El metatarsiano que retrasa el próximo paso de Kepa

Kepa Arrizabalaga y Cristiano Ronaldo./Efe
Kepa Arrizabalaga y Cristiano Ronaldo. / Efe

La lesión en el pie obliga al meta internacional a guardar reposo al menos tres semanas, no jugaría más en este final de año y volvería ya siendo agente libre en plenos rumores sobre su fichaje por el Real Madrid

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Un metatarsiano está complicando la vida en las últimas semanas a Kepa Arrizabalaga. Su repentina ausencia ante la Real Sociedad el pasado sábado se achacó a su problema de tobillo, pero las peculiares declaraciones de Josu Urrutia generaron dudas. «Kepa tuvo un problema en la Coruña (26 de noviembre) y aguantó el partido. Estuvo la semana un poco renqueante, pero no se perdió ninguno de los otros dos partidos. Ha seguido con esas molestias y esta semana, a pesar de que ha entrenado con normalidad, no estaba con la suficiente confianza», dijo el presidente recordando, minutos antes del partido en San Mamés, que en el Athletic «todas las personas son importantes» y, «evidentemente», el portero también, pero que «lo que prima es la institución».

Este lunes el club clarificó esa «metatarsalgia» padecida «durante las últimas dos jornadas» con un parte médico. El portero, que en ETB dijo que no creía que el del sábado fuera a ser su último derbi, sufre «una fractura incompleta, producida por micro-traumatismos de repetición, en la base del segundo metatarsiano del pie derecho». La opción más conservadora es guardar reposo unas tres semanas y confiar en que mejore sin acudir al quirófano. Si se opera estaría mínimo un mes de baja (si se recupera de manera express como Toni Kroos que se lesionó a principios de noviembre de 2016 contra Leganés y estuvo presente en el Mundial de Clubes), aunque normalmente el diagnóstico suele ser unas seis semanas (fueron ocho en el caso de Xabi Alonso y Álvaro Negredo, por ejemplo) aunque si se complica puede provocar tres meses de ausencia, como le sucedió a Marcelo... o a Leo Messi en 2006.

Operarse fue la opción elegida por Manuel Neuer en marzo, pero se resintió ante el Real Madrid en la vuelta de la eliminatoria de cuartos de Champions en el Bernabéu el 19 de abril. Entonces, desistió de una nueva operación y se sometió a una larga rehabilitación: no terminó la campaña y se perdió la Copa Confederaciones. Pero entonces tuvo la mala suerte de recaer en septiembre, por lo que sigue sin jugar y regresará a la competición ya en 2018. «Tuve la misma lesión en 2008, cuando jugaba en el Schalke. En ese momento me pusieron una placa metálica que aún tengo», reconoce el teutón, que se lo está tomando con calma y no se marca plazos. Podría ser enero pero su objetivo es la eliminatoria de Champions, el 20 de febrero.

El Madrid busca portero

Por tanto, en el mejor de los casos, Kepa regresaría contra el Alavés ya en 2018 (el próximo 7 de enero en San Mamés 21 días después), cuando estará en los seis últimos meses de contrato con el Athletic, ese periodo en el que está autorizado a firmar por cualquier otro club. Uno de los más interesados es el Real Madrid que, en privado, no oculta su interés por el guardameta e incluso reconocía hace unos días durante el Mundialito que trabaja con la idea de incorporarlo en este mercado invernal ya que cuenta con buenos informes de Luis Llopis (que trabajó con el internacional absoluto en su etapa en Bilbao como ayudante de Caparrós) y Zidane no se ha cerrado en banda como sucede con el delantero.

No es un secreto que Florentino Pérez, presente en Abu Dabi, lleva tiempo queriendo sumar otro portero a la plantilla. Uno de nivel, ya que considera que, tras las lesiones, Keylor Navas no está a la altura de lo que necesita el club y Kiko Casilla ha dejado muchas dudas cuando ha tenido que jugar. Se busca un meta joven, con mucho presente y futuro... y, a ser posible, español. Primero lo intentó con David de Gea, el titular de la selección española y mejor jugador las últimas campañas en un Manchester United que se ha mostrado siempre contrario a dar salida al manchego.

La complicada renovación del portero con el Athletic favorece al Real Madrid que, sabiendo que el club vasco no negociará y sólo aceptará el pago de la cláusula, tiene decidido ejecutarla para evitar que el meta de Ondárroa (que estuvo a punto de firmar por el club blanco en 2013 pero al final dio marcha atrás) pueda vivir unos meses complicados en Bilbao. «Cómo voy a hablar ahora de Kepa...», dijo el presidente después de revalidar la corona mundial, lo que le sirvió para recordar lo «espectacular y joven» que es su plantilla, que pese a todo «es susceptible de mejorar».

La hoja de ruta del club, que celebró la comida de Navidad en plena euforia antes de visitar a los niños en los hospitales, pasa por dar salida a Keylor aprovechando su participación en el Mundial de Rusia, donde Costa Rica se medirá a Brasil, Suiza y Serbia. Y no se descarta intentar ir a por dos metas con pasado rojiblanco: De Gea, el preferido del presidente, o un Thibaut Courtois que incluso en público reconoce que aún no ha renovado con el Chelsea porque se plantea volver a España. Incluso después de este posible movimiento con Kepa, que ya dudó en 2013 si aceptar una oferta blanca cuando aún estaba en edad juvenil. Ahora, su pérdida de confianza en la directiva, tras más de un año de negociaciones, parecen haberle terminado de animar a completar el cambio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos