Deulofeu recibe los galones ante el Eibar

El Barça, a mantener el pleno de puntos con el canterano dispuesto a aprovechar la oportunidad tras la lesión de Dembélé

P. RÍOS BARCELONA.

La repentina marcha de Neymar dejó al Barça en un estado de shock que se evidenció en una Supercopa de España en la que fue un juguete en manos del Real Madrid. Ahora, con el ánimo recuperado y las mejores sensaciones futbolísticas creciendo poco a poco, no se espera que la grave lesión de su sustituto, Ousmane Dembélé, vaya a causar el mismo efecto.

Cuando se fue el brasileño, sus compañeros sabían lo que perdían: uno de los jugadores más desequilibrantes del planeta, con jerarquía para intimidar a los rivales y concentrarlos alrededor suyo para que Messi y Luis Suárez encontraran más huecos. En el caso del francés, nadie podrá echar nada de menos porque no había tenido tiempo de impactar con su juego. Quizás más adelante sea un crack imprescindible, se ha pagado un precio para que así sea, pero llevaba sólo tres ratos como azulgrana.

Será un fichaje de invierno. Ayer ya voló a Finlandia para ser operado de la rotura del tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda por un especialista, el prestigioso doctor Sakari Orava. No reaparecerá hasta 2018 y dejó una última imagen inquietante: llegó al aeropuerto en silla de ruedas, señal de que su percance muscular es de lo más complicado. De hecho, unas imágenes de televisión parecen revelar que ya tenía molestias antes de presentarse en el maltrecho césped del cuadro azulón. «No hay que darle muchas vueltas. Cuando uno estira siempre se está tocando la pierna. Nunca había tenido un problema y no tiene la experiencia para detectar un problema así. Un jugador que va a esa velocidad y da un taconazo le puede pasar eso, entra dentro de las posibilidades. A mí me pasó. A otro más veterano igual no le hubiese pasado», atajó Ernesto Valverde.

Ante el Eibar, Valverde ya alineará de titular con casi toda seguridad a Gerard Deulofeu en su puesto. De hecho, el extremo catalán jugó de inicio los tres primeros partidos de Liga mientras Dembélé adquiría el ritmo necesario para quitarle el sitio ante Juventus y Getafe. El internacional español, que ya dio los dos goles en el 2-0 ante el Betis y robó el balón del 1-1 en Getafe para iniciar la remontada, se encuentra ante la oportunidad de su vida para triunfar en el club en el que maravilló desde niño. La fuga de Neymar, los 200 millones que pidió el Liverpool por Coutinho y la lesión de Dembélé han coincidido con su regreso tras su paso por el Sevilla, Everton y Milan. Más maduro, por fin con la mentalidad del sacrificio sin olvidarse de su talento, ha encontrado en Valverde a un entrenador que sabe llevar su carácter de futbolista viciado por su condición de estrella prematura. Otros jugadores como Paco Alcácer, Denis Suárez y hasta Aleix Vidal, que para el extécnico del Athletic es un extremo y no un lateral derecho, serán tenidos en cuenta. «Deulofeu, Aleix Vidal, Denis, André... Buscaremos alternativas para jugar con once cada domingo. Y evidentemente también miraremos al filial», dijo el técnico la víspera del choque.

Fotos

Vídeos