Lyon o la (otra) gloria europea del Atlético

Los futbolistas del Atlético, completando ayer el último entrenamiento antes de la final en Lyon. :: Christian Hartmann / reuters/
Los futbolistas del Atlético, completando ayer el último entrenamiento antes de la final en Lyon. :: Christian Hartmann / reuters

El equipo de Simeone aspira a un título tras reinventarse después de un cambio de estadio, de escudo y de caer en la Champions

RODRIGO ERRASTI ENVIADO ESPECIAL LYON.

El Atlético vuelve a estar a 90 minutos de ganar un título europeo. «Todo lo que hemos vivido estos años ha sido historia para toda la vida. Ojalá podamos poner una medallita más», deseó Juanfran. Es la quinta final europea del club en esta etapa iniciada por Diego Simeone hace seis años y que confirma el gran momento histórico de la entidad si se tiene en cuenta que antes había disputado sólo otras seis: tres de Recopa (61-62, 62-63, 85-86), una de Copa de Europa (73-74), otra de Europa League (09-10) y la posterior de la Supercopa de Europa (09-10).

Es cierto que muchos esperaban que en lugar de Lyon el Atlético llegase a Kiev, pero la plantilla recuerda el camino hasta esta final. «Levantar la Europa League es importante y en un año difícil, con cambio de estadio, no se pudo fichar en verano, han venido menos de los que se han ido, lesiones. La plantilla parece que se ha quedado corta y fue un palo quedarse fuera de la Liga de Campeones en la fase de grupos. Pero con todo y con eso, el equipo ha sido capaz de levantar la cabeza y de ser realista y decir: 'Vamos a ir a por la Liga y vamos a tomarnos en serio la Europa League'», recuerda Fernando Torres.

El delantero de Fuenlabrada, que no será titular, confía en Griezmann y Costa, y recuerda que no quiere un protagonismo extra siendo el que levante el trofeo en caso de que el equipo sea campeón. «Es un detalle menor. Me da igual quién levante la copa en Lyon. Yo sólo quiero que ganemos. La copa que la levanten Gabi, Koke y Godín que son los capitanes. Seré feliz haciéndome una foto en el campo con la copa junto a mis compañeros. Esa es con la que he soñado».

Simeone no pierde oportunidad de recordar que la «temporada no ha sido fácil» pero destaca que «tras la salida de la Champions el equipo se reinventó». «La salida la afrontamos con responsabilidad, centrados con decisión en la Europa League y compitiendo muy bien. Todos imaginaban la posibilidad de que el Atleti pudiera estar en esta final y hemos llegado», dice con orgullo, consciente de que sus futbolistas tienen más experiencia en estas citas.

Gabi no oculta que ha sido la campaña «más difícil de superar». «Es el más duro de los últimos años en el Atlético. Reinventar a jugadores que no eran tan importantes en fechas pasadas y ahora lo son. Si el vestuario no está unido y no sabe la importancia de jugar en este equipo es difícil salir adelante. Quedarnos con tan poca gente al final pasa factura y nos hemos vuelto a plantar en una final», agrega el capitán. Ganar tendría otro premio: jugar la Supercopa europea ante el vencedor de la final de la Champions, confirmando por qué es ahora el segundo club en el ranking UEFA.

Eso sí, en el vestuario atlético se tiene muy claro que el Marsella, por calidad y momento de juego, será un rival muy difícil. «Va a ser un partido complicado, en su país, con su gente y tiene grandes individualidades de centro del campo para arriba. Tiene gente buena. Va a ser complicado porque una final está al 50% y vamos a tener que dar el máximo para poder ganar», dijo Gabi.

Payet y Thauvin, el peligro

Enfrente tendrá a un histórico como el Olympique de Marsella, campeón de Europa en 1993 ante el Milan pero que fracasó en su última final europea ante el Valencia de Benítez. Es un equipo que genera mucho peligro, con Payet y Thauvin, especialmente, aunque también sufre mucho en defensa: sólo en dos partidos de los últimos 18 no encajó. No se le puede culpar de ello a Steve Mandanda, que ha estado de baja por una lesión en el muslo pero podrá jugar mientras se mantiene la duda de Rolando, autor del gol clave en semifinales.

«Podemos creer en el triunfo contra el Atlético porque hemos demostrado que somos un gran equipo. Vamos a jugar con hambre de éxito y con el corazón», avisa Payet, que ha participado en la mitad de los 20 goles de su escuadra en la competición (siete asistencias y tres goles). Es junto a Thauvin, que lleva ocho tantos y dos asistencias en los últimos ocho partidos, el principal peligro del Marsella.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos