El Real Madrid descubre el 'plan C', pero pierde en los penaltis

Romero y Bailly (caído) ante una acción de ataque de Bale. :: afp
Romero y Bailly (caído) ante una acción de ataque de Bale. :: afp

Los blancos perdieron ante el Manchester United en una tanda a la que llegaron gracias al papel de sus canteranos en la segunda mitad

DANIEL PANERO

madrid. El Real Madrid tiene 'plan A', 'plan B' y hasta 'plan C'. En un partido gris Zidane dio la alternativa hasta a ocho canteranos en la segunda mitad con una misión casi imposible; solucionar la papeleta ante las estrellas del multimillonario proyecto del United por debajo en el marcador. El experimento funcionó. Theo forzó un penalti, Casemiro lo transformó y el gol de Lingard en la primera mitad quedó en suspenso. Los penaltis terminaron con un equipo que dejó buenas sensaciones y que se subió a las barbas de uno de los colosos de la Premier.

José Mourinho no quiso dar pistas sobre el planteamiento que llevará a cabo en la Supercopa de Europa que se disputará en agosto. El técnico portugués puso en liza un once plagado de novedades y dejó fuera a piezas básicas como De Gea, Pogba, Mata o Lukaku. Pese a ello, las diferencias quedaron minimizadas por el distinto momento de la pretemporada que atraviesan ambos equipos. El United salió con la tercera marcha, el Madrid en punto muerto tras el verano.

Así las cosas, los 'diablos rojos' dificultaran con su presión la salida de balón de la zaga blanca y Anthony Martial puso en serios aprietos la meta defendida por Keylor Navas. El conjunto de Zidane recurrió entonces a Modric, Kroos e Isco y apaciguó los ánimos del United con la posesión del balón. Pese a la mejoría blanca, la última palabra no estaba dicha y Martial se sacó de la chistera una jugada de ensueño y regaló el primer tanto del choque a Jesse Lingard al filo del descanso.

Tras el descanso se hizo la revolución. Zidane retiró a los once futbolistas de la primera mitad y dio paso a un puñado de jóvenes entre los que destacaba el debut de Theo Hernández, mientras que Mourinho optó por el guión inverso e introdujo a todas sus estrellas. El efecto de salida fue un Real Madrid voluntarioso y un United apático, una tónica que restó tensión competitiva al choque y que hizo que el rito de juego decayera.

En medio del sopor emergió Theo como una exhalación, se coló en el área y recibió el atropello de Lindelof. El regalo iba a ser transformado de forma magistral por Casemiro desde los once metros. El Real Madrid, plagado de jugadores del filial, había logrado poner las tablas y quería más.

La tanda de penaltis fue más de pretemporada que el propio partido. Kovacic, Óscar, Theo y Casemiro fallaron por los blancos, mientras que Martial, McTominay y Lindelof hicieron lo propio para el United. El despropósito terminó en victoria de los ingleses.

Fotos

Vídeos