Diario Sur

playoff

Osasuna jugará la final del ascenso

Jugadores del Osasuna, celebrando un gol.
Jugadores del Osasuna, celebrando un gol. / EFE
  • El equipo de Pamplona venció 2-3 al Nástic en el partido de vuelta, y se clasifica tras haber ganado los dos partidos de la eliminatoria

Osasuna jugará la final a doble partido con el ganador de la eliminatoria Girona-Córdoba, que se decidirá este domingo, para agarrar la última plaza que queda para el ascenso a la Liga BBVA, después de haber eliminado esta tarde en el Nou Estadi a un Gimnàstic que volvió a doblegar (2-3), tras hacerlo en la ida (3-1).

El Nástic de Tarragona se despidió de la fase final tras una gran temporada, que pudo haberla acabado con un ascenso directo, pero finalmente Alavés y Leganés le privaron el paso.

Un gol tempranero de José Naranjo hizo soñar a los granas (1-0), al reducir la eliminatoria a un esperanzador 2-3, pero David García, Javi Flaño y Mikel Merino mataron la eliminatoria para los navarros, que ya esperan rival para la fase final de ascenso a Primera.

El partido empezó mucho antes en las gradas con ambas aficiones volcadas con sus respectivos equipos. La primera ocasión del encuentro fue para el conjunto de Enrique Martín, tras un pase interior que aprovechó De las Cuevas, pero el balón lo atajó Reina.

El conjunto de Vicente Moreno empezó imponiéndose en la posesión del balón y pronto hizo los deberes. Una cabalgada de Gerard Valentín por la banda derecha fue el preludio de un centro medido que Naranjo logró enviar al fondo de las mallas (1-0), desatando la locura en los primeros diez minutos de encuentro.

El frenesí inicial se desvaneció con el gol. Aún así, el conjunto navarro gozó de la ocasión más clara hasta entonces del partido pasado el cuarto de hora, con un remate al travesaño tras un balón parado. La jugada, no obstante, acabó invalidada.

Osasuna empezó a generar mayor peligro entrada la media hora de juego y un balón parado complicó las opciones de los granas para superar la eliminatoria. Fue mediante David García, que logró conectar con el balón y con un testarazo empató el encuentro (1-1).

En el tramo final de la primera parte hubo más polémica que fútbol. Las faltas y las pérdidas de tiempo empezaron a ser las protagonistas, y la única acción de peligro fue un remate de Alex de Groot que salió muy desviado a la izquierda de Nauzet.

El Nàstic volvió a salir en tromba en la segunda parte. En los primeros minutos ahogaron a los navarros y la pelota se paseó en más de una ocasión por delante la portería de Nauzet, tras un córner y varias ocasiones de Emaná por banda izquierda. Aunque el conjunto de Vicente Moreno era el que se acercó con más peligro, fue el Osasuna, de nuevo, el que se puso por delante con un gol de Javi Flaño que heló el Nou Estadi (1-2).

El partido parecía sentenciado pero el Nàstic se negó a tirar la toalla y las gradas tampoco. Los pupilos de Vicente Moreno lo intentaron y gozaron de más llegadas, pero en otro balón parado el balón le cayó a Nino primero y a Merino después, que no perdonó y mató el encuentro (1-3).

Muñiz maquilló el resultado tras cazar un balón en el área de Nauzet (2-3) y el equipo local insistió y buscó la portería contraria, pero el partido murió.

El Nàstic cerró la temporada y dejo atrás el sueño de Primera División tras acariciarlo en varias ocasiones, en una vuelta a la Segunda División tras tres temporadas en Segunda B que nadie podía imaginar. Osasuna mantiene vivo el sueño de retornar a la elite.