Barcelona

El mejor arranque liguero no zanja la zozobra en 'Can Barça'

Ernesto Valverde./Efe
Ernesto Valverde. / Efe

Mientras Valverde y sus jugadores afrontan con renovado optimismo el estreno en Champions ante la Juventus, la afición culé es un clamor contra Bartomeu

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Lo que debería ser una dulce resaca en el Barcelona se antoja más bien una amarga espera ante lo que ha de venir. Pues ni el mejor arranque liguero de la historia del club catalán en Liga, la distancia de cuatro puntos con el eterno rival y el estado de gracia de su principal estrella (Leo Messi suma ya seis goles en apenas tres jornadas) han logrado zanjar la zozobra institucional en 'Can Barça'.

Más información

La manita al Espanyol ha permitido que el equipo de Ernesto Valverde protagonice su mejor inicio liguero desde que esta competición arrancara a finales de los años 20. Tres victorias en otros tantos encuentros, con nueve goles a favor y ninguno en contra, le permiten comandar la tabla clasificatoria como nunca antes lo había hecho.

Son cifras que recuerdan al Barça campeón de títulos y, además, el Real Madrid está a cuatro puntos tras sendos tropiezos. Así, el debut del próximo martes en Champions ante la Juventus se afronta con renovado optimismo. «Estamos contentos, los jugadores están implicados y el equipo está bien. Siempre es mejor estar encima que debajo del rival. Siempre es un paso estar por delante», apuntaba Ernesto Valverde.

Pero todo lo bueno que ocurre en el verde, incluido el debut con asistencia de Dembélé, sigue emborronado por el estado de inestabilidad que genera la actual dirección del Barcelona. El presidente, Josep María Bartomeu, fue testigo de los gritos de dimisión en la grada del Camp Nou durante la goleada al Espanyol, mientras que el proceso de moción de censura iniciado por Agustí Benedito, excandidato a la presidencia del club catalán en dos ocasiones, suma casi 3.000 firmas. Unas cifras que deben aumentar en la recogida de firmas que se repetirá el mismo martes aprovechando el mencionado encuentro continental, donde la asistencia de socios será considerablemente mayor que en el último choque liguero.

El grotesco mercado de fichajes protagonizado por la entidad culé ha dejado al aire muchas de las debilidades de la cúpula directiva y de la capacidad de ésta para abordar la necesaria regeneración que la actual plantilla culé necesita. Han llegado Semedo, Deulofeu, Paulinho y Dembélé con un coste sobredimensionado tras la archiconocida operación de Neymar, pero otros objetivos, sobre todo Coutinho, han dejado tocado al equipo de Bartomeu. «Hemos intentado traer algún jugador más hasta el último día, pero la realidad es la que es. Algunas cosas no han sido buenas en el mercado y tampoco se han explicado bien. Hemos tenido que adaptarnos», apuntaba Robert Fernández, secretario técnico del Barça.

Lista de deberes

Pero la lista de deberes en las oficinas va más allá del pasado mercado de fichajes, pues la esperada firma de Messi para ampliar su contrato o la estancada renovación de Andrés Iniesta son otros de los frentes calientes que aún debe resolver el máximo responsable azulgrana.

Precisamente, el capitán volvió a matizar las palabras de Bartomeu al asegurar que no existe principio de acuerdo alguno para que siga jugando en el Barcelona. «Siga o no siga, nunca habrá ningún tipo de problema. Ésta es mi casa, pero cuando es un principio de acuerdo se entiende que todo esta hecho y yo entiendo que no lo está. Cuando hay tanto ruido fuera creo que no es bueno, pero la gente se expresa como siente. A partir de ahí vamos a ver», explicaba el propio futbolista al término del choque ante el Espanyol.

En este sentido, el propio Robert Fernández parece convencido de que el manchego terminará firmando su ampliación. «Es un jugador muy especial para el Barça y seguirá dándonos alegrías mucho tiempo. Estoy convencido. Se quedará con nosotros».

Sea como fuere, en apenas unas horas el Barça mide su actual estado de forma en Liga ante el que fuera su verdugo en la pasada edición de la Champions y, tal y como dice el propio entrenador, sería importante poner todos los sentidos en el terreno de juego. «Nos tenemos que centrar en el juego y en los partidos. Por mucho ruido que haya fuera, lo importante es lo que ocurre en el césped. En realidad de eso se trata el fútbol, aunque ya sé que este club es muy grande y hay mucho ruido alrededor», zanjó.

Fotos

Vídeos