El Betis asalta el Bernabéu

García y Feddal celebran el gol, con Cristiano en primer plano. :: reuters

Adán fue un muro y Sanabria aprovechó al final la ansiedad y el desorden de un Real Madrid a siete puntos del Barça

COLPISA

madrid. No se pueda llegar más que el Real Madrid a la portería rival y ser más romo. Después de empatar en casa ante Valencia y Levante y de perder ante el Betis, lo más lógico sería pensar que el equipo de Zinedine Zidane está en una crisis sin paliativos que puede costarle hasta la Liga, ya que el Barça le aventaja en siete puntos después de sólo cinco jornadas. Pero, en honor a la verdad, quizá habría que recurrir más a una cuestión de brujería, mala suerte y, sobre todo, a la colosal actuación de los porteros rivales. Si Neto estuvo sobresaliente con el equipo de Marcelino y Raúl salvó a los granotas, la actuación de Adán es de mención especial.

El exportero de la fábrica, el tipo al que José Mourinho osó darle la titularidad en lugar de Iker Casillas, fue un muro inexpugnable. Las paró de todos los colores y dejó al Real Madrid sin marcar por primera vez después de 73 partidos, con lo que igualó y no superó el récord del Santos de Pelé. Desde Joe Hart con el City el 26 de abril de 2016, ningún portero había dejado al Madrid sin marcar. Y hacía 19 años que el Betis no vencía en el Santiago Bernabéu. Salieron los heliopolitanos con valentía, sufrieron muchos minutos y al final aprovecharon los enormes espacios que les regaló un Madrid ya muy desorganizado por los cambios a la desesperada de Zidane. El gol de Sanabria fue demasiado castigo para el campeón, que se quedó a cero el día en el que se estrenaba Cristiano en esta Liga.

Hay que agradecerles a Zinedine Zidane y, sobre todo a Quique Setién, que apuesten por fórmulas que permiten disfrutar de un juego entretenido y con espacios. Ya demostró el técnico santanderino con Las Palmas que no se arruga frente al poderoso Real Madrid. Reconoce, sin ambajes, que nadie ha conseguido parar a Cristiano Ronaldo y asegura que la actual plantilla blanca es la mejor de la época, pero luego no racanea con esos planteamientos timoratos al uso de la mayoría de equipos que visitan los grandes estadios. Si hay que perder, que sea con la cabeza alta y jugando con osadía y personalidad.

Sin gol

El dominio local se acentuó en la segunda mitad. Aunque el Madrid ya actuaba con ansiedad, el Betis se defendía cada vez más atrás. El gol estaba al caer, pero no había forma. Adán seguía portentoso, sobre todo cuando desvió un tiro de rosca extraordinario de Kroos, y Cristiano se desesperaba tanto que le dejaba los tacos a un defensor.

Se lesionó Marcelo y Zidane, sin otro lateral izquierdo en la plantillla porque Theo sufre una luxación de hombro, cambió el dibujo. Defensa de tres Casmiro de central, Ramos a la izquierda, Modric fuera y Mayoral dentro. El asedio se tradujo en el remate de tacón de Bale que desvió de forma inverosímil Adán y en otra ocasión de oro de Mayoral que desbarató Adán. Recurrió Setién a Joaquín para aguantar el balón. Otro acierto. En los minutos finales aprovechó su equipo el descontrol local y Sanabria provocó el delirio bético y los lamentos madridistas.

Fotos

Vídeos