El Malagueño consolida el liderato en los últimos minutos

Los hombres de Dely Valdés salvan un partido aburrido en la recta final con los goles de Ían Soler e Hicham

EMILIO MORALES

MÁLAGA. Cuando el fútbol no aparece, o no quiere aparecer, los grandes equipos se distinguen por su eficacia. Y así fue. En un partido en el que el buen juego brilló por su ausencia, el Atlético Malagueño consiguió que los tres puntos se quedaran en la Federación después de un choque disputado contra el Huétor Tájar. Los comentarios en la grada apuntaban en la misma línea: la afición ya tiene casi asumido que será más que difícil solventar los problemas del primer equipo durante esta campaña y ponen su ilusión en que el filial consiga dar una alegría a una hinchada que de momento se encuentra expectante, pero siempre apoyando a los suyos.

Es por ello que en el campo de la Federación, ayer en un horario inusual -el normal es a las 12.00, y ayer el cuero empezó a rodar a las 17.00- hay muchas ganas de ver fútbol y resultados. Ayer sólo sucedió lo segundo, pero sirve para que los blanquiazules se distancien del Almería B, que poco después caería contra El Palo en San Ignacio.

Volviendo estrictamente al partido, en la primera parte ambos equipos se tanteaban sin demasiada intensidad en sus acciones. Es cierto que el Malagueño, y más jugando en casa, llevaba el peso del juego, pero no acababa de llegar con peligro a los aledaños del guardameta visitante. Dely Valdés tenía claro que haría cambios en el comienzo de la segunda mitad. Y así fue.

En la reanudación todo cambió, aunque no lo hizo en los primeros minutos, y los aficionados comentaban entre ellos que podría ser el típico partido que acabase en tablas, y más aún cuando los blanquiazules podían permitirse un ligero traspié. No fue así, y fueron dos acciones las que condicionaron el resto del encuentro.

Igualdad deshecha

La primera fue la jugada del 1-0, en el que una buena acción por la banda brindó el primer centro con sentido que Ían Soler envió al fondo de las mallas rivales. Esto sucedía en el minuto 63, y sólo uno más tarde Esteban, jugador visitante, recibió la segunda amarilla y tuvo que marcharse expulsado antes de que el encuentro finalizase.

Ahora sí. El Malagueño comenzó a tener más posibilidad de encontrar huecos ante un equipo frustrado por el gol y la expulsión. No bajó los brazos, pero el partido se le ponía muy cuesta arriba. Fue en el minuto 70 cuando los locales pusieron la puntilla. El balón le llegó a Hicham, y este no suele fallar.

A falta de muy pocas jornadas para que finalice la fase regular -sólo seis- este equipo vuelve a tener en su mano jugarse el ascenso a una categoría, Segunda B, que por juego le pertenece. Hasta la fecha parece que el juego y, cuando no, el resultado acompaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos