Diario Sur

fútbol

Zozulya renuncia a Vallecas y Tebas presentará una querella criminal contra 17 aficionados del Rayo

Carteles en Vallecas en contra de la llegada de Zozulya.
Carteles en Vallecas en contra de la llegada de Zozulya. / Efe
  • El ucraniano no hace pública su decisión hasta saber quién le pagará el salario acordado y espera una medida de gracia de FIFA para poder ir a otra torneo a jugar

  • El presidente de la Liga y el embajador de Ucrania habían pedido que el Gobierno español apoye a Zozulya porque las coacciones sufridas por el futbolista podrían vulnerar su derecho al trabajo

Roman Zozulya no jugará en el Rayo Vallecano. El jugador tomó la decisión después de observar el comportamiento de la afición del conjunto madrileño en el duelo ante el Almería, donde expresó de forma casi mayoritaria el rechazo absoluto a su llegada a Vallecas al considerarlo un militante de ultraderecha, nazi y racista. El ucraniano, tras unos días de reflexión, esperó a conocer todos los aspectos legales que van a rodear a su nueva situación (entre ellas el cobro del 25% del salario anual -un millón de euros brutos-que iba a abonar el Rayo durante los seis meses del préstamo) para reafirmarse en su decisión, que ya había sido deslizada por su representante, José Lorenzo. «Se siente amenazado y lo que vimos en el estadio de Vallecas lo corrobora. Esta situación es insostenible y tenemos que evitar que vaya una persona allí y pueda encontrarse de nuevo con una situación que nadie quiere que se repita». Zozulya solo puede jugar en el Rayo, que podría negarse a pagarle si anuncia su renuncia, ya que al haber tenido ficha en otros dos clubes (además del Rayo) no tendría permiso de la FIFA, por haber cubierto el cupo de inscripciones (tres) en la temporada en curso, para irse a una Liga menor de las que cierra su mercado a finales de febrero (la China. noruega, mexicana. rusa o la MLS americana).

Apoyos en Sevilla

Zozulya en cualquier caso ha sentido el apoyo de sus compañeros del Betis (con los que se entrenó este miércoles en el gimnasio), de los aficionados verdiblancos y de parte de la ciudad de Sevilla. «Apoyamos a nuestro compañero, es una gran persona y es lamentable lo que le está pasando. Es la primera vez que veo que hacen esto, no estoy de acuerdo. Roman es una buena persona y está demostrado. No debe estar bien de arriba aquel que haya considerado esto. No estoy en el vestuario del Rayo y no sé cómo funciona», explica Felipe Gutiérrez, centrocampista chileno del Betis. Ese apoyo ha sido criticado por el concejal de Podemos del Ayuntamiento de Sevilla Julián Moreno a través de las redes sociales: «Vaya asco que dan los jugadores del Betis y los directivos de La Liga apoyando al neonazi Zozulya. Eso sí, cada vez soy más fan del Rayo!».

Uno de los jugadores rayistas, el lateral Razvan Dinca Rat, reconoce que en el vestuario franjirrojo se habla poco del asunto: «He jugado muchas veces contra él, para mí es un jugador bueno, que está cumpliendo su trabajo y creo que en Dnipro lo estaba haciendo bastante bien. Cualquier jugador que pueda ayudar al Rayo me gustaría que estuviera dentro», dice el rumano. «He estado diez años viviendo ahí. Entre apoyar a tu país y ser nazi hay mucha diferencia. Yo no sé si es verdad o no, pero se tiene que comprobar lo que dicen. Si es verdad, los aficionados tienen razón y ya está. Pero si no es así no tiene sentido la acción».

La hostil respuesta de buena parte la afición del Rayo, que el sábado entregaron a todos los presentes carteles con la imagen del jugador y el lema 'Not Welcome' (No eres bienvenido), ha pesado más que la promesa de todas las partes de que tendría garantizada su seguridad y su derecho para desarrollar su profesión. Entre ellas, la Asociación de Futbolistas españoles (AFE), LaLiga y su país de origen, Ucrania. De no prosperar ninguna de las salidas que se están buscando, y si el jugador tuviera problemas para cobrar toda su ficha, es muy probable que los asesores del futbolista denuncien a la justicia una vulneración de sus derechos fundamentales en busca de una indemnización.

Futuro incierto

Javier Tebas, presidente de LaLiga, anunció por su parte que presentará «una querella criminal» contra diecisiete aficionados del Rayo que acudieron el día 1 de febrero a la Ciudad Deportiva vallecana para recibir con insultos a Zozulya. «Ese tema afecta a la imagen de la Liga española y de España», dijo Tebas, que el martes se reunió con Anatoliy Scherba, embajador de Ucrania en Madrid, para analizar la situación y llegaron a la conclusión de que el Gobierno español debía mostrar su apoyo a Zozulya. «Me contó que en Ucrania están alarmados con lo que ha pasado, pero la Liga no va a estar con los brazos cruzados. No podemos influir más en el jugador y en los clubes, pero vamos a defender a los clubes y a los jugadores para que trabajen. En breve estará presentada la querella criminal contra las 17 personas que entraron al recinto de la Ciudad Deportiva del Rayo el día que fue el jugador. Están los autores materiales de la amenaza y ahora hay que trabajar para conocer los autores intelectuales», desveló.

El presidente de LaLiga aseguró que en esa querella hay «personas responsables de su actuación» y lo que se decidirá en un posible juicio es si su «actuación es punible penalmente. Luego se verá si fue suficiente la amenaza o no, pero vamos a pedir las penas que correspondan en el Código Penal, porque se ha hecho coacción de la privación de un derecho fundamental», explicó. Tebas manifestó que se está tratando este tema con una «total impunidad en algunas ruedas de prensa» y se mostró «convencido que el jugador no tiene la ideología que se dice, porque estaríamos admitiendo que hay tribunales populares que permiten juzgar». No podemos permitir que los tribunales populares hagan uso del miedo y la coacción».

Según el entorno del jugador, la directiva rayista, encabezada por el presidente Raúl Martín Presa, había confesado que la presión de su afición hacía imposible que pudiera debutar como rayista. La plataforma ADRV, que engloba a la mayoría de peñas del club, convocó una rueda de prensa antes del partido frente al Almería, en la que sus portavoces indicaron que era «mentira» que la afición hubiese «impedido la llegada de Zozulya». «Lo que sí mostramos es el rechazo a un fichaje que vulnera los valores del club por su demostración evidente de que financia a un grupo que no entronca con lo que piensa la afición del Rayo», dijeron los representantes de la afición. Zozulya, por tanto, ya no podría jugar esta temporada en ningún otro equipo. La norma FIFA, en principio, también le impide reintegrarse a la plantilla verdiblanca para lo que resta de temporada.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate