Análisis

Simeone ‘escucha’ al hermano de Griezmann

Antoine Griezmann, conduciendo el balón ante Cheick Doukoure./Reuters
Antoine Griezmann, conduciendo el balón ante Cheick Doukoure. / Reuters

El Atlético se desató ante la Roma y el Levante con el francés de enganche, no como ariete

NACHO BOLÍVARMadrid

«Avanzamos 40 metros, retrocedemos 80. Algo habitual, no lo entiendo». «Tengo la impresión de revivir el mismo partido cada vez más». «Griezmann no puede crear una ocasión si no tiene el balón, tenía que decirlo». Théo, el hermano de Antoine, fue noticia por la publicación de estos tuits, luego borrados, después del partido de Liga que el Atlético ganó de forma agónica en Riazor, fruto de un zapatazo de Thomas Partey en el descuento.

En ese choque, Diego Pablo Simeone había sustituido a Griezmann a diez minutos del final. El técnico del Atlético entendió que el francés no era la solución y al final ganó su equipo. Ye la había reemplazado antes en los choques ante la Roma, en el Olímpico, Sevilla y Leganés. Días después, el francés fue abucheado por su afición en el primer derbi del Wanda Metropolitano, donde tampoco acabó el partido al ser cambiado en el 77’. A esas alturas, el ‘7’ sólo llevaba tres goles este curso, el último contra el Chelsea.

Tras lamentar esos pitos y asegurar que a él le han «enseñado a apoyar a muerte a sus familiares», Simeone también le dejó claro a Griezmann que «primero es el trabajo y después el talento». Pero, más permeable de lo que parece, el Cholo escuchó a sus críticos y en las dos últimas citas ha modificado sus planteamientos. Ante la Roma y frente al Levante, el Atlético fue más ofensivoy Griezmann ya no jugó de ‘9’, donde se encuentra perdido y sufre para poder jugar de espaldas.

Libertad

Entendió Simeone que por muy mal que estuvieran sus arietes naturales, el francés necesitaba disfrutar de más libertad como enganche para, como dijo su hermano, contactar más con el balón y sentirse mucho más participativo. Ante los italianos, Griezmann jugó por detrás de Fernando Torres y acabó con ocho partidos de sequía con un gol extraordinario de media chilena.

En el Ciutat de Valencia, feudo hasta el sábado maldito para el Atlético con el Cholo, el galo jugó más retrasado que Gameiro e incluso que Correa. Con libertad para partir desde la banda, trazar diagonales o jugar directamente por detrás del punta. Y respondió con su mejor partido del curso. Marcó dos goles, condujo contraataques definitivos y de ello se benefició su compatriota Gameiro para firmar otro doblete.

«Se ve que jugamos juntos bien y eso es muy bueno para el equipo. Tenemos una buena relación dentro y fuera del campo. Marcar cinco goles nos da confianza», subrayó el exsevillista tras el 0-5. «Me quedo con el trabajo de todos. Venimos creciendo en precisión y en intensidad. El grupo no se estanca y estamos más frescos porque jugamos mejor y los chicos saben leer dónde hacer daño», explicó Simeone. De Théo no ha vuelto a haber noticias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos