Fútbol

Primera División

Jornada 4

Donosti, territorio Bale

Donosti, territorio Bale

Borja Mayoral se reivindica y marca su primer tanto en un Madrid que anuló a la Real, no acusó las bajas y abrochó la victoria con otro golazo del galés en Anoeta

IGNACIO TYLKOMadrid

Salvo la lesión final de Theo en el hombro, pendiente de evolución, todo le salió a pedir de boca al Real Madrid en Anoeta, uno de esos feudos teóricamente duros de conquistar pero que los merengues acostumbran a tomar con éxito, toda vez que sólo han cosechado una derrota ante los donostiarras en diez años. No sólo conquistó el grupo de Zinedine Zidane tres puntos importantes sino que despejó de un plumazo varias incógnitas: recuperó la pegada sin necesidad de contar con Cristiano, controló el juego y el ‘tempo’ sin Kroos, reencontró a Gareth Bale, que anotó un golazo tras una de sus carreras estratosféricas, y presentó como gran protagonista a Borja Mayoral, autor de su primer tanto oficial con el Real Madrid y figura clave en el encuentro.

1 REAL SOCIEDAD

Rulli, Odriozola, Aritz Elustondo, Llorente, Kevin, Xabi Prieto (Juanmi, min. 69), Illarramendi, Zurutuza, Januzaj (Agirretxe, min. 77), Willian José y Canales (Vela, min. 57).

3 REAL MADRID

Keylor, Carvajal, Varane, Ramos, Theo (Nacho, min. 93), Modric, Casemiro, Isco, Bale, Mayoral (Lucas Vázquez, min. 75) y Asensio (Dani Ceballos, min. 86).

goles
0-1: min. 19, Borja Mayoral. 1-1. min. 28, Kevin Rodrígues. 1-2: min. 36, Kevin Rodrigues, en propia meta. 1-3: min. 60, Bale.
árbitro:
Iglesias Villanueva (Gallego): Mostró amarilla a Diego Llorente, Asensio, Illarramendi, Januzaj, Modric, Willian José, Casemiro.
incidencias
Partido de la cuarta jornada de Liga disputado en Anoeta, muy lejos del lleno porque los fondos están en obras. Un operador de televisión resultó herido en una pierna y tuvo que ser evacuado tras el empate de la Real Sociedad.

Erró Zidane en su planteamiento ante el Levante, aunque el Real Madrid en cualquier caso se hizo acreedor a un triunfo que se le escapó por no definir, pero acertó en San Sebastián. Llegaba su equipo con ausencias tan importantes como las de Kroos, Marcelo, Benzema y Cristiano, además de Kovacic y Vallejo, y en lugar de dar un paso atrás lo dio al frente. Alinear a Borja Mayoral, en la grada del Bernabéu en ese choque ante los granotas, fue una declaración de intenciones. Nada de insistir con Gareth Bale en punta o con Asensio o Isco de nueves mentirosos.

Más información

Una titularidad del canterano –no cuajó como se esperaba de él en el Wolfsburgo– que tenía su aquél. Precisamente, Mayoral ya salió a escena en Anoeta hace dos temporadas, justo el mismo día en el que el club blanco, gracias a un golazo de Bale, inició la espectacular racha de 73 partidos marcando al menos un gol, un registro que le iguala con el Santos de Pelé. Y el tercer delantero de la plantilla merengue, tras Benzema y Cristiano, fue clave en la nueva victoria de su equipo ante una Real que venía de ganar sus tres partidos de Liga y de encadenar diez partidos sin perder, desde que cayó ante el Barcelona, el 15 de abril en el Camp Nou.

Además de apostar por el chaval, Zidane decidió combatir a la Real Sociedad con sus mismas armas, pero muy mejoradas porque la calidad y la profundidad de ambas plantillas no tienen comparación. Si el equipo de Eusebio Sacristán se caracteriza por la paciencia, la posesión de balón y su poderío en un centro del campo con Illarramendi, Xabi Prieto y Zurutuza, a los que unió a Canales, que dibujaba el final del 4-3-3 pero era un medio más en realidad, el Madrid obligó a sus rivales correr detrás del esférico gracias a la sapiencia y depurada técnica de Modric, Isco y Asensio. Ambos equipos querían ser protagonistas, jugar con personalidad y dominar a partir del toque, pero el Madrid anulaba a su adversario.

Parecidos también los planteamientos por los costados, ya que los cuatro laterales eran muy ofensivos. Por el perfil de Carvajal llegaron las dos primeras ocasiones de los visitantes. Primero Asensio no acertó tirándose un lujo a pase del leganense y después fue el carrilero el que no estuvo atinado en el pase de la muerte. Por la izquierda, tremenda la verticalidad, potencia y rapidez de Theo Hernández, notable en Anoeta. No tiene la técnica de Marcelo pero es un puñal, un problema constante para sus defensores.

Del 2-1 al 1-2

El 0-1 se veía venir y se produjo tras una acción algo embarullada en la que Mayoral estuvo listísimo. Ramos cayó tras intentar una chilena y el balón suelto lo remató el punta con la espinilla pero con pleno acierto. Cuando más cómodo parecía el Madrid, igualó la Real. De lateral a lateral. Percutió Odriozola y su centro lo voleó Kevin Rodrigues y se lo tragó Keylos Navas. Vuelta a empezar.

Pudieron adelantarse los blanquiazules en la repetición de la jugada, con la diferencia de que esta vez el remate de Kevin se estrelló con el travesaño. Y en la jugada posterior, gol del Madrid y polémica. El árbitro Iglesias Villanueva no consideró falta de Mayoral sobre Diego Llorente en el centro del campo y la internada de delantero de Parla, erratíco en los controles pero atinado en el último regate, acabó con un pase y el gol en propia meta de Kevin.

Dio la sensación de que la Real crecía tras la reanudación y se empleaba con más determinación e ímpetu. Además, Eusebio buscó más desborde enseguida, con Vela en lugar de Canales. Pero el Madrid se dejaba ahora dominar para matar al contragolpe. No necesitaban ya los de Zidane tanto manejo de balón para administrar primero y aumentar después su ventaja. Abrochó la victoria tras una jugada ‘made in’ Cardiff. Pase largo de Isco y velocísima carrera de Bale, quien superó a Kevin en una cabalgada de 73 metros y picó con sutileza sobre la salida tímida de Rulli. Definitivamente, Anoeta es territorio galés. Allí ha marcado en sus cinco visitas y seis goles en total. Brutal.

Fotos

Vídeos