistidas. Corpas no tenía protagonismo y en la izquierda Otín se venía al centro, no era el extremo puro que ganaba la línea de fondo como Rioja. Los dos equipos tuvieron sendas oportunidades para adelantarse en el marcador antes del descanso. Cañadas, que entró en el minuto 38 por un lateral para pasar a cuatro defensas, lanzó una falta magistral que encontró la respuesta de Wilfred y el larguero. Respondió el Marbella con una gran acción en la que participaron Indiano, Corpas, Chus y Marcos Ruiz que sirvió de cabeza a Ferrón para enviar el balón fuera por poco.

La entrada de Luis Rioja, vital

En la segunda mitad Estévez dio entrada a Luis Rioja, que no fue titular por problemas en el gemelo, y el panorama cambió del todo. El extremo fue un filón por la izquierda y Corpas se dejaba ver porla derecha. Lolo Pavón tuvo un balón perfecto para desquitarse. Indiano le puso un centro a su cabeza, pero el remate a dos metros de portería lo envió fuera. Fue el preludio del gol en la acción más simple del fútbol. Luis Rioja pegado a la banda, centro al área pequeña y la pelota medida a la cabeza de Chus Hevia no la desaprovechó el 'pichichi' del equipo para dar la victoria momentánea a los suyos y hacer su cuarto gol en Liga. Los lorquinos se sintieron superados por un Marbella que daba un paso al frente para controlar el juego.

Con el duelo aún abierto los locales reforzaron el centro del campo con Sergio Narváez y quitaron a Ferrón para meter a un central. Rafa Navarro, uno de los más queridos por la afición, hizo su debut. Rioja pudo amplia la renta en un contraataque bien conducido por Narváez pero la acción quedó invalidada por fuera de juego. Al final, tres puntos que respaldan el humilde trabajo del Marbella.

Fotos

Vídeos