La cabeza de Piqué agita Cornellá

El gesto polémico de Piqué con una mano al celebrar su gol en presencia de Luis Suárez. :: a. garcía. efe/
El gesto polémico de Piqué con una mano al celebrar su gol en presencia de Luis Suárez. :: a. garcía. efe

Un gol del central, que hizo un gesto de silencio a una hinchada 'perica' que volvió a insultarle, rescata al Barça y prolonga la racha 'culé'

RODRIGO ERRASTI MADRID.

Estaba claro que Gerard Piqué iba a ser el protagonista de un derbi, con poco fútbol aunque emocionante y caliente, pero lo fue porque su cabezazo permitió al Barcelona rescatar un punto y seguir sin caer en esta Liga que lidera directamente al título. Todo lo que pasó después del gol no hará otra cosa que prolongar la tensión que vive parte de Cornellá con el central, al que volvió a insultar de manera grave una hinchada que parece haberse acostumbrado a usar un lenguaje despreciable, machista, homófobo para castigar las actitudes del defensa azulgrana.

1 ESPANYOL

1 BARCELONA

Espanyol
Diego López; Marc Navarro (Javi López, min. 76), Naldo, David López, Aarón; Víctor Sánchez, Sergi Darder, Jurado (Sergio García, min. 61), Granero; Gerard Moreno y Baptistao (Carlos Sánchez, min. 87)
Barcelona
Ter Stegen; Semedo (Sergi Roberto, min. 59), Piqué, Umtiti, Digne (Jordi Alba, min. 75); Busquets, Paulinho, Iniesta, Coutinho; Alcácer (Messi, min. 59) y Luis Suárez.
Goles
1-0, min. 65: Gerard Moreno. 1-1, min. 82: Piqué.
Árbitro
Gil Manzano (extremeño). Amarilla a Busquets, Naldo, Umtiti -acarrea suspensión-, Marc Navaro, Sergio García, Gerard Moreno, Granero y Jordi Alba.
Incidencias
RCDE Stadium Cornellà-El Prat. 23.287 espectadores. Gerard Moreno y David López recibieron dos camisetas conmemorativa por sus 100 partidos en el club. La afición del Espanyol volvió a insultar a Piqué tras el 1-1.

El 1-1 vino acompañado de un gesto de silencio (con unos cuernos en su mano) por parte de Piqué, al que después hizo una dura entrada Gerard Moreno. El '7' perico fue autor del gol inicial local y el que había defendido el origen barcelonés del histórico club blanquiazul. Su entrada fue tardía y provocó el primero de los tumultos con los que se cerró el derbi, que dejó más piques, nervios y tensión que fútbol. Se recordará por el nuevo gol de Piqué a sus vecinos, el sexto de carrera, el segundo de esta campaña y primero en Cornellá.

Por mucho que digan Valverde, Simeone, Zidane o Marcelino que la Liga no está sentenciada, todos tienen en la cabeza que está inclinada de manera casi definitiva para el Barcelona, que ya lleva veintidós jornadas invicto. Por eso, 'Txingurri' pensó que era más inteligente guardar artillería para Mestalla, ante un Valencia que debía acudir al Wanda. Todo ello influyó para que rotasen Rakitic, Jordi Alba, Sergi Roberto y Messi. Lo del argentino es casi inaudito, porque siempre acostumbra a participar a no ser que un problema físico le condene. Iniesta volvió a ser titular por cuarto partido consecutivo para líder un once con Paulinho, Coutinho, Semedo, Digne y Alcácer en punta.

Era día para comprobar el crecimiento del liderazgo de Coutinho, en su vuelta al estadio en el que le vio por primera vez en España, ya que el club le fichó para tratar de minimizar riesgos el día que no esté Leo. Estuvo gris y algo espeso, como el resto de sus compañeros pero en pleno minuto 21, ese en el que se recuerda a Jarque, el brasileño soltó un zapatazo con la derecha que se estrelló en la escuadra. Curiosamente, el brasileño es el único que ha marcado un tanto para el Espanyol en ese minuto tan simbólico y rozó repetir pero con la camiseta del eterno rival, pero le frenó la madera. Veintitrés remates a los palos lleva en La Liga el equipo de Valverde, que ha encontrado en ese tiro de Coutinho otro recurso ante rivales bien colocados.

El Espanyol quiso calcar el guión de la victoria copera: no encajar ante un rival dominador pero sin pegada y en un zaparzo golpear de manera definitoria. Tuvo por dos veces el 1-0 Baptistao, que genera mucho pero mantiene sus problemas de finalización. Primero con un potente disparo que casi se le escapa a Ter Stegen y después cuando cabeceó en el área pequeña un buen servicio desde la banda de Marc Navarro. Las llegadas al área del delantero perico despertaban al Espanyol.

Se fue una de las veces de Piqué, que le agarró del brazo y se jugó una clara amarilla e incluso un penalti. Al central, al que le estaban abucheando desde el primer balón, le debieron pitar los oídos con la indignación del público presente en Cornellá. Segundos después todos los pericos se volvieron locos pidiendo amarilla al '3' azulgrana, pero sólo consiguieron que la viera Naldo por su insistencia con las protestas.

Necesitaba el Barça una velocidad mayor, si bien es cierto que la lluvia, el césped y las zonas con charcos no ayudaban a ello. Nada más arrancar la segunda mitad hubo una acción polémica, ya que la pelota pareció que se le fue a Baptistao sobre la línea de fondo antes de asistir para que marcara a puerta vacía Gerard.

Messi, al campo

Puso Valverde a calentar a Messi, al que se le veía incómodo en el banquillo, y lo puso en la media hora final con Sergi Roberto. No se asustó para ese partido de media hora Quique Sánchez Flores, que rescató al eterno Sergio García para buscar el triunfo. Y 'Falete', como le canta su hinchada, fue clave. Un mal saque de puerta de Ter Stegen, controlado por Baptistao, llegó al costado para que el capitán pusiese una bola al área precisa a la cabeza de Gerard Moreno. Remachó desde cerca, tras ver cómo Piqué no era capaz de despejar el centro acrobáticamente.

Cornellá disfrutó con el gol y ver cercana la opción de volver a tumbar al eterno rival, que veía peligrar la opción de mejorar el récord sin perder de la era Guardiola. Pero entonces llegó esa acción a balón parado en la que Piqué marcó de cabeza y todo se descontroló un poco, como suele ser en un derbi, con patadas, piques, gestos y amagos de pelea bajo la lluvia. Tras otro derbi, la vida sigue igual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos