Messi no entiende de límites

Messi, ayer junto a Paulinho y Denis. :: reuters

JESÚS BALLESTEROS

barcelona. Ya sea desde la línea de penalti, con un delicado toque ajustado al palo, tras una galopada potrera, o aprovechando el pase de un compañero, pero el repertorio anotador de Messi no conoce fin. Cuatro dianas hizo el argentino ante el Eibar en una goleada que permite al Barcelona mantener el pleno de victorias y seguir mirando al resto de rivales desde lo más alto de la tabla clasificatoria. Enorme el astro argentino en una noche plena, sacando máxima rentabilidad a cada esfuerzo. Los justos para sumar un póquer anotador, para acaparar toda la atención pese a la titularidad de Paulinho y los goles del brasileño y Denis Suárez, que apenas tres días después de darle el triunfo a los suyos en Getafe, volvían a ver puerta.

6 BARCELONA

1 EIBAR

Barcelona
Ter Stegen, Semedo, Piqué, Mascherano, Digne, Busquets (Rakitic, min. 65), Iniesta (Sergi Roberto, min. 63), Paulinho, Denis Suárez, Deulofeu (Aleix Vidal, min. 74) y Messi.
Eibar
Dmitrovic, Arbilla, Oliveira, Gálvez, Juncá, Dani García (Rivera, min. 77), Escalante, Jordi, Capa (Peña, min. 65), Inui y Enrich (Charles, min. 71).
Goles
1-0: min. 20, Messi (p.). 2-0: min. 38, Paulinho. 3-0: min. 53, Denis Suárez. 3-1: min. 57, Sergi Enrich. 4-1: min. 59, Messi. 5-1: min. 62, Messi. 6-1: min. 87, Messi.
Árbitro
Hernández Hernández (Comité Canario): Amonestó a Capa y Gálvez
Incidencias
51.645 espectadores en el Camp Nou. Los locales salieron con un mensaje de apoyo al lesionado Dembélé.

Las rotaciones de Valverde, la efectividad de Paulinho, todo quedó solapado por Messi. Pero para entender el resultado final del choque y, sobre todo, la victoria local del Barcelona, más allá de la eficacia de Messi, la jugada del penalti sobre Semedo en el minuto 19 de partido se antoja clave. Tanto o más como la parada de Ter Stegen ante Enrich a los tres minutos de partido. Como su compañero primero, erró Gálvez, que atropelló al lateral diestro azulgrana, provocando una pena máxima que Leo Messi no perdonó. Sobrio y efectivo se mostró desde la línea de los once metros para evitar amarguras pasadas.

Al margen de la racha goleadora del argentino, que suma nueve dianas en apenas cinco encuentros, el duelo cambió para el equipo de Valverde con ese lance. Y no ya porque se hiciera dueño y señor del juego, sino porque al Eibar no le daba con su notable planteamiento para revertir el marcador.

Fotos

Vídeos