Fútbol

Zozulya se desvincula del Rayo

Zozulya, en una de sus visitas a la CIudad deportiva del Rayo.
Zozulya, en una de sus visitas a la CIudad deportiva del Rayo. / Efe
  • El club vallecano ha llegado a un acuerdo con el Betis para rescindir el contrato de cesión del ucraniano, que podría ejercer en la MLS estadounidense

El delantero ucraniano Roman Zozulya ha rescindido este jueves su contrato con el Rayo Vallecano de mutuo acuerdo, después de que sus agentes negociaran la resolución del vínculo con el club franjirrojo antes de decidirse por alguna de las ofertas que les han llegado a lo largo de estos días. Al final, ambas partes se han ‘perdonado’ dinero para resolver una situación que parecía un callejón sin salida. A partir de ahora, el destino más probable del atacante será la MLS estadounidense.

Mucho ha tenido que ver para este desenlace que la FIFA haya hecho una excepción al permitir que Zozulya pueda marcharse a una de las ligas que comienzan a principios de 2017, como algunas en el Norte de Europa, China y la MLS. Vladimir Kuzmenko, uno de los representantes del jugador ucraniano, afirmó en Ucrania, a Fútbol 1, que «Zozulya tiene bastantes opciones para poder continuar su carrera. No tendrá problemas para jugar. Diremos los clubes que le pretenden cuando nos den permiso».

Según anunció el Betis en un comunicado oficial, Roman se seguirá entrenando de forma provisional con el equipo verdiblanco que dirige Víctor Sánchez del Amo hasta que se resuelva definitivamente la situación, aunque no pueda jugar con el equipo andaluz por haber sido ya inscrito en el Rayo el último día de mercado invernal.

Rafael Salas, consejero de la entidad heliopolitana, explicó durante esta semana que «sería de necios pensar que Zozulya es un jugador bueno para el Betis». Además de lo que resta de temporada, el ucraniano tiene todavía dos años de contrato más en el club del Benito Villamarín, donde tendrán que seguir abonando buena parte de su ficha, que asciende a un millón de euros anuales.

«Situación insostenible»

Tras un mes largo de polémicas se pone fin a un culebrón desagradable que trajo en jaque al jugador, a los dos clubes implicados, a la Liga y a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Desde que se hizo pública la marcha de Zozulya al Rayo se desataron las hostilidades contra el jugador por parte de la afición del club del barrio de Vallecas y en especial de los ‘Bukaneros’, peña integrada por hinchas radicales de extrema izquierda que amenazaron a un delantero por su presunta ideología nazi.

«Roman no se va a meter en la boca del lobo. Ir a un sitio en el que ve que le van a recibir mal un día y otro, no es fácil. La situación es insostenible», reconoció en diferentes ocasiones el represente del jugador en España, José Lorenzo, quien recordó que incluso antes de un partido del Rayo contra el Almería los aficionados del equipo franjirrojo se manifestaron contra el futbolista.

Zozulya ya avanzó el 4 de febrero que con seguridad no defendería la camiseta del Rayo. «¿Pueden garantizar la seguridad de mi hija en el parque? Entre fútbol y familia, lo primero es mi familia. Creo que la respuesta sobre volver o no es es clara y directa. Puedo no llevar a la familia a Madrid, pero creo que deben estar conmigo», manifestó el ucraniano ese sábado en una web de su país.

Lorenzo, por su parte, insistió entonces en denunciar la presión que han ejercido los «Bukaneros» para impedir con sus amenazas que Zozulya juegue en el Rayo tras el acuerdo para su cesión alcanzado con el Betis. «Esto es un juicio que un grupo ha hecho para que Roman no ejerza su profesión. Él me dice que cómo puede pasar cuando está integrado en España. Ni yo, que soy español, lo comprendo. Esto no puede suceder en esta España plural y rica que todos queremos», desveló el representante del ucraniano semanas antes de una resolución que satisface a medias a todas la partes.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate