Derbi

Veinticuatro ultras de Sevilla y Betis detenidos tras una pelea

Miembros de los 'Biris', en las gradas del Sánchez Pizjuán. /Julio Muñoz (Efe)
Miembros de los 'Biris', en las gradas del Sánchez Pizjuán. / Julio Muñoz (Efe)

Los radicales de ambos equipos se citaron la madrugada del sábado para pegarse con palos, cuchillos y hachas, entre otras armas

COLPISASEVILLA

Veinticuatro ultras del Sevilla y del Betis fueron detenidos la madrugada del viernes al sábado tras protagonizar una pelea en las inmediaciones del puente de la Barqueta de la capital andaluza, después de haberse citado previamente para agredirse con palos, cuchillos y hachas, entre otras armas. La batalla campal se saldó también con un herido, víctima de un traumatismo, como consecuencia de una herida abierta en la cabeza que provocó su ingreso en el hospital.

Los radicales de los equipos que jugaron la noche de este sábado en el Sánchez Pizjuán, todos ellos varones de entre 20 y 30 años, fueron descubiertos a la una de la madrugada por efectivos de la Policía Local de Sevilla, que observaron a un numeroso grupo de encapuchados vestidos de negro, en La Cartuja, por lo que se dio aviso a la Policía Nacional y se solicitaron más refuerzos para proceder a las detenciones tras iniciarse el enfrentamiento físico. Las fuerzas de seguridad llegaron a cerrar la zona de la Isla de la Cartuja, según informó el Ayuntamiento de Sevilla, mientras que el delegado del Gobierno en la ciudad, Antonio Sanz, explicó que los ultras «utilizaron las redes sociales y Whatsapp» para citarse y agredirse con objetos contundentes.

El delegado del Gobierno destacó «la reacción rápida y eficaz de la Policía, que llegó a tiempo justo y suficiente para evitar consecuencias peores y que quedaran impunes los hechos». También anunció que entre los detenidos hay tres personas de Suecia «que parece que habían venido a ver el partido exclusivamente», pero que supuestamente estaban involucrados en la pelea y podrían estar vinculados a alguno de los grupos radicales de Sevilla o Betis. «La pelea comenzó en un bar y prosiguió en la vía pública», desveló por su parte un portavoz policial.

El derbi Sevilla-Betis disputado en el Pizjuán fue declarado «de alto riesgo» por parte de la Comisión Antiviolencia, por lo que este sábado se montó un dispositivo de seguridad integrado por 900 personas, entre ellas, alrededor de 400 policías nacionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos