Fútbol

Primera División

Jornada 13

Betis y Girona empatan en un final de partido loco

Ryad Boudebouz (i) y Francisco Aday (d), disputando el balón./Efe
Ryad Boudebouz (i) y Francisco Aday (d), disputando el balón. / Efe

Portu y Tello anotaron en los minutos de descuento

CURRI CARRILLO (EFE)Sevilla

El Betis y el Girona empataron 2-2 en un partido con un final loco, pues, tras haber dominado los catalanes durante gran parte de él ante un gris equipo sevillano, en los dos últimos minutos de los cinco minutos añadidos llegó primero el 1-2 de Portu, que hizo un doblete, y luego el 2-2 de Cristian Tello.

Esta igualada, que supone la quinta jornada sin perder de los gerundenses y el cuarto partido sin ganar de los verdiblancos, deja a ambos equipos en la zona media alta de la tabla.

Al Betis, tras la sonrojante goleada encajada el lunes en Eibar (5-0), se le exigía un cambio radical de imagen en el regreso a su campo, donde hasta ahora se ha mostrado más fuerte (4 triunfos, 1 empate y 1 derrota), ante una de las revelaciones de la Liga, un Girona sólido y al que sólo le separaba un punto de los sevillanos.

2 Betis

Adán, Rafa Navarro (Fabián, m.82), Jordi Amat, Tosca, Durmisi, Javi García, Boudebouz (Tello, m.61), Guardado, Camarasa (Sanabria, m.61), Joaquín y Sergio León.

2 Girona

Bono, Pablo Maffeo, Jonás Ramalho, Juanpe, Marc Muniesa, Aday Benítez (Mojica, m.66), Portu, David Timor (Douglas Luiz, m.55), Àlex Granell, Borja García (Aleix García, m.92) y Cristhian Stuani.

Goles
0-1, min.46+: Portu. 1-1, min.85: Guardado. 1-2, min.94: Portu. 2-2, min.95: Tello.
Árbitro
Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño). Amonestó a Javi García y a Granell.
Incidencias
Partido de la decimotercera jornada de Liga, disputado en el Benito Villamarín ante 45.681 espectadores.

Las bajas obligaron al técnico local Quique Setién y al visitante Pablo Machín a variar sus onces, sobre todo atrás, por la sanción del argelino Mandi y la lesión del marroquí Feddal en los béticos, que salieron con Rafa Navarro en el lateral derecho por Barragán, Javi García, el mexicano Guardado y Camarasa en la medular, y el argelino Boudebouz, Joaquín y Sergio León como tridente ofensivo.

Mientras, el Girona, tras cuatro partidos invicto -10 puntos de 12-, llegó al Villamarín sin el central colombiano Bernardo por sanción, si bien Juanpe, recuperado a última hora, formó en su zaga de cinco con Maffeo y Benítez de carrileros, con Portu, Borja García y el uruguayo Cristhian Stuani, su máximo goleador, más adelantados.

El choque empezó sin intensidad ni ritmo, con el Betis incapaz de superar su estrés ante la lógica exigencia de su afición y los gerundenses, muy ordenados y solidarios, bien situados y con su alta presión acrecentando cada vez más los nervios, y después hasta los pitos, en la grada ante la falta de ambición y juego de su equipo.

Los catalanes, con un planteamiento muy serio y dominadores de la situación, avisaron a los 11 minutos con un derechazo ajustado de Cristian Portu que Adán, atento, mandó a córner. A partir de ahí, los verdiblancos quisieron reaccionar, pero sin ideas ni fuerza.

El equipo de Setién, que reprodujo la debilidad defensiva de los últimos choques, lo intentó más a base de chispazos que de fútbol y creó algunas ocasiones insuficientes para doblegar a un Girona que sabe a lo que juega, como un mano a mano de Guardado que abortó el meta marroquí Yassine Bono o una falta que Joaquín lanzó fuera.

Sin claridad ninguna, los andaluces siguieron a la deriva, superados por un rival más profundo y que siempre dio la sensación de llevar más peligro al área local, como en sendos remates de cabeza de Stuani y del defensa Jonás Ramalho que se marcharon fuera.

El Betis buscó el gol en un centrochut de Durmisi que paró con apuros Bono, en una contra que el danés resolvió mal o en una opción de Sergio León que neutralizó el marroquí a 8 del descanso, mientras que el Girona, más solvente, fue más efectivo y logró el 0-1 en la prolongación del primer tiempo merced al activo Portu, que superó por arriba a Adán tras un despiste defensivo del rumano Tosca.

En la reanudación, los gerundenses, a favor de corriente y que al poco tiempo refrescaron su medio campo con el brasileño Douglas Luiz por David Timor, mantuvieron su trabajo eficaz y su fuerte presión.

Ganaban los balones divididos y parecían tener más chispa que unos rivales a los que su público empezó a recriminar su falta de agresividad y de ideas, su juego insulso y carente de peligro.

A los siete minutos, Stuani probó con un disparo lejano a Adán, que no tuvo problemas para enviar a córner, ante un Betis perdido, sin rumbo y que, impotente, continuó sin reaccionar, sin imponer su estilo de toque para doblegar a un equipo incómodo y muy trabajado.

Setién, con un doble cambio al entrar el extremo Tello por un apagado Boudebouz y el goleador paraguayo Sanabria por Camarasa, buscó revertir la situación, pero los catalanes siguieron a lo suyo e incluso pudieron ampliar su renta en un triple remate en una misma jugada sobre la hora de juego: los dos primeros, de Aday Benítez y Maffeo, despejados por Adán; y un tercero que se fue alto.

Machín dio entrada al colombiano Mojica, que llevó mucho peligro por la izquierda. El Girona se defendió bien, pero el Betis, más por impulsos y por orgullo y tras una ocasión de Tello que despejó Bono y cuyo rechace Sanabria envió alto, empató a 5 del final al ejecutar Guardado de forma magistral una falta en la frontal del área.

La locura se impuso en el final del choque, pues en el cuarto minuto de la prolongación Portu hizo un doblete y puso el 1-2, a centro de Mojica, si bien los béticos no se rindieron y un minuto más tarde, en el 95, lograron el definitivo 2-2 por medio de Tello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos