El Liverpool, con Klopp a la cabeza, ya prepara en Marbella la final de la Champions

El entrenador del Liverpool, Jurgen Klopp, a su llegada ayer al aeropuerto. /EFE
El entrenador del Liverpool, Jurgen Klopp, a su llegada ayer al aeropuerto. / EFE

El rival del Madrid se blinda en las instalaciones del Marbella Football Center, donde permanecerá hasta el sábado por la tarde

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Con un dispositivo de seguridad más propio de un equipo israelí cuando juega fuera de su país –de ello pueden dar fe en el Unicaja–, con entrenamientos a puerta cerrada y con una planificación que se comunicará día a día. El Liverpool, finalista de la Champions junto al Real Madrid, se ha blindado en Marbella, en las instalaciones del Marbella Football Center, para comenzar la preparación del encuentro que se disputará el sábado de la próxima semana, día 26, en Kiev.

«Queremos aislarnos por completo». Esa fue la premisa que trasladaron desde el Liverpool a los responsables del Marbella Football Center cuando plantearon la posibilidad de ejercitarse en sus instalaciones en los primeros días de trabajo cara a la final. En la noche del mismo martes se trasladó la orden de tener preparado todo el dispositivo para un entrenamiento, pero sin confirmar que fuera a celebrarse. Finalmente sí se produjo y concluyó pasadas las siete de la tarde.

A la cabeza del Liverpool se encuentra un entrenador de infausto recuerdo para el malaguismo, Jurgen Klopp, responsable del equipo rival en la eliminatoria que concluyó con el 'robo de Dortmund' hace cinco años. El entrenador germano, que en la ida en La Rosaleda sorprendió por su talante dicharachero y sus ocurrencias en su comparecencia ante la prensa, ofreció en el campo del Borussia una imagen que dejó bastante que desear, tanto en el encuentro como especialmente en su valoración posterior al partido. Entonces, minutos después de las vergonzosas decisiones adoptadas en contra del Málaga por el cuerpo arbitral encabezado por el escocés Craig Thomson, lanzó bromas, secundado por los periodistas locales.

El plan del Liverpool pasa por permanecer hasta el sábado por la tarde, cuando dejarán las instalaciones del Marbella Football Center después de un último entrenamiento. La expedición, compuesta por más de sesenta personas, se encuentra alojada cerca, en el hotel La Quinta, y en principio la intención es desplazarse en autobús para estar alejados de aficionados y periodistas. No obstante, ayer por la tarde sí lo hicieron en bicicletas, aunque vigilados por un estricto dispositivo de seguridad. El plan de trabajo se desconoce en principio, aunque los responsables del recinto marbellí lo tienen todo preparado para que el equipo liderado por el egipcio Salah se ejercite a la hora que considere conveniente. No quieren la más mínima distracción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos