Primera

Iñigo Martínez ya es del Athletic

Iñigo Martínez, este viernes antes de viajar a Villarreal/Pedro Martínez
Iñigo Martínez, este viernes antes de viajar a Villarreal / Pedro Martínez

El club rojiblanco ha abonado su cláusula de 32 millones y se convierte en el mejor pagado de la plantilla

MIGUEL GONZÁLEZSan Sebastián

Iñigo Martínez ya es jugador del Athletic Club de Bilbao. El club rojiblanco ha abonado su cláusula de 32 millones y se convierte en el mejor pagado de la plantilla. Jon Berasategui, director general del Athletic, ha sido el encargado de formalizar el trámite en la sede de la Liga y menos de 24 horas después de que Aymeric Laporte tomara rumbo al City, el club rojiblanco ha anunciado su recambio.

El futbolista firmará hasta el 30 de junio de 2023 y tendrá una cláusula de rescisión de 80 millones de euros. En la tarde de este martes será presentado como nuevo jugador del Athletic, según ha anunciado el propio club en un comunicado.

El hasta ahora futbolista de la Real Sociedad había acudido esta mañana a Zubieta para despedirse de los que han sido sus compañeros. El central abandonó las instalaciones de entrenamiento del conjunto 'txuri urdin' en coche para emprender el viaje hasta Bilbao.

En cuanto Iñigo Martínez supo de la oferta tomó la decisión de hacer las maletas y cruzar al otro lado de la autopista, algo que hasta ahora había evitado la Real a cambio de pagarle unos de los dos sueldos más altos de la plantilla. En esta ocasión, su entorno no dio siquiera margen de maniobra porque comunicó que la marcha del jugador era irrevocable. De todas formas, a nadie se le escapa que desde Anoeta hubiera sido imposible que le presentasen un contrato semejante, únicamente al alcance de Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid en Primera División.

El futbolista se ha despedido de la Real Sociedad a través de su cuenta de Twitter en la que ha colgado una carta dando las "gracias". "Me voy con la tranquilidad y certeza de haberlo dado todo cada segundo que he vestido este escudo", señala.

Un contratiempo

El adiós de Iñigo en mitad de la temporada supone un fuerte contratiempo para la Real Sociedad, que no atraviesa por su mejor momento. El capitán Xabi Prieto había mostrado la semana pasada su confianza en que el central de Ondarroa se quedase en el equipo, pero no ha sido así y tendrán que arreglárselas en lo que resta de curso sin su concurso. Se da la circunstancia de que Iñigo era uno de los cuatro capitanes de la plantilla después de llevar seis años y medio en el primer equipo.

La Real era consciente del escenario que planteaba el fichaje de Laporte por el Manchester City que dejaba 65 millones limpios en Bilbao, pero no esperaba que Iñigo se marchara en este momento. En verano pasado estuvo muy cerca de firmar por el Barcelona. El director deportivo, Robert Fernández, así lo transmitió a su entorno y al propio club txuri-urdin, pero finalmente la operación no llegó a cuajar. Desde la Ciudad Condal se afirmó que fue Leo Messi el que abortó la transferencia porque ello iba a quitarle minutos a su entonces compañero de equipo y selección, Javier Mascherano.

De cara a la próxima campaña su continuidad en Anoeta también estaba en peligro. No solo porque el Athletic pudiera venir a por él, sino porque otros clubes con más aspiraciones le tenían bien colocados en sus respectivas agendas. Además del Barcelona, el Inter de Milán y el Manchester City también le siguieron hace unos meses los pasos e incluso el Atlético de Madrid le barajaba como posible sucesor de Godín. Eso sí, seguramente en ninguno de estos clubes habría cobrado lo que va a recibir en Bilbao, y eso es una razón que ha terminado pesando.

Más información

¿Y ahora qué?

Pero lo que interesa ahora es la situación en la que queda la Real para los próximos cuatro meses de competición. Tiene hasta las 23:59 de mañana para hacerse con un jugador de otra Liga, mientras que dispone de un mes más para incorporar a un futbolista de LaLiga a partir del momento en el que el Athletic haga efectivo el pago de la cláusula.

En principio, el club ya se cubrió las espaldas con el fichaje de Diego Llorente el pasado en previsión de que Iñigo pudiera volar. Cuando firmó su última renovación en abril de 2016 no quiso subir la cláusula de rescisión porque en sus planes estaba la posibilidad de cambiar de aires si se le presentaba una buena ocasión. Así que traer un central fue una de las prioridades de la dirección deportiva hace seis meses. Menos mal...

De esta manera ahora tiene esa posición cubierta con Diego Llorente, Raúl Navas y Aritz Elustondo. Los dos primeros han sido titulares en bastantes partidos, debido a los problemas físicos que ha tenido el propio Iñigo durante buena parte de la temporada, y Aritz cuajó un buen arranque de Liga pero, inexplicablemente, después no ha tenido continuidad. También estaría la opción en caso de urgencia de echar mano atrás de Igor Zubeldia, quien ya jugó de titular ahí ante el Valencia en Anoeta formando pareja con Aritz.

Se da la circunstancia de que de las seis victorias que lleva la Real en Liga, Iñigo no participó en tres de ellas, en la de Balaídos (2-3), contra el Villarreal en Anoeta (3-0) y en Vitoria frente al Alavés (0-2). Contra el Sevilla (3-1) sí lo hizo, pero jugando de lateral izquierdo, y en Coruña, donde se ganó por 2-4, se retiró lesionado en el minuto 66 con 2-2 en el marcador. El único triunfo que se ha logrado con él en el campo jugando de central los 90 minutos fue ante el Eibar (3-1) en Anoeta.

Ahora la Real deberá mantener fría la cabeza para tomar la mejor decisión de cara al futuro. Si puede encontrar una buena opción que refuerce la plantilla, no dudará en hacerlo, pero tampoco cometerá locuras ni fichará jugadores por encima de su precio simplemente por haber recibido tanto dinero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos