Messi superará a Puyol ante Las Palmas

Piqué, Luis Suárez y Messi, en el entrenamiento de ayer del Barcelona. :: efe/
Piqué, Luis Suárez y Messi, en el entrenamiento de ayer del Barcelona. :: efe

El '10' jugará su partido oficial 594 como azulgrana y sólo tendrá por delante a Xavi, con 767, e Iniesta, con 638, de momento

P. RÍOS BARCELONA.

No parece el día ideal para prestar atención a un partido de fútbol en Barcelona, pero Javier Tebas, presidente de LaLiga, dejó clara su postura inflexible, más política que otra cosa, y el Barça-Las Palmas, en lugar de jugarse en sábado, coincide con un domingo el que unos intentarán un hacer un referéndum por la independencia de Cataluña y otros buscarán impedirlo por la unidad de España, cada uno con sus argumentos. Nada debería salpicar a la disputa del encuentro, pero también es la primera vez que se vive una situación así y existen algunas dudas sobre las Fuerzas de Seguridad con las que se podrá contar a las 16.15 horas en el Camp Nou, necesarias en cualquier aglomeración y más en tiempos difíciles tras los atentados terroristas por toda Europa.

Ernesto Valverde espera que la jornada socialmente atípica no descentre a su equipo, aunque seguro que en las gradas se detecta otro tipo de ambiente y uno de sus jugadores, Gerard Piqué, ya ha demostrado en las redes sociales que está muy pendiente de lo que pase fuera del terreno de juego al pedir que se vaya a votar en paz «sin dar excusas». Que en el vestuario del Barça se hablan de estos temas, pese al hermetismo habitual de la mayoría de futbolistas, lo reflejó André Gomes esta semana en una entrevista en la prensa portuguesa: «Ese tema llegó al vestuario, claro. Les preguntamos a los futbolistas catalanes por el asunto y poco a poco vas entendiendo la situación. Lo que piden, básicamente, es respeto. Uno, siendo de fuera, entiende que se ven las cosas diferentes aquí que en otro lado».

Bien hará el técnico del Barça en concienciar a sus jugadores de la importancia de sumar la novena victoria consecutiva de la temporada antes del nuevo parón FIFA, la que sería la séptima en Liga para un pleno de 21 puntos, porque la UD Las Palmas llega con un entrenador nuevo que sabe lo que es ganar en el Camp Nou en su única y reciente visita. Tras la dimisión de Manolo Márquez, señalado por las dos victorias en seis jornadas para sumar sólo 6 puntos, Pako Ayestarán intentará repetir el 1-2 que logró en el Camp Nou al frente del Valencia en el tramo final de la Liga 2016-17, un resultado que obligó al entonces equipo de Luis Enrique a no fallar más para lograr el título. «Hay una diferencia muy grande de potencial y lo más fácil hubiese sido esperar al lunes para coger el equipo, pero éste es un partido muy atractivo que nadie se quiere perder y también es un reto para intentar poner las cosas incómodas al Barça», ha señalado Ayestarán, quien tiene las bajas por lesión de Vitolo y del cedido azulgrana Sergi Samper.

Pocas rotaciones

En el Barça, las bajas son los lesionados Dembélé y Rafinha, mientras que el protagonista será una vez más Leo Messi, en este caso por superar los 593 partidos de Carles Puyol con la camiseta azulgrana en partidos oficiales. Por delante sólo tiene ya al aparentemente inalcanzable Xavi (767) y a Iniesta (638), quien suma al mismo ritmo que el argentino. Donde ya va por delante sin rival es en número de goles: 519, una salvajada, nueve de ellos para liderar el actual Pichichi, aunque lleva dos encuentros sin marcar (Girona y Sporting de Portugal), una auténtica noticia con la novedad de la moda de los marcajes individuales. El '10' quiere irse con un buen sabor de boca a la concentración de Argentina, donde afrontará una prueba de fuego: liderar una clasificación para el Mundial de Rusia 2018 que se ha complicado. Recibirá a Perú y visitará a Ecuador para cerrar la liguilla sudamericana con su selección ocupando ahora la quinta plaza de repesca, pero con Chile presionando a un punto.

En el Barça no se esperan demasiadas rotaciones, principalmente debido al parón internacional que se avecina. Aunque el equipo no ha deslumbrado por su fútbol ni en Girona ni en Lisboa, mantiene su solvencia, sin encajar apenas goles y aprovechando sus ocasiones. La gran duda será el acompañante de Messi y Luis Suárez en ataque. Habrá que ver si Deulofeu, tras dos partidos en la grada, tiene una oportunidad más complicada en el caso de Alcácer y con opción para Aleix Vidal, ya extremo tras su pasado breve como lateral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos